OpiniónSeries

Pros y contras de ‘¿Quién es Anna?’, el thriller de moda que sufre «el mal» de las series de Netflix

La protagonista de Quién es Anna

Analizamos la nueva y adictiva serie de Shonda Rhimes para Netflix, basada en una increíble historia real

Shonda Rhimes firmó con Netflix uno de los contratos más jugosos de la historia reciente de la televisión. La popular creadora de ‘Anatomía de Grey’, con su productora Shondaland, firmaba para crear nuevas historias como solo ella sabe hacer. Así nos llegó ‘Los Bridgerton’, que está a punto de estrenar su segunda temporada. Y ahora podemos ver ‘¿Quién es Anna?‘, una especie de thriller periodístico en el que seguimos la historia de Anna Delvey, la legendaria heredera y estrella de Instagram que le robó el corazón y el dinero a la élite social de Nueva York. Es una de las muchas series que han llegado este febrero.

Por momentos, la nueva ficción parece hecha por Ryan Murphy. Tiene buen planteamiento, sus misterios son adictivos, pero algo falla hacia la mitad de la serie. Quizá alarga demasiado sus capítulos (de una hora de duración cada uno). Aún así, si entras en la historia, vas a llevarte más de una sorpresa. «Esta historia es completamente cierta… excepto por todas las partes que no lo son«. Así comienza cada capítulo. Algo tramposo pero válido al fin y al cabo.

Está basada en una historia real

Quizá seas de los que descubra la increíble historia de Anna Delvey / Sorokin con la serie de ‘¿Quién es Anna?’. O quizá ya supieras de antemano todo lo relacionado con esta joven rusa que consiguió engañar a medio mundo. Una joven recién llegada a la alta sociedad neoyorquina, que clamaba ser una importante heredera, con presencia en los clubes más prestigiosos de la ciudad, vistiendo vestidos de los diseñadores más cotizados… Pero nada de ello era real. Al menos, no del todo.

Amasando su supuesta fortuna con cheques falsos, engañando a los camareros y a cualquiera que pudiera descubrir que no tenía el dinero que decía tener, estuvo a punto de conseguir cerca de 22 millones de dólares. Hasta que la pillaron. Y se inició un proceso judicial contra ella. Esta es la base en la que Shonda Rhimes sustenta su nueva creación.

El principal problema es que, debido al aviso del comienzo de cada episodio, no podemos saber a ciencia cierta qué fue real y qué no de lo que vemos en la serie.

Shonda Rhimes es la responsable

Y sí, para hablar de ‘¿Quién es Anna?’ tenemos que hablar irremediablemente de Shonda Rhimes. Una de las creadoras más demandadas de la actualidad, sobre todo gracias a dos grandes series bajo su mando: la longeva ‘Anatomía de Grey’ y la multipremiada ‘Scandal’, que ya finalizó su recorrido.

Como hemos apuntado, uno de los principales puntos negativos de esta nueva creación es la duración de sus capítulos, que introducen tramas secundarias totalmente innecesarias. Lo único que nos interesa es la historia de Anna Delvey y cómo Vivian, la periodista, va desentrañando su mundo de engaños y mentiras. Pero el guión se pierde en otros personajes que hacen que desconectemos de la trama principal continuamente.

Julia Garner en '¿Quién es Anna?'

El regreso de Anna Chlumsky

¿Cómo olvidarnos de Anna Chlumsky, la mítica protagonista de ‘Mi Chica’? La verdad es que seguimos asociándola a esa película, pero su carrera es mucho más. De hecho era una de las protagonistas de la serie ‘Veep’, por la que fue nominada a 4 Premios Emmy. Ella, junto a Julia Garner, es lo mejor de la serie. Su nerviosismo, que a veces raya un poco el exceso, le va perfecto a su personaje de la periodista Vivian.

El problema es que, salvo ellas dos, nadie del reparto destaca mucho, por lo que según va avanzando la serie, la trama se va resintiendo. Y una serie que basa su historia en tratar de ser más adictiva, y mostrarnos un modo de vida frenético y opulento, no puede ser aburrida.

Pese a todo, gracias a dos o tres giros bastante surrealistas, consigue mantener el interés del espectador. Si tan solo sus episodios fueran un poco más cortos… Por lo que ‘¿Quién es Anna?’ sufre el mal de las series de Netflix: tener demasiado relleno, bajando la calidad de una apuesta que podría haber sido mucho mejor.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *