OpiniónPortadaSeries

Crítica ‘Sin Límites’: la serie histórica española más épica con unos Álvaro Morte y Rodrigo Santoro entregados

Sin Límites

Este viernes 10 de junio se estrena en Amazon Prime Video la serie ‘Sin límites’, con Álvaro Morte y Rodrigo Santoro en la piel de Sebastián Elcano y Fernando Magallanes, dando la primera vuelta al mundo de la historia

Si hay un género que nos guste en la ficción española, es el histórico. Poco a poco, a lo largo de los años, lo hemos ido perfeccionando, con multitud de ejemplos que han poblado tanto la televisión en abierto como las distintas plataformas de streaming. Ahí tenemos ‘Los herederos de la tierra‘ o ‘El Cid‘ como las últimas. Ahora nos llega la serie ‘Sin Límites‘ de la mano de Amazon y RTVE. Y sí, mejora a las anteriormente citadas en muchos aspectos.

‘Sin Límites’ es una serie que se enfrenta a una titánica tarea: contarnos la travesía alrededor del mundo de Magallanes y Elcano. Y así lo desgrana en su sinopsis oficial:

En agosto de 1519, capitaneados por el portugués Fernando de Magallanes, 239 marineros partieron desde Sevilla rumbo a las Indias. Tres años más tarde, solo 18 marinos famélicos y enfermos regresaron en la única nave que resistió el viaje, liderados por el marino español Juan Sebastián Elcano. Habían completado la vuelta al mundo; una misión casi imposible que pretendía encontrar una nueva ruta hacia las “islas de las especias” y que terminó cambiando la historia de la humanidad al demostrar que la Tierra es redonda. Una gesta que transformó para siempre el comercio, la economía, la astronomía y el conocimiento del planeta, y que está considerada como una de las mayores hazañas de la historia.

Un comienzo dubitativo

La serie comienza presentándonos a los personajes. Sus similitudes, sí, pero también sus más que evidentes diferencias. Mientras que Rodrigo Santoro nos muestra un Magallanes más calculador, pausado y sabio, Álvaro Morte nos plantea a un Elcano totalmente opuesto. Es decir, divertido, bonachón, rebelde, juerguista pero de gran corazón. Esos contrastes entre ambos son de los elementos más interesantes de la serie. Sí que es verdad que se van perdiendo un poco según avanza la historia, en favor de la trama principal.

El primer episodio, el más largo de la serie, es más contemplativo. Funciona más como una introducción a lo que está por venir. Nos consigue meter en la historia, pero tarda en encontrar su ritmo y su identidad. Al final son solo seis episodios, y quizá desperdiciar uno de ellos fuera del mar no es la decisión más acertada. Pero tras ese comienzo más flojo, el segundo de los capítulos nos lanza directamente a la travesía, enseñándonos la vida en alta mar.

Un apartado técnico a gran nivel

Y es ahí precisamente donde más luce la serie de ‘Sin Límites’ (se rumorea que ha tenido un presupuesto de cerca de 20 millones). Es verdad que, cuanto más épica quiere ser, más se le notan las costuras en algunos aspectos. Pero cumple y con creces. A mucha distancia de la reciente ‘Los herederos de la tierra’, mucho más pobre en factura. Incluso supera a la ya mencionada ‘El Cid’, que no acababa de encontrar del todo su sitio.

La travesía en el barco es el punto central de la historia, y sobre ella se cimentan las relaciones entre los personajes. Lástima que los secundarios estén algo desdibujados y desaprovechados. Pero todo lo compensa la buena dinámica que existe entre Magallanes y Elcano que es, realmente, por lo que todos queremos ver la serie.

Un reparto a la altura

Porque ‘Sin Límites’ gana enteros cuando Rodrigo Santoro y Álvaro Morte están juntos en pantalla. Sí que es una pena que se desaprovechen a actores de la talla de Sergio Peris-Mencheta o Carlos Cuevas, con unos personajes más planos y arquetípicos. Pero todo se ve compensado gracias al buen hacer de Morte y Santoro.

Al primero se le ve en su salsa desde el minuto 1. Está claro que le han dejado libertad absoluta para hacer y deshacer con el personaje. Y Álvaro Morte lo agradece, divirtiéndose en cada escena que tiene. No necesita hacer una actuación de Oscar para poder sacar los rasgos más relevantes y hacerlos lucir.

Santoro está más contenido y nos muestra otro tipo de interpretación que enlaza perfectamente con su compañero de reparto. Quizá más flojo que Morte, con una contención demasiado fuerte. En esas escenas en las que los dos están solos, contándose confidencias, o enfrentándose, la serie gana muchos enteros.

Un ritmo ágil

Sí que es verdad que ‘Sin Límites’ no se atreve a meterse en berenjenales de denuncia sobre la colonización o el imperialismo de la época. Busca mostrar una serie de aventuras sin pretensiones muy elevadas, con un ritmo ágil y muy bien medido gracias al buen hacer de su director, Simon West. Pero también gracias a la corta duración de los capítulos (no suelen superar los 40 minutos).

Esa duración juega totalmente a favor de la serie, y da la impresión de que, si lo hubieran alargado más, ‘Sin Límites’ habría perdido muchos enteros por el camino. Quizá no sea la mejor adaptación que vayamos a ver del mítico viaje de Magallanes y Elcano, pero es un muy buen primer acercamiento.

Una de las mejores decisiones a nivel técnico y de guión, es mantener conversaciones y diálogos en portugués, dejando claro que los creadores tienen un enorme respeto por el producto que tienen entre manos.

Además, el formato semanal que plantea Prime Video juega en favor de ‘Sin Límites’. No es una serie hecha para consumir en maratón y olvidarla al día siguiente. Es un proyecto para disfrutar, para ir paladeando lentamente. Se agradece mucho la presencia de RTVE en la producción, que apuesta una vez más por una ficción más arriesgada hecha en nuestro país.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *