PUBLICIDAD
El Televisero

OPINIÓN | ¡Que viva Hollywood!

La muerte de Charlie en ‘Lost’ fue uno de los momentos más tristes de la serie.

Ante la nefasta programación televisiva que las cadenas nos ofrecen para el verano, donde la opción menos acertada no es el refrito del Sálvame Deluxe, muchos somos los que nos pasamos a la ficción americana vía seriesly o alguna de sus variantes. Cualquier tipo de tortura me parece mejor que tener que aguantar las películas del vecino asesino de las sobremesas de Antena 3. 

PUBLICIDAD
Casi estamos a mediados de Agosto y ya me cuesta trabajo esconder la tripa por mi empacho de ficción yanqui. Y lo peor, debo decir que solo tengo palabras de agradecimiento y elogio por la industria americana. No es que en España no sepamos hacer series, ¡ojo!, pero no las hacemos igual. No sé si es sensación mía, pero con las series americanas (buenas) lloramos, reímos, celebramos y sufrimos varias veces por capítulo. Y en algunas series españolas me ocurre solamente un par de veces…y por temporada. Quizás sea cosa de la música de violines que ponen de fondo, del sensual acento californiano o de las lujosas casas ajardinadas, pero las series americanas me hacen ‘sentir’ más. Más terror, más humor, más tristeza… pero más. Por supuesto que para gustos colores, y siempre habrá detractores del star-system Hollywoodiense que abogan por una ficción independiente y con menor presupuesto. Pero en cualquier caso, sea gracias a tener mayores presupuestos, o no, los americanos han encontrado la fórmula de hacer que sus series gusten. Gusten mucho.
Seguro que algunos le ponéis ‘peros’ a mi teoría, pero si os pidiesen que señalaseis una escena de una ficción española que os haya dejado sin respiración, estoy completamente segura que más de la mitad resaltaríais el final de ‘Los Serrano’. Y no por ser un final brillante precisamente. 
Pero, ¿y de una serie americanas? Se me ocurren miles de momentos que nos han impresionado tanto hasta el punto de tener que dejar el ordenador en la mesa y twittear lo jodidamente buenos que son los americanos haciendo ficción. Y para que quede claro a que tipo de momentos me refiero, voy a resaltar algunos:
La boda Roja en ‘Juego de Tronos‘. En el capítulo 9 de la tercera temporada Lord Walder se venga de los Stark matando a toda la familia asistente a la boda de Edmure Tully y una de sus hija. Un momento que supuso un antes y un después en la serie. Una brutalidad/genialidad que los amantes de la serie no olvidarán jamás. Pulsa aquí para recordar el momento. 
Dexter encuentra a su hijo bañado en sangre
Y es que las muertes por si ya impresionan. Pero si a ellas se añade una buena historia detrás pueden dejar huella. Otro ejemplo grandioso es la muerte de Rita en ‘Dexter’. No es una muerte cualquiera. Es arte, poesía televisiva. Dexter nació abandonado entre sangre. Y, ante una jugada maestra de su máximo rival, la esposa es asesinada en la bañera y su hijo queda en el suelo envuelto en sangre, tal y cómo Dexter fue encontrado cuándo era un bebé. Pulsa aquí para recordar el momento. 
Otra muerte para enmarcar en el libro de ‘Muertes más alucinantes de Televisión’ es la de Charlie en Perdidos. Una serie que muchos recordaremos por su polémico final, pese a que algunos lo asemejen al de ‘Los Serrano’. El momento de ‘Not Penny’s boat’(No es el barco de Penny) grabado en la mano de Charlie hizo llorar a moco tendido hasta a los más duros.

PUBLICIDAD

Aunque no es una serie que me vuelva loca, tengo que reconocer que algunos puntos de inflexión de ‘The Walking Dead’ son absolutamente impresionantes. Medio mundo se quedó sin respiración cuándo vio a la pequeña Sofía saliendo del granero convertida en zombie o cuándo Daryl descubre a su hermano Merle devorando carne humana convertido en zombie. Pulsa aquí para ver el momento.

Ryan lleva en brazos a Marissa después de morir

Incluso las series adolescentes americanas comparables (o no tanto) a ‘Fisica o Quimica’ pueden presumir de escenas casi perfectas. ‘The O.C’, una serie con sus más y sus menos, tiene varios momentos que aplaudir.  Es imposible no recordar la escena dónde Ryan lleva en brazos a Marissa muerta, recordando a la noche en que se conocieron. Pero sería muy obvio volver a hablar de muertes, así que haré memoria de su redondo desenlace, dónde todo termina cómo empieza. El primer capítulo de la serie empieza con Ryan tirado en la calle y siendo recogido por un hombre rico. En el final de la cuarta temporada de The OC, un Ryan arquitecto es quien recoge a un chico abandonado en la calle. Pulsa aquí para recordar el final.

PUBLICIDAD
Las llaves del piso de ‘Friends’

Y hasta las series de humor americanas nos han hecho llorar. Hablamos de la reina de las series de humor, ‘Friends’. ¿Cómo terminar con matrícula de honor una serie? Imposible olvidar lo que nos hizo sentir ese plano de las llaves sobre la mesa que daba por hecho que el piso de ‘Friends’ se había quedado vacío.

Y es que, las series americanas, mejores o peores, conocen bien la receta de la narración de ficción. Música ambiente perfectamente seleccionada, buenos actores, grandes presupuestos, escenarios muy trabajados y un grupo de guionistas que cuidan el más mínimo aspecto. Después de todo esto, por nada en el mundo quiero decir que todas las series americanas sean buenas o que en España no sepamos hacer ficción. En España sabemos hacer series, y a veces, muy buena. Pero los americanos están un paso más allá. Todas las series deberían tener su momento ‘muerte de Chanquete’. Y a esto es a lo que me refiero, la pequeña diferencia entre haber visto una serie o haber visto una serie y recordarla para el resto de la vida.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD