PUBLICIDAD
Actualidad

Susanna Griso hace lo menos común con lo que dice sobre Ana Rosa: «Se ha querido vender…»

Susanna Griso Ana Rosa

Susanna Griso concede una sincera entrevista en la que se moja sobre política, habla de su rivalidad con Ana Rosa Quintana y sobre feminismo.

Susanna Griso sigue al pie del cañón al frente de ‘Espejo Público‘ 15 años después. La presentadora protagoniza este sábado la portada de Yo Donna con una entrevista en la que habla de las críticas que recibe, de su guerra con Ana Rosa Quintana y sobre feminismo, entre otros muchos temas.

PUBLICIDAD

La presentadora de Antena 3 deja claro que no le da pábulo a las críticas que recibe después de las entrevistas que hace a los líderes políticos de un lado y de otro. Y es que tal y como reconoce, está acostumbrada a que la llamen «facha» y «roja» a partes iguales. «Cara a cara la gente es más educada y eso lo dejan para las redes sociales. Me lo tomo como una buena señal: si los dos extremos me critican, es que algo estoy haciendo bien», comienza diciendo Susanna Griso.

«No me preocupa. Es un ejercicio que he aprendido con los años, abstenerme de las redes sociales y endurecerme. Los haters me afectan poco y las críticas más graves ya me las hago yo sola. Me da igual lo que digan de mí», asegura al respecto.

PUBLICIDAD

Sobre el momento de crispación política que vivimos no duda en opinar que «hay muchísima miopía política». «En un momento de tanta incertidumbre, con una guerra después de una pandemia y la inflación disparada, lo que quiere la sociedad española son políticos que no se enzarcen en discusiones absurdas y pacten», asevera. Y por eso, critica que Pedro Sánchez no tenga amplitud de miras y pacte con el PP tal y como Feijóo si está dispuesto a hacer.

En ese sentido, al ser preguntada por si ella y el periodismo han contribuido a la crispación que se vive en la sociedad, Griso entona en parte el mea culpa. «Seguramente no hemos ayudado y todos hemos polarizado el tono. Abrazamos la nueva política pensando que la antigua debía regenerarse, pero luego, personalizada en Ciudadanos y Podemos, ha sido un fiasco que ha acabado cayendo en los mismos vicios y errores», opina.

PUBLICIDAD

¿Qué opina de su guerra con Ana Rosa Quintana?

Lleva 15 años al frente de ‘Espejo Público’, ¿ha llegado a cansarse? le preguntan. Y ella es clara. «La virtud de ‘Espejo Público’ es que siempre está evolucionando y que, al ir tan vinculado a una actualidad vertiginosa, nunca me da la sensación de repetirme», defiende. Y sobre las audiencias no duda en decir que es «terrible para la salud mental» el tener que depender de ellas pero con el tiempo se aprende a convivir con ello. Y además recalca que lo importante para ella es que la gente confíe en su programa cuando ha pasado algo en España o en el mundo.

Siempre se ha hablado de la rivalidad existente entre las llamadas «reinas de la mañana». ¿Pero qué opina Griso de esa guerra con Ana Rosa? «Se ha querido vender una guerra entre nosotras que da mucho morbo y, en realidad, no existe. En lo profesional, nuestros programas son muy distintos. En lo personal, el hecho de que seamos dos mujeres probablemente ha potenciado el relato de la confrontación y se ha jugado mucho con ello. Se nos ha comparado en multitud de ocasiones, pese a que nuestras trayectorias no tienen nada que ver, porque yo he hecho toda mi carrera en informativos. Se ha forzado ese enfrentamiento y a nosotras siempre nos ha hecho mucha gracia«, asevera.

Además Griso recuerda las míticas comidas que hacían las «reinas de la mañana» hace años con María Teresa Campos, Mariló Montero y Concha García Campoy. «Ana Rosa y yo siempre hemos llevado la competencia profesional con mucha elegancia, aunque eso no quita que en un momento dado hayamos tenido peleas. Sobre todo con las guerras de los pinganillos por meter antes al mismo protagonista, pero son cosas del directo y parecen mucha más bronca de lo que son en realidad», concluye sobre este asunto.

Griso, sin miedo: «Claro que soy feminista»

Ahora que está de moda el tema del mee too, Griso confirma que ella también ha vivido micromachismos en su profesión. «Sufrí muchos micromachismos al principio. Todavía hay veces que te preparas a conciencia una entrevista y lo que queda es lo bien que te sienta el traje», reconoce. Y por eso, no duda en definirse como feminista.

«Claro que soy feminista, lo que no entiendo es que alguien no lo sea. Eso, en un mundo donde el machismo es imperante y sigue habiendo tantas desigualdades, no me cabe en la cabeza, pero aún tengo que hacer mucho trabajo pedagógico y explicar demasiadas veces que no es el antónimo de machismo», sentencia.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD