PUBLICIDAD
ActualidadEntrevistas

José Mota regresa por Nochevieja: “Prefiero tener la libertad de opinar de lo que me da la gana”

Entrevistamos en exclusiva a José Mota, que vuelve a encargarse de su mítico especial de humor en Nochevieja para despedir el año en TVE.

José Mota repite un año más como el humorista elegido por TVE para despedir este 2021. Y lo hará con el especial ‘Un Cuento de Vanidad’, inspirado en el mítico Cuento de Navidad de Charles Dickens, donde hará su particular repaso del año, alejándose más de la política, para hacer una sátira sobre la adicción a las redes sociales en nuestra sociedad.

PUBLICIDAD

El humorista manchego nos desgrana las claves de este especial que lleva preparando desde hace cinco meses y medio, se moja sobre la situación actual que vive nuestro país y nos cuenta por qué no repetirá como juez en la tercera edición de ‘Mask Singer’, entre muchos otros temas.

Eres un clásico de la Nochevieja, ¿por qué crees que TVE sigue apostando por ti?

PUBLICIDAD

Bueno realmente es algo que yo agradezco profundamente el tener cada año la oportunidad de estar ahí que es un escaparate tan importante y que antes que yo también lo condujeron otros muy grandes como Martes y Trece o Fernando Esteso y Pajares, Tony Leblanc, Tip y Coll, Los Morancos. Es un orgullo el poder hacer el especial de Nochevieja. E imagino que TVE apuesta por el humor, la sonrisa para despedir el año. Y agradezco el que sigan contando con mi trabajo.

¿Qué nos vamos a encontrar en ‘Cuento de vanidad’?

PUBLICIDAD

Bueno he querido a través del relato de Charles Dickens de ‘Cuento de navidad’, hacer mi propio relato respetando toda la estética de esa Inglaterra victoriana y los clichés que representa cada uno de los personajes y desgranar ahí mi ‘Cuento de vanidad’. Vengo a representar a un señor Scrooge absolutamente obsesionado por las redes sociales y enganchado a los likes, los followers, vive por y para eso y no hay vida más allá de eso. Y como su vida se convierte o él se hace esclavo de todo esto. Y me parecía un buen momento para hacer un retrato de cuando a veces podemos hacer un uso no adecuado de las redes sociales. Las redes sociales no son ni buenas ni malas, depende del uso que hagamos de ellas.

¿No es arriesgado adaptar un relato tan mítico de Dickens a un tema tan contemporáneo como las redes sociales?

No, yo recuerdo haber visto la película ‘Brasil’ de Terry Gilliam hace 25 años y me llamó mucho la atención cómo mezclaba toda la modernidad con lo antiguo. Entonces he respetado toda la estética de Dickens pero les he dotado a los personajes de móviles forrados de maderas antiguas, talladas y un estilo muy churrigueresco. Creo que quedó bien la mezcla de la modernidad con un relato ambientado en la época victoriana. De todas formas, lo más importante es el contenido y que el mensaje quede claro.

¿Crees que en España hay mucha vanidad?

No, creo que hay mucha vanidad en el mundo. Yo pienso que nunca se le ha rendido tanto culto al becerro de oro como ahora, a la estética. Vivimos con filtros, toda esta digitalización de nuestro interior. Lo que es peligroso es que nuestra autoestima dependa de la aprobación de gente que no hemos visto nunca ni conocemos de nada. Y creo que si hacemos un buen uso de las redes sociales es positivo porque nos pueden hacer la vida más fácil, pero llamo la atención sobre el posible mal uso que a veces podemos hacer de ellas.

Una palabra que podría resumir todo eso es el postureo, ¿no?

Bueno hay una palabra que lo resume más y que en ciertos momentos nos falta que es la vendimia, nos vendría bien en ciertos momentos recoger uva. Y que así se nos quite tanta tontería.

“Me parecía un buen momento para hacer un retrato de cuando a veces podemos hacer un uso no adecuado de las redes sociales”

Bueno al final durante el confinamiento y a raíz del coronavirus si que ha habido gente que ha vuelto al campo…

Sí, si hay algo positivo que nos ha traído la pandemia es la vuelta de la gente al mundo rural. Me han contado que hay mucha gente que ha vuelto a los pueblos y creo que eso es un notición. Creo que es un pecado olvidarnos de los pueblos. No se comprende este país sin su alma rural. Creo que ese es uno de los deberes que hicieron muy bien los italianos. Por ejemplo cómo a través del cine han ensalzado toda el alma rural que tiene Italia y aquí no siempre lo hemos hecho bien en ese sentido.

Hablando de la pandemia, nadie veíamos venir que estas Navidades iban a volver a ser así con miles de contagios y gente confinada, ¿Cómo lo estás viviendo tú?

Bueno entiendo que todavía no hemos terminado de ganarle la batalla a este maldito bicho y no nos queda otra que esperar e intentar ser responsables. Intentando acordarme de la gente que lo ha dado todo porque nosotros podamos estar aquí hoy. Hay mucha gente que se ha quedado en el camino para que nosotros estemos aquí hoy, y eso creo que es muy importante recordarlo. Y de hecho hay un homenaje en el especial a todos los que perdieron la vida por la covid.

¿Van a estar reflejados los negacionistas que por desgracia han sido uno de los protagonistas de este 2021 con Miguel Bosé a la cabeza?

Miguel Bosé aparece un momento en el especial, hay una especie de guiño, pero no nos vamos a centrar en eso.

¿Qué piensas de los negacionistas, qué les dirías?

Bueno yo no soy quien para aleccionar a nadie, simplemente estoy del lado de la ciencia evidentemente pero respeto todas las opiniones de todo el mundo. Cada uno es libre de opinar lo que quiera.

¿Qué más temas van a aparecer en el especial?

Hay muchos temas. Por ejemplo aparece el desempleo, que es algo que sigue azotando a mucha gente y como el empresario a través del concurso de ‘El juego del calamar’ hace la selección de personal. Hay muchísima ironía en ese sketch.

También trato el tema de las terrazas, de cómo han estado solicitadas las terrazas. Es tremendo lo que hemos vivido, como hemos estado tanto tiempo encerrados en casa, una de las lecciones que hemos aprendido es que lo que nos hace verdaderamente vivir es la comunión social con los demás. El que tú vivas los eventos solo no los convierte en extraordinarios, lo hace el hacerlo con el resto del mundo. Tú vas a ver una peli al cine y hay mucha gente que lo ve contigo. Y ese compartir con los demás es lo que hace de los eventos algo mágico y especial y eso es algo que nos tiene que abrir los ojos porque somos comunidad y habría que tomar conciencia de que debemos ser más empáticos con los demás, que el de enfrente nos importe un poquito más. Lo que nos hace especiales es el ir de la mano del resto. Estamos hechos para compartirlo todo, es la gran lección que nos da esta pandemia, la conciencia de que no somos individuos solitarios, sino que somos comunidad.

El año pasado tu especial congregó a un 27% y 4.598.000 espectadores, ¿sientes la presión de las audiencias?

Yo soy muy consciente de que la tarta del share está muy repartida y que cada vez va a estarlo más. Por lo cual es normal que el share se vaya repartiendo y la tarta se vaya dividiendo porque cada vez hay más opciones y escaparates donde la gente puede mirar. Hay que tener clara cual es la realidad. Lo que uno puede hacer es presentar su trabajo con la máxima profesionalidad, tratando al espectador lo más respetuosamente posible y darles el mejor producto que puedes hacer.

Una de tus grandes armas es que te adaptas a los nuevos tiempos e intentas abarcar al público intergeneracional y a la gente más joven

Intento darle mil vueltas y creo que cuando trabajas al menos una buena parte de los deberes están bien hechos y que uno ha cumplido. Luego el resultado ocurrirá lo que tenga que ocurrir, pero no puedes vivir con la presión constante de las audiencias porque es posible que el share se reparta aún más cada año.

“Estamos viviendo unos momentos de mucha polarización política, y no me parece que sea positivo, porque lo bonito que tiene la democracia es la palabra hablar”

¿Cuánto tiempo te lleva preparar el especial de Nochevieja?

Pues me lleva unos cinco meses y medio. Yo en julio ya tengo la idea de lo que quiero hacer y empiezo a escribir en julio, agosto y casi septiembre entero escribiendo el guion. Y luego rodar y grabarlo son unos 20 días y después el montaje; entonces se te van fácilmente cinco meses y medio de trabajo.

Otra de las cosas que más le gusta a los espectadores de tus especiales son las imitaciones de los políticos, ¿a quién vamos a ver este año?

No es de los especiales que más políticos va a tener, lo he querido volcar más en contenido social. Si aparecen Pablo Casado, Pedro Sánchez y alguna pequeña participación más. Pero si hemos hecho un par de números bastante simpáticos.

¿Veremos algún palo aunque sea sutil a algún político?

No es algo de que yo esté esperando con un palo. En ciertos momentos hago reflexiones sobre ciertos desempeños públicos, que creo que es a lo que tengo derecho y a dar una pequeña opinión. Creo que el humor tiene que tener siempre una herramienta constructiva aunque tenga una crítica grande y hagas un buen análisis de algo. Pero creo que hay que intentar construir, que hagas alguna crítica aunque sea constructivo.

Pero una de las cosas que te caracteriza es que no sueles ser tendencioso y puedes gustar tanto a izquierda como a derecha

Se puede golpear y hacer una crítica dura pero puedes hacer que la comedia vuele o sobrevuele la crítica que estás haciendo. Y cuando eso es evidente y patente la gente lo compra, e incluso el imitado o los aledaños al imitado te lo compran, porque se ve en el fondo la intención de construir aunque lo que estés haciendo es criticar una gestión. Es como que coges el colirio de la comedia y lo echas encima de la parodia. Ese barniz hace que lo que acabas de hacer no tenga un tinte de crudeza ni sea hiriente porque tampoco me apetece. Se puede hacer crítica social y política sin herir personalmente a nadie.

Una de tus virtudes es que no se sabe tu ideología ni definición política.

Yo soy como las cabras montesas que ves en Sierra Morena. Creo que la gente que hacemos comedia tenemos una labor social en un mundo tan polarizado como el que vivimos que es el de unir personas. Porque eso sí que lo consigue la comedia. Yo recuerdo escuchar los monólogos de Gila en los que había dos Españas representadas pero cuando le escuchabas a él en ese momento el país solo era uno riendo. Y eso me parece mágico y me parece que es poner la comedia en la marquesina de lo importante y volar por encima de la política. Es como la mercromina que te cerraba la herida. Es como un milagro de sanación y eso no lo quiero perder nunca. Y prefiero tener la libertad de opinar de lo que me de la gana.

¿Qué análisis haces de la situación política actual?

Yo creo que a nivel mundial estamos viviendo unos momentos de mucha polarización y no me parece que sea positivo porque lo bonito que tiene la democracia es la palabra hablar. Hablemos y entendámonos porque tenemos que vivir juntos y convivir y convivir significa hablar, compartir, ceder, hay que ceder. Lo más bonito de la democracia es hablar y la tolerancia, que es una de las palabras más bonitas de la lengua española. Deberíamos meterla en nuestro ADN a saco, el centro neurálgico de la convivencia es la tolerancia porque piensas distinto a mí pero quiero tu opinión, charlar contigo y quiero entenderme. Yo no quiero que todo el mundo piense como yo, que piensen como quieran, pero si que quiero que convivamos.

Y en eso las posiciones extremas y el auge de ultraderecha no ayudan…

Nunca ha sido más importante hablar como ahora. Pero en este país y en el mundo entero. Estamos viviendo mucha polarización.

¿Qué cameos vamos a poder ver este año?

Pues mira este año al igual que el año pasado por la pandemia hay que testar a todo el mundo. En estos dos años he procurado no molestar a ningún compañero porque es todo un poco tenso con el tema de las pruebas. Si que ha venido algún compañero pero no es como en el de hace dos años que estuvieron unos 50 compañeros. Estos dos años he querido hacer algo más tranquilo porque solo faltaba que alguien venga a colaborar conmigo y alguien se pueda llevar un disgusto de haberse contagiado.

¿Qué valoración haces de las redes sociales y qué uso les das tú a nivel personal?

A mi me aportan mucho en mi vida profesional, me organiza mucho la vida. Por ejemplo cuando voy con Santiago Segura y Flo a actuar pues comunico las fechas y las ciudades de la gira en Twitter. El fin es bueno, las redes sociales son maravillosas cuando las usas bien. Pero es como todo en la vida. Lo que pasa es que han irrumpido de manera tan abrupta, es como que no ha dado tiempo a digerirlo. Luego cada uno hace de manera libre lo que quiere con las redes. Pero pongo el punto de atención en cuando hacemos un mal uso de ellas, pero te pueden ayudar mucho si las sabes utilizar.

¿Tú has llegado a sufrir el acoso en redes de los llamados haters?

La verdad es que no estoy muy metido en esto.

A raíz por ejemplo de ‘Mask singer’ que fue un programa muy viral y todo el mundo se pone a opinar, ¿no te llegó nada?

La verdad es que me lo he pasado tan bien en ‘Mask singer’ con los Javis, con Malú, Paz Vega y he tenido tan buenos compañeros que no me he parado a ver lo que decían o no. Para mí el paso por ‘Mask singer’ ha sido maravilloso, me lo he pasado como un enano e invito a todo el mundo a que lo vea y se divierta. He tenido la gran suerte de empatizar con mis compañeros y de compartir aventura con los Javis que son extraordinarios o Paz Vega que me parece un cielo. Y Arturo tenía un poco menos de contacto pero por la distancia escénica pero es maravilloso. Y también disfruté mucho del día que estuvo Ana Obregón, que luego estuve charlando con ella y estuvo entrañable.

Sin embargo no vas a estar en la tercera edición, ¿por qué has tenido que rechazarlo?

Pues por los compromisos profesionales que tengo. Porque tengo proyectos de ficción, estoy escribiendo ahora una serie y no puedo hacer todas las cosas. Antena 3 se ha portado fenomenal conmigo y Fremantle igual. No puedo decir más que lo bien que me han tratado. Solo puedo estar más que agradecido a ellos y han sido los compromisos que tengo lo que me han hecho tener que abandonar el programa.

Hablas de que estás preparando una nueva ficción, ¿para TVE?

Bueno no debo de contar mucho. Estoy metido en la elaboración de una pequeña serie de ficción y estoy también con otro proyecto de programa pero de momento no quiero ni puedo decir más.

¿No habrá segunda temporada de ‘¿Y si si?’?

No, de momento hemos parado. Estoy escribiendo como te digo un par de proyectos, que en este caso si estaré yo presente de forma activa.

¿Por qué crees que cada vez hay menos hueco para el humor en televisión? Apenas hay series de comedia ni programas como el tuyo…

La ficción ha pasado a las plataformas de manera grande. Eso a mi me parece una gran noticia porque hay mucha ficción. Yo creo que el humor se consume también mucho en YouTube, ahí está el éxito de Los Morancos. Ves como las redes son buenas, también está el éxito de Ibai Llanos que no es por casualidad, es un tío muy talentoso. Lo bueno es que hay mini plataformas como las redes donde tu tienes tu nicho como YouTube o Tik-Tok.

¿Crees que se le están poniendo demasiados límites al humor?

Sí que es cierto que el humor atraviesa o le ha tocado transitar pasillos más estrechos pero quiero pensar que es una galería grande la vida y el tiempo. Y es verdad que ahora transitamos pasillos más estrechos pero no hay que tenerle miedo a la comedia y al humor porque la comedia nos hace libres. Querer poner prohibidos al humor es como quererle poner puertas al campo, que no tiene ni pies ni cabeza.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD