Actualidad

La escalofriante revelación de Rocío Carrasco sobre José Antonio Rodríguez que corta el aliento

Rocío Carrasco ha relatado la insensible reacción de José Antonio Rodríguez cuando su madre todavía estaba con vida, aunque ya muy enferma

Desde este viernes 12 de agosto ya está disponible en Mitele Plus el noveno episodio de ‘En el nombre de Rocío’, que lleva por título ‘Ella no quería irse’. En él, la hija de Rocío Jurado aborda cómo fueron los últimos meses de vida de su madre, y su vuelta a España desde Houston pocas semanas antes de morir. Además, la protagonista de la docuserie ha vuelto a poner de manifiesto cómo lo único que interesaba a parte de su familia, como el caso de José Antonio Rodríguez, era la herencia de ‘la más grande’.

Incluso antes de que su corazón dejase de latir, aquel fatídico 2 de junio de 2006. «En la última etapa de Houston, creo que toda esa esperanza que tenía con el Rocío siempre, esa agarrada que ella tuvo a la creencia de que podía salir, en esa última estancia en Houston se le desmorona», explica la hija de la chipionera.

Rocío Carrasco sobre su madre: «No se quería morir fuera de casa»

«En esa etapa tuvo muchas complicaciones, un día se moría y otro no. Era muy duro porque no sabías lo que te deparaba el día siguiente», añade Rocío Carrasco, con profundo dolor. Su madre, consciente de que no había ya nada que hacer, quiso volver a España. «No se quería morir fuera de su casa», recuerda entre lágrimas su hija. Sin embargo, antes de ese regreso, Rocío Carrasco tuvo que soportar un comentario insensible y totalmente fuera de lugar de su tío José Antonio Rodríguez, marido de Gloria Mohedano.

Según Rocío Carrasco, la familia «le hacía el vacío» a José Ortega Cano y ella intentaba «no contribuir a eso». Aunque, pese a esto, y debido a la tensión del momento, los encontronazos eran inevitables. Precisamente, uno de esos días, tras tener una discusión «por un tema médico», el torero se fue de la habitación «diciendo algunas cosas en voz alta» y Rocío sale tras él. En la sala contigua estaba José Antonio, que le pidió a su sobrina que se acercara.

El insensible comentario de José Antonio a su sobrina

Así lo recuerda ella: «Veo que tiene una carpeta en la mano y me dice: ‘tú no te vayas a preocupar, que si este se pone tonto…’. En esa carpeta había facturas y pagos que ella (Rocío Jurado) había hecho en Hierbabuena». Tras este gesto, José Antonio Rodríguez le dijo a su sobrina una frase que la dejó muy tocada: «Yo todo esto lo tengo claro, a mí lo único que me preocupa es lo que no aparece en el testamento».

Rocío Carrasco recuerda que le mencionó «los abrigos de piel, las joyas y las casas de Miami». «No entendía por qué me estaba diciendo estas cosas estando mi madre aún viva», lamenta la protagonista de la docuserie, quien, asegura que esa fue la primera vez que escuchó la palabra «testamento» durante la enfermedad de su madre.

En ese momento, Fidel Albiac no dudó en intervenir para afear el comentario del tío de su mujer: «José Antonio, ¿a ti te parece normal que te pongas a hablar de esto con la niña estando su madre cómo está?». Tras contar este duro episodio vivido en Houston, la directora de la docuserie, Anaís Peces, destaca el hecho de que José Antonio preguntara por las casas de Miami pocos días antes de que su hija, Rocío Flores, hiciera lo mismo.

Gloria, sin corazón con lo que le dijo a Rocío poco después de morir su madre

Sin embargo, este episodio con su tío José Antonio Rodríguez no fue el único momento desagradable que Rocío Carrasco tuvo que soportar en los peores momentos de su vida. Según relata en el noveno episodio de la docuserie, una vez que Rocío Jurado falleció y fue enterrada en Chipiona, toda la familia regresó a Madrid. «El cuartel general era la casa de La Moraleja», explica.

«Entré en la casa y se me vino el mundo abajo. De repente veía su casa sin ella, estaba llena y yo la veía vacía», recuerda entre lágrimas. En un momento dado, Rocío fue al salón y se sentó en un sofá. Poco después, su tía Gloria entró en la sala y se sentó a su lado. Le dio un beso y un abrazo antes de lanzar un inesperado comentario: «Lo que a mí sí me gustaría para mi casa de Sevilla es ese mueble. Me levanté y le dije ‘bueno, tita, ya hablamos’. Fui a la cocina y le dije a Fidel ‘gordo, nos vamos’, y me fui», concluye Rocío Carrasco.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *