Opinión

Crítica ‘Doctor Strange 2 en el Multiverso de la Locura’: Una montaña rusa de emociones con falta de ambición

doctor strange en el multiverso de la locura

Sam Raimi nos da la bienvenida al gran multiverso Marvel con ‘Doctor Strange 2 en el Multiverso de la Locura’, una de sus películas más arriesgadas que se estrena este miércoles 22 de junio en Disney+

Marvel domina, sin lugar a dudas, la taquilla mundial desde hace años. Su apuesta por un universo compartido superheroico al igual que en sus cómics le salió redonda. Y, tras casi 15 años, sus películas siguen haciendo miles de millones de dólares en taquilla, mientras que los fans se cuentan también por millones. Pero si hay un personaje que está convirtiéndose en un auténtico referente entre todos esos fans es Wanda Maximoff. Sí, la Bruja Escarlata, interpretada brillantemente por Elizabeth Olsen. Gracias sobre todo a la magnífica serie ‘WandaVision‘. Y gracias a ‘Doctor Strange en el multiverso de la locura’, el personaje ha crecido exponencialmente.

Disney está siguiendo una estrategia sorprendente. La película se estrenó a comienzos de mayo en cines y desde este miércoles 22 de junio, solo 45 días después, ya la tenemos en una plataforma de streaming. Algo similar hizo Warner con ‘The Batman’ y su estreno en HBO MAX. Una estrategia que no afecta a la taquilla, y que acerca el producto a los espectadores de forma muy rápida. Aunque es algo que solo funciona con grandes superproducciones.

‘Doctor Strange en el multiverso de la locura’ llegaba con una gran expectación. Prometía sacudir todos los cimientos del Universo Cinematográfico de Marvel con la llegada del multiverso, algo que ya vimos en anteriores películas como ‘Spiderman: No Way Home’. La sinopsis nos presenta a un Stephen Strange que ya no es el Hechicero Supremo, y que busca un equilibrio en su vida, tratando de superar la ruptura con su amor de siempre Christine Palmer, que justo va a casarse. Pero la aparición de una niña de otro universo, llamada América Chávez, que tiene el poder de viajar entre universos, hará que toda su vida vuelva a dar un giro de 180 grados.

Alabado sea Sam Raimi

Alguien está persiguiendo a América para robarle su poder. Y ese alguien no es otro que Wanda Maximoff, empeñada en recuperar a sus hijos (tras perderlos en ‘WandaVision’). Ese es el punto de partido de una película que no da ni un solo segundo de respiro al espectador, pese a durar más de dos horas. Sí que es verdad que, en algunos momentos, se nota que ha tenido una producción accidentada. Recordemos que iba a dirigirla en un principio Scott Derrickson (director de la primera ‘Dr. Strange’) pero que la abandonó por… ‘diferencias creativas’. Pero la ausencia del director no ha supuesto al final tanto drama como el esperado. Porque Sam Raimi se unió al barco, y fue la mejor decisión.

La película brilla cuando Marvel deja hacer a Sam Raimi. Están sus planos detalle, sus travellings, sus toques surrealistas, su horror característico. Y es en esos momentos cuando ‘Doctor Strange en el multiverso de la locura’ sube enteros, distanciándose de otras películas del MCU. Sam Raimi ha dotado a la película de una personalidad propia y deja escenas para el recuerdo. ¿Un ejemplo? La batalla musical entre los dos Strange, cumbre en el cine de Marvel. Pero también encontramos los ecos del director en las escenas de miedo. Porque sí, porque las hay. Puede que las primeras (y quizá las únicas en un futuro cercano) de Marvel.

Cumberbatch vs. Olsen

Benedict Cumberbatch brilla una vez más con ese Stephen Strange socarrón pero de buen corazón. Pero la que roba cada escena en la que aparece es Elizabeth Olsen, una vez más. Ha creado un personaje brutal, querido por el público, pese a ser la villana de la función. Y en ‘Doctor Strange en el multiverso de la locura’ es una auténtica villana. Xochitl Gómez es un buen descubrimiento como América Chávez, pero quizá le falta desarrollo a su personaje, y no acaba de brillar todo lo que debería.

Pero no todo son buenas noticias. El guión flojea bastante si lo analizas un poco. Hay mucho deus ex machina, y hay momentos en que desdice todo lo que vimos en ‘WandaVision’. Pero el ritmo es tan trepidante (y los cameos son tan espectaculares) que no prestas atención a los posibles errores que hay. Y los hay. Desde luego. La película podría haber sido mucho más grande si hubiera sido un poco más ambiciosa, elaborando un poco más las motivaciones de los personajes. Pero al final todo termina como empieza y nada de lo que hemos visto acaba por afectar al universo Marvel, lo que hace que deje una sensación agridulce hacia el final.

¿Scorsese tenía razón?

Es curioso añadir en una crítica a una película de Marvel la coletilla de «le falta ambición» pero aquí se cumple a la perfección, con decisiones un tanto atropelladas que hacen que el producto baje varios puntos. Aún así, tiene escenas para el recuerdo, y momentos brutales, en los que contendrás el aliento casi sin darte cuenta. Todo ello aderezado por la magnífica banda sonora de Danny Elfman, que le da un toque a lo ‘Spiderman’ de principios de los 2000. Quizá la película debería centrarse menos en sorprender al espectador con ciertos momentos y cameos, y más en la construcción de un todo coherente. Pero… ¿qué más da cuando te lo estás pasando tan bien?

Así, ‘Doctor Strange en el multiverso de la locura’ no engaña a nadie, y da exactamente lo que promete. Una auténtica montaña rusa de emociones, con unos personajes a los que tienes cariño, con momentos de gran cine… y una Elizabeth Olsen totalmente desbocada. Eso sí, debes haber visto antes, mínimo, ‘WandaVision’, para poder completar el puzzle. 

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *