Actualidad

«Difícil continuar»: ‘Sálvame’ tiene que detenerse ante lo que ha llegado a pasar con una invitada

Magdalena, la tía de Isabel Pantoja sufría un ataque de ansiedad en ‘Sálvame’ tras destaparse en el polígrafo que filtró una foto de Bernardo Pantoja en el hospital.

Rara es la vez que Magdalena Clavero, tía de Isabel Pantoja, acude a ‘Sálvame‘ y el programa no se desmadra. Este viernes, la hermana de doña Ana visitaba el programa tras haber sido acusada por parte de Anabel Pantoja de haber sido una de las culpables de que se hayan filtrado fotografías de su padre Bernardo en el hospital.

Sin embargo, ella asegura que es mentira. Por ello, ‘Sálvame’ le proponía que se sometiera en directo al polígrafo de Conchita para aclarar toda la verdad. Y ella no dudaba en aceptar la propuesta. Al ver lo que se estaba haciendo en su programa mientras empeoraba el estado de salud de su padre, Anabel interrumpía muy alterada por teléfono. «Cada persona se quiere llevar su dinerito de la forma que quiera, pero a mi padre se le va a respetar a partir de hoy. No voy a consentir más circos«, les pedía.

Finalmente, cuando quedaban poco más de 15 minutos de programa, Magdalena volvía al plató para conocer el resultado del polígrafo. Nada más entrar, la mujer ya se mostraba muy compungida tras enterarse de que el estado de salud de su sobrino Bernardo había empeorado. «Me gustaría verlo», decía entre lágrimas después de que Anabel le haya prohibido entrar a verlo.

Antes de conocer el veredicto del polígrafo, ‘Sálvame’ confirmaba que Magdalena nunca les había vendido imágenes a ellos. Sin embargo, a la pregunta «¿habéis hecho tu o tu marido la foto que se ha filtrado de Bernardo Pantoja en el hospital?», Magdalena decía que no y Conchita aseguraba que «miente».

Al conocer el resultado y ver que se le señalaba como la que había filtrado la imagen, Magdalena se venía abajo. «Conchita no por dios», decía tapándose la cara. «Lo juro por mis hijos de mi alma que yo me caiga aquí en el suelo. Eso no puede ser, no puede ser. Yo no he hecho fotos. No causarme a mí eso. Conchita vuélvemelo a hacer por Dios», pedía muy nerviosa. «A Conchita no le reclames nada», le reprochaba Carlota.

«Esto no me lo hagáis por dios. Conchita te lo pido por favor», decía histérica mientras el resto decían que «Conchita no puede hacer nada». «A Conchita la dejamos al margen. El chorreo para mí o para el programa», incidía Carlota tratando de defender a la poligrafista que además contaba que le había hecho la pregunta en varias ocasiones.

«Cuando hicieron las fotos yo no había ido ni a la habitación. Al otro día que yo fui a verle me dijeron que le habían hecho una foto. Y yo ya no sé más nada», se defendía Magdalena. «Hay fotos de dos días, no es solo de un día», explicaba Carlota pidiéndole calma y asegurando que un paparazzi aseguraba que le llegaron unas fotos a los 15 minutos de que ella y su marido abandonaran el hospital.

«Como voy a ser yo la de la foto si solo he entrado un día. Lo juro por dios, que me muera aquí, que se mueran mis hijos, mis nietos. No, no se me puede hacer esto. No por dios. Mi sobrino es sagrado para mí. Que me lo hagan otra vez. Que me lo hagan», decía desesperada tirándose al suelo y al borde de un ataque de ansiedad.

Al ver que la cosa se desmadraba, Carlota pedía calma. «Magdalena. Os pido silencio a todo el mundo. Es muy difícil continuar. No quiero que te lleves ningún disgusto. Has aceptado hacerte un poli y el poli tiene un veredicto. Yo no quiero que digas ni que te mueras ni que se mueran tus nietos», expresaba la presentadora tratando de seguir con el programa.

«No quiero saber nada más», soltaba Magdalena entonces. Finalmente, tras tener que cortar el programa para hacer la sección dedicada a los perros y de tener una actuación musical, Carlota explicaba lo que había sucedido. «Magdalena ha tenido que abandonar el plató, ha tenido un ataque de ansiedad y le están atendiendo los servicios médicos. Esta es la reacción, no es lo que buscaba el programa en ningún momento. Conchita se ha quedado con mal cuerpo», aclaraba Corredera.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *