Actualidad

La cruda confesión de Jesús Calleja sobre sus apuros económicos: «Hipotecarme hasta las cejas…»

El presentador de Mediaset Jesús Calleja ha confesado la difícil situación económica que afrontó y lo que tuvo que hacer para salir adelante

Jesús Calleja se caracteriza por ser uno de los presentadores más cercanos y sinceros con los invitados de sus distintos programas. De costumbre suele ser él quien entrevista a los vips que se atreven a adentrarse a la aventura que suponen sus formatos en Mediaset. Pues bien, ahora ha sido él el entrevistado y se ha sincerado como nunca, llegando a confesar que ha pasado por estragos económicos.

Jesús Calleja siempre se ha considerado y ha fardado de ser un ‘buscavidas’. Así lo ha demostrado en una entrevista que ha concedido a la revista Lecturas en la que se sincera y explica que su vida no fue tan idílica como a priori podría parecer. De hecho, ha confesado cómo era su vida antes de toparse con la fama y las comodidades económicas que le ha dado esta.

Con tan solo 23 años Jesús Calleja ya tenía claro qué quería en la vida. En plena juventud el presentador de ‘Volando voy’ decide sacarse la licencia de piloto de avión, consciente de que el título no estaba al alcance de todos ni muchísimo menos. Y es que la licencia de piloto no es para nada barata, algo que iba a suponer para Jesús Calleja un enorme esfuerzo económico. Eso sí, el no iba a consentir que fuera su familia quien hiciera un esfuerzo para pagárselo.

«Me lo pagué yo todo. He currado duro en lo que no te puedes imaginar», ha explicado en el citado medio. De hecho, dice que llegó a hipotecarse para poder conseguir su mayor sueño: «He llegado a hipotecarme hasta las cejas para poder pagarme los estudios de las licencias de vuelo». Y es que no solo se sacó la licencia para helicóptero, sino también de globo, ultraligero y paracaidista. «De todo lo que vuela», sentencia.

Su perseverancia le ha llevado a la fama, lo que le ha permitido sanear sus cuentas. Alejado de la ciudad, Jesús Calleja busca relajarse y vivir la vida que siempre ha deseado. «Vivo en un pueblo de ocho habitantes. He elegido vivir allí», ha reconocido: «Si tengo una semana libre en vez de quedarme en casa, me voy a la otra parte del mundo».

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *