PUBLICIDAD
Actualidad

Isabel Pantoja debe ser escoltada por la Guardia Civil tras lo ocurrido al entrar al juzgado

Isabel Pantoja es juzgada por un delito de insolvencia punible tras irregularidades en la venta de la finca Mi Gitana en 2015. La Fiscalía solicita 3 años de prisión.

Es la imagen del día: la de Isabel Pantoja reviviendo su pasado más oscuro y llegando al juzgado de lo penal número 5 de Málaga en el que, este martes, debe testificar por un presunto delito de insolvencia punible. La tonadillera se enfrenta a tres posibles años de cárcel reclamados por la Fiscalía.

PUBLICIDAD

Isabel se ha bajado de un vehículo privado a primera hora y, enfundada completamente de negro, con gafas de sol y con una mascarilla oscura, ha hecho el recorrido hasta la puerta de la sede judicial. El gesto de preocupación y tristeza era palpable aun así y la artista ha ido acompañada de su hermano Agustín Pantoja en todo momento.

Sin embargo, ese paseillo, que resucita fantasmas del pasado cuando fue juzgada y condenada a dos años de prisión por blanqueo de capitales dentro de la Operación Malaya, se ha visto muy accidentado por la imponente expectación que ha levantado entre la prensa. El caos ha sido absoluto.

PUBLICIDAD

La cantante se ha visto obligada a sortear una impresionante nube de cámaras y periodistas para poder acceder al edificio. En esta ocasión, no había un dispositivo organizado para evitarlo como sí ocurrió en 2013 o 2014, cuando incluso se colocaron vallas para impedir que los reporteros se acercaran.

No obstante, esta vez, Pantoja no ha corrido la misma suerte y ha sido cercada por los medios de tal forma que varios agentes de la Guardia Civil han tenido que intervenir inmediatamente y escoltarla sin más remedio entre gritos de «un poco de respeto» o «se va a caer». Una escena desgarradora y completamente evitable.

PUBLICIDAD

Ya dentro de la ciudad de la Justicia y sentada en el banquillo, la popular cantante se ha desmoronado cuando el juez ha autorizado que los reporteros gráficos podían acceder a la sala para inmortalizar la imagen más deseada. Y es que hay que destacar que se trata de una audiencia pública.

Con todo, Isabel debe prestar declaración acusada, como administradora única de Panriver 56, de participar en una operación supuestamente irregular de deuda relacionada con ‘Mi Gitana’, la finca que tenía en Marbella y que compartió con Julián Muñoz y de la que se deshizo en 2015.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD