OpiniónPortadaSeries

‘Andor’: la serie más arriesgada e irregular de ‘Star Wars’ a la que le cuesta encontrar su propio ritmo

Andor serie

Disney+ ha estrenado este miércoles 21 de septiembre ‘Andor’, su nueva serie del universo Star Wars que ya ha lanzado sus tres primeros episodios

Star Wars es, sin duda, una de las grandes franquicias cinematográficas de la historia. Incluso puede que sea la más grande de todas, culturalmente hablando. Ha sabido reinventarse cada generación para acercar a nuevas audiencias a una galaxia muy, muy lejana. Y siempre bajo la misma premisa: aventuras espaciales para toda la familia. Pero desde la llegada de Disney Plus, las cosas han cambiado un poco. Más bien, desde que apareció ‘Rogue One’, que planteó un giro interesante a la saga, volviéndola más cruda, más dura, más sucia. Y eso es precisamente lo que quiere conseguir la serie de ‘Andor’. Alejarse de la space opera convencional y tratar de encontrar una voz propia. ¿Lo consigue? Por ahora, a medias.

‘Andor’ ha tenido que vivir a la sombra de series como ‘The Mandalorian‘. Nadie apostaba mucho por una historia centrada en Cassian Andor. Por mucho que nos gustara ‘Rogue One’, esa película cierra con la muerte de los protagonistas. ¿Para qué íbamos a querer conocer más sobre ellos si sabemos su destino final? Pues ahí está Diego Luna para decirnos lo contrario. La sinopsis oficial ya nos avisa de la evolución del personaje:

“Ambientada cinco años antes de los eventos de Rogue One, la serie sigue al espía Cassian Andor durante los años de formación de la Alianza Rebelde. La serie mostrará la transformación de Andor, un ladrón que se convierte en revolucionario y finalmente se une a la Rebelión contra el Imperio”.

Falta de ritmo

Con Diego Luna regresando al universo galáctico, y con un nuevo grupo de personajes, ‘Andor’ se antojaba como una serie diferente dentro del entramado de Star Wars. Y lo es. Es una serie diferente, pero hay veces que eso le juega en contra. Por ahora solo hemos podido ver los tres primeros episodios de la serie, y ya desde el comienzo notamos que ‘Andor’ tiene una alarmante falta de ritmo. La serie se toma su tiempo en presentarnos a un personaje que ya conocemos, y pasa bastante por encima del resto, lo que hace que sea tedioso y redundante. Y, cuando queremos darnos cuenta, el primer capítulo ya ha terminado.

El segundo episodio es exactamente igual. La trama no avanza y solo vemos al personaje de Diego Luna hablar y andar de un lado a otro, pero sin mucho sentido. Hasta que llega el tercer capítulo, y ahí sí reconocemos destellos de lo que nos maravilló en ‘Rogue One’. El problema principal es que no podemos evitar sentir que, esos tres episodios podrían perfectamente haberse resumido en un capítulo de una hora.

Técnicamente, ‘Andor’ es una serie perfecta. Las ciudades lucen como ciudades. Los personajes son realistas, y se agradece que la historia se aleje de Jedi, Sith y demás. Star Wars tiene un universo tan grande que viene bien explorarlo de vez en cuando, fuera de la saga Skywalker. Y ese es el punto a favor de ‘Andor’. Sí, se toma su tiempo en sentar las bases de la historia, pero deja claro que está poniendo las semillas para una buena serie.

El asalto de los secundarios

Diego Luna está correcto. Quizá le quede algo grande ser el protagonista de una serie. Hay momentos en los que parece que esté en piloto automático, y otros se esfuerza demasiado en ser  Cassian. Lo que a Harrison Ford le salía sin pensar con su Han Solo; o lo que conseguía Oscar Isaac con su Poe Dameron casi sin esfuerzo, a Diego Luna le cuesta, y no acaba de dar con la tecla para que su Cassian nos caiga tan bien como esos dos canallas. 

Por eso hay que agradecer la aparición de Stellan Skarsgard, que da brillo y lustre a la serie. El actor sueco es siempre sinónimo de calidad, y su personaje da muestras de ello nada más aparecer. Roba cada escena en la que está, y nos hace querer saber más sobre él. 

Pero no está solo, porque también destaca una secundaria magnífica como es Fiona Shaw. Os sonará de ser la tía Petunia en ‘Harry Potter’, o Carolyn, la agente del MI6 de la serie ‘Killing Eve‘. Por ahora su presencia es muy secundaria, pero su sola aparición hace que la historia suba enteros.

Nuevos planetas, nuevas historias

En estos primeros episodios de la serie de ‘Andor’, aún no hemos visto imperiales. No hemos visto espadas láser ni grandes batallas espaciales. Todo es más terrenal, como si nos estuvieran contando las historias de los extras, de esos personaje secundarios que siempre salen al fondo de la escena. Y ese es precisamente el riesgo (y el acierto) de ‘Andor’. Tarda en encontrar su ritmo, desde luego. Pero cuando lo coge, no lo suelta. Para muestra, todo el tercer actor del tercer episodio, con un estilo muy cercano al western clásico. Pero sí, lejos de Tatooine.

Porque otro de los aciertos es el de ampliar un poco el universo. Ya no estamos en Tatooine ni en planetas desérticos. ¡Al fin! Y aunque los planetas que visitamos pueden ser similares a otros ya vistos, sí que es cierto que tratan de poner tierra de por medio con el resto de series de la plataforma. Y se agradece mucho.

En definitiva, ‘Andor’ es una serie irregular (siempre basándonos solo en los primeros episodios) pero que promete encauzarse a tiempo para ofrecernos un espectáculo diferente. Una historia distinta que llevamos años demandando a Star Wars. ‘Andor’ lo tiene todo para conseguirlo. Y si has llegado hasta ella porque eres fan de ‘Rogue One’, estás de suerte. Porque ‘Andor’ promete ofrecerte todo más y mejor. Solo esperamos que cumpla con las expectativas depositadas en ella.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *