Actualidad

Tamara Falcó no esperaba sentencia tan dura de Marta López: la retrata en cuatro palabras

Marta López Tamara Falcó Joaquín Prat

Tamara Falcó reaparecía este martes tras hacerse pública la deslealtad de Íñigo Onieva, pero Marta López no acaba de creérsela

Ya es mediodía‘ se ha encargado este miércoles 28 de septiembre de comentar el culebrón de la semana: la ruptura de Tamara Falcó e Íñigo Onieva. Y más después de que la marquesa reapareciera ayer en un photocall y además entrara en directo en ‘Sálvame’. Sin embargo, sus movimientos no acaban de gustar a Marta López, que se ha mostrado muy crítica.

Además, el programa de Telecinco daba su propio enfoque al análisis del discurso de Tamara Falcó al comparar su situación con la que vivió Marta López en la pandemia y el famoso «Merlos Place». Recordemos que López fue consciente de que su novio le estaba siendo infiel cuando pillaron a Alexia Rivas pasando por de Merlos durante una videollamada.

Marta López ha reconocido que hay coincidencias en los dos casos. La colaboradora de ‘Ya es mediodía’ explicaba que ella tuvo que dar la cara por sus compromisos profesionales con Telecinco porque «si no trabajaba no cobraba» y Tamara Falcó también lo tenía que hacer al tener su compromiso con la marca del evento al que asistió este martes.

Marta López carga desde ‘Ya es mediodía’ contra Tamara Falcó y reaparición pública: «No me la creo»

No obstante, Marta López no acaba de entender a Tamara Falcó, hasta tal punto que dice no creerse su discurso: «No me la creo. Yo, no me la creo». Ante la sorpresa de sus afirmaciones, Joaquín Prat le dejaba expresarse: «No puede decir que estaba enamorada, en pasado. Aunque le pase esto, sigue enamorada. Estará muy dolida y decepcionada, pero tiene que estar enamorada porque ha pasado hace dos días».

Lejos de ser una reaparición sincera, Marta López cree que estaba guionizada: «Pienso que lo que hizo fue llevar un guion. No expresó sus sentimientos de verdad. Tiene que estar destrozada». Isabel Rábago, entonces, decía que esa entereza era un mensaje a Íñigo Onieva. Pero López insiste: «Faltaba emoción, faltaba sentimiento en su mensaje. Leía un guion».

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *