PUBLICIDAD
Actualidad

Carlota Prado rompe su silencio: “Confesé a ‘Gran Hermano’ que a mí de pequeña me habían violado”

Carlota Prado, ex concursante de ‘Gran Hermano’, víctima de un presunto abuso sexual, ha hablado con Coto Matamoros.

El caso Carlota Prado, unos hechos que ocurrieron el 4 de diciembre de 2017 en la casa de Guadalix de la Sierra de ‘Gran Hermano Revolution‘ aún siguen trayendo cola. Tanto, que es el motivo por el que desde hace 2 años el formato de telerrealidad más longevo no ha vuelto a aparecer en la parrilla de Telecinco.

PUBLICIDAD

El juicio por el presunto abuso sexual que cometió contra Carlota uno de los concursantes, José María, sigue en fase de instrucción. Y, a la espera de una sentencia, lo cierto es que el boicot publicitario que promovieron los espectadores contra el reality provocó una fuga masiva de anunciantes. Desde 2019 la cadena ha mantenido ‘GH’ en barbecho.

Uno de los que lideró ese boicot fue, entre otros, Coto Matamoros, el hermano de Kiko Matamoros. Y con el que ahora se ha sentado Carlota Prado para concederle una entrevista y ahondar en la actuación de la organización de ‘Gran Hermano’, y para contar algo que no se había conocido hasta ahora sobre su infancia.

PUBLICIDAD

“Cuando te presentas a ese programa, hay una serie de test y preguntas y pasas por un psicólogo. Cuando me entrevisté con la psicóloga de GH le confesé que a mí de pequeña me habían violado”, confesaba. “Y me dice la psicóloga ‘cuidado Carlota porque en este programa hay muchas personas que entran y que cuentan cosas de su vida que no saben manejar o que no pretendían decir, ¿esto lo sabe tu familia?’, y le digo que no. Me avisa de que puede salir”, prosigue.

Sobre el protocolo cuando se produjeron los hechos en la casa, profundiza: “Cuando a mí me meten en el confesionario, las dos personas que entran después, una de ellas es esa psicóloga con la que yo había hablado, entonces, cómo tú siendo consciente de que una persona que ya ha pasado por algo así, decidís entre todos que desde los hechos hasta que me llevan al confesionario pasen unas 14 horas… y después la metéis en una sala sola a ver las imágenes”, denuncia.

PUBLICIDAD

“Es una tortura psicológica de un nivel tan frío, tan frívolo, es alevosía en estado puro. Ellos sabían que yo ya había pasado por algo así”, destapa Prado. “Entras en un estado de shock que puede perdurar en el tiempo. Ahora me pregunto por qué grabaron esas imágenes en el confesionario, ¿cuál era el propósito?”, lamenta ante Coto.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD