PUBLICIDAD
EntrevistasPortada

Cristina Pedroche: «Ojalá esté dando las Campanadas todos los años de mi vida»

Cristina Pedroche Campanadas

Entrevistamos en exclusiva a Cristina Pedroche apenas unas horas antes de presentar las Campanadas de 2021-2022 junto a Alberto Chicote en Antena 3.

La presentadora Cristina Pedroche volverá a ponerse al frente de la retransmisión de las Campanadas de Antena 3, por octavo año consecutivo. La madrileña se ha convertido en todo un fenómeno la última noche del año, gracias en parte a la enorme repercusión que ha conseguido con la incógnita de su vestido.

PUBLICIDAD

El Televisero ha podido charlar con la colaboradora de ‘Zapeando’ sólo unas horas antes de volver a subirse al balcón de la Puerta del Sol. Nos da algunas pistas de su estilismo para despedir este 2021, si siente presión, el cómo afronta las críticas y si cree que este año habrá un ‘sorprasso’ histórico a la oferta de La 1, tras el récord absoluto de la cadena de Atresmedia hace un año, acechando cada vez más a la tradicional retransmisión de la cadena pública.

Son ya ocho años consecutivos dando las Campanadas, ¿cómo las afrontas?

PUBLICIDAD

Pese a lo que mucha gente puede llegar a pensar, cada año lo vivo con más ilusión y con más ganas, incluso con más nervios y emoción. Para mí dar las Campanadas y despedir la última noche con todos los españoles. La verdad es que es un sueño poder repetir cada año y que sigan confiando en mí y que cada vez sean más las personas que eligen Antena 3 para comerse las uvas con nosotros. Es que si lo llego a soñar no lo hubiera soñado así de bonito.

El año pasado te costó decir que sí, ¿este año te lo has pensado mucho? ¿Te has planteado en alguna ocasión dejar de presentar las Campanadas?

PUBLICIDAD

El año pasado no es que me costara decir que sí, es que sentía que era un año muy raro, en el que había demasiados sentimientos a flor de piel. Todos los años lo hay, pero ese año era más significativo. Y me daba miedo y más responsabilidad de lo normal que pensara la gente que no me lo tomara en serio. Entonces pues lógicamente cada año cuando te lo preguntan pues te lo planteas. Pero como he dicho antes esto es un sueño. Y por supuesto este año quiero darlas y ojalá esté dando las Campanadas todos los años de mi vida, todos los que pueda.

Claro, son años complicados por todo el tema de la pandemia, y este que se supone que ya estábamos saliendo y de repente viene la variante ómicron y nos deja encerrados en casa a muchísimos y pfff, sigue siendo complicado. Yo creo que mi función en las Campanadas es entretener, que la gente se olvide por unos minutos de lo que pasa fuera y en estos casos incluso lo tengo que hacer con más ganas e ilusión; porque al final que alguien se entretenga, aunque solo sea por criticarme y diga ‘mira esta mamarracha cómo va’, para mí es un logro la verdad.

Si hay algo que se ha convertido en tradición es el interés que genera tu vestido, ¿qué nos puedes adelantar?

No puedo adelantar mucho del vestido, como siempre (risas). Pero sí que he ido lanzando alguna pista de que no solo pasan cosas con el vestido y con lo que me pueda o no cubrir. Sino que también pasan cosas con la cabeza. Entonces en cuanto a lo que es el vestido pues puedo decir que vuelvo a mis orígenes, que es un homenaje a alguna persona muy especial y que el vestido tiene un mensaje muy importante que creo que va a llegar a los corazones de la gente.

¿Por qué crees que se ha convertido en el fenómeno de las Campanadas?

Porque creo que en el fondo es algo distinto, y te puede gustar o no, pero da que hablar. Es entrecomillas «polémico», y al final creo que se cumple la función principal perfectamente: y es que entretiene. Y yo cada noche que doy las Campanadas salgo de allí con el pecho hinchado de orgullo de lo bien que lo hemos hecho. Y estoy muy orgullosa de todo el equipo que me ayuda a conseguir una performance tan espectacular.

«El vestido de este año puedo decir que vuelvo a mis orígenes, y llevo una cosa que también va a pasar en la cabeza»

Este año has dejado caer que te podrías rapar, ¿es verdad?

Lo que va a pasar o no en la cabeza es porque Josie me propuso una cosa y yo más o menos he podido aceptarla o no. Pero es porque llevo una cosa que también va a pasar en la cabeza. Y para eso no tendréis que esperar a que vayan a darse ya las uvas, sino que desde que empieza el programa ya se ve. El vestido no se ve hasta el final, hay que esperar porque es lo más especial y lo mejor de esa noche. Lo bueno se hace esperar (risas).

¿Cómo es trabajar junto a Josie en la selección del vestido?

Es de las mejores cosas que tiene mi profesión. Josie es de las personas más inteligentes que conozco. Es un libro abierto. No solo me hace mejor por fuera con todos sus looks, consejos, palabras y su de todo, sino que también me hace mejor persona; porque me hace más lista e interesante. Josie es absolutamente increíble.

¿Cuesta encontrar la idea para diferenciarte cada año?

Cuesta cada año diferenciarme y superarme a mí misma. Porque al final cuando compites contra ti misma es cuando más exigente eres. Entonces más complicado es. Yo no me comparo con nadie más que no sea conmigo misma. De hecho, cuando terminan las Campanadas es que no miro ni como han ido el resto de los compañeros ni nada. Yo hago mi show y todo lo demás en realidad me da igual. Aunque les deseo lo mejor y que les vaya súper bien, pero solo me importa lo que yo hago esa noche y que todo mi equipo esté orgulloso de lo que hemos hecho. Y tampoco me fijo en las audiencias, eso no es del todo importante. Yo que soy muy perfeccionista solo me importa que salga todo perfecto, porque eso significa que todo irá de la mano.

Cuéntanos cómo es tu día de Nochevieja desde que te levantas hasta que terminas de dar las uvas.

El último día del año para mi es muy especial. Me levanto por la mañana, me tomo mi café, entreno… Este año haré entrenamiento de fuerza, pero sobre todo lo que más hago es yoga, y es meditar, es darme tiempo para mí, para estirarme, coger oxígeno y estar lo más tranquila que pueda. Y luego voy a la Puerta del Sol, hago los ensayos, repasamos todo y sobre las seis más o menos ya me meto en el camerino y empieza la producción, maquillaje, peluquería, vestido… que esté todo perfecto.

Sobre las diez y cuarto como tarde ya tengo que estar vestida. Sé que suena exagerado (risas) pero para mí sentir el vestido conmigo, su energía y hacer el último repaso del guion ya con el vestido puesto es muy importante. Y a las once y poco ya estamos en el balcón de la Puerta del Sol y empiezan los nervios y a despedir el año. Y durante el día voy picando algo si tengo hambre, unos frutos secos o un poco de jamón. Pero ceno después de las Campanadas cuando llego a casa y ya paro, disfruto y me doy el homenaje que me merezco (risas).

Seis años ya junto a Alberto Chicote, ¿cómo es trabajar junto a él en una noche tan especial? ¿Cuál crees que es vuestra receta de éxito y cómo es vuestra química fuera de cámaras?

Trabajar con Alberto es super fácil, es un compañero muy generoso y nos entendemos a la perfección. La verdad es que se me dan muy bien los cocineros (risas).

«Intento no afrontar las críticas. Estamos en un país libre y que cada uno diga lo que quiera»

Cada año se genera más polémica con tu vestido, ¿cómo afrontas las críticas y qué les dirías a los ‘haters’ en redes sociales?

Intento no tener que afrontar las críticas, porque trato no leer ni estar muy atenta a lo que dicen, ni las noticias o los artículos de opinión. Porque no creo que me construyan nada positivo; si fueran críticas positivas pues vale, pero las críticas que vienen después yo ya no puedo hacer nada para volver atrás. Por eso necesito estar 100% segura de lo que estoy haciendo y no tengo dudas del vestido, del mensaje ni del concepto. Y teniendo a mi lado a una persona como Josie, que, aunque mi idea al principio sea muy loca, él la convierte en moda y en algo brillante. Entonces no tengo miedo a caer porque sé que su concepto y sus ideas me sujetan.

Todo lo que venga después habrá gente que no lo entienda, pero yo no voy a entrar en esas discusiones. Si no lo entienden que no lo entiendan, y si quieren criticarlo pues que lo critiquen. Porque estamos en un país libre y que cada uno diga lo que quiera. Así que intento no afrontarlas de ninguna manera porque intento no enfrentarme a ellas, simplemente meditando y cuidando mi mente lo más que puedo.

Año a año habéis ido batiendo récord histórico de Campanadas. El año pasado estuvisteis al borde de liderar frente a TVE. ¿Habrá sorpasso esta vez? ¿Sientes presión por tener que superaros cada año?

Es un sueño que la gente nos acompañe cada año más y sentir el cariño, porque se siente. Y han dicho que este año va a haber un poco de público en la Puerta del Sol, con responsabilidad y precaución. Yo las audiencias y todo lo demás no es que no me importe, sino que es algo que no es mi trabajo, no me pertenece a mí. Mi trabajo es hacer que esa noche yo sea la estrella que más brilla de la Puerta del Sol, intentar hacerlo lo mejor posible, intentar demostrar que soy una buena profesional y que salga todo perfecto. Entonces cuando termino si la gente de la cadena me dice que está bien para mi ya está, sea una décima más arriba o más abajo.

Este año volvéis a competir contra Anne en TVE. ¿Qué te diferencia de tus rivales? ¿Os soléis juntar después de las uvas todos los presentadores?

Yo les deseo lo mejor y son grandísimos profesionales que lo hacen increíble y sale increíble en todas las cadenas. Pero claro yo quiero que lo mío sea lo más especial, que para eso estoy trabajando todo el año en ello. Entonces Anne por ejemplo alguna vez si viene al balcón antes de empezar a saludar. Con ella me llevo muy bien y con el resto de los compañeros también. Alguna vez sí que nos hemos visto, porque todo allí es tan pequeño y reducido… pero no es terminamos y nos juntamos todos.

Este año además te veremos el 30 de diciembre en Neox con el reencuentro de SLQH, ¿cómo ha sido volver a juntaros todos menos Ángel? ¿Qué vamos a ver en ese especial?

El reencuentro de ‘Sé lo que hicisteis’ la verdad es que ha sido muy especial. Hay los vídeos de los mejores momentos y cosas muy especiales. Para mi por ejemplo el hecho de coincidir con Pilar Rubio, una grandísima profesional y buena amiga, porque yo en ‘SLQH’ no coincidí con ella, fui su sustituta y ha sido bastante especial. Echamos muchísimo de menos a Ángel, pero tengo una relación muy buena con él y nos estamos mandando mensajes a menudo. También a raíz de su libro ‘Por si las voces vuelven’, que me parece increíble y no sé cuantas veces le he felicitado ya, y no paro de recomendarlo, porque me parece la leche.

Este año te hemos podido ver también al frente de ‘Love island’. ¿Qué balance haces? ¿Qué nos puedes avanzar de la segunda edición?

El balance que hago es muy positivo. La acogida que tuvo en redes fue maravillosa. Ojalá estar al frente de la segunda temporada porque me encantó la experiencia, mis isleños y ojalá volver a hacerlo.

¿Qué le pides al 2022?

Al 2022 a título personal no puedo pedirle mucho más porque sé que es una frase muy manida, pero es que lo tengo todo. Toda mi familia tiene salud y tenemos trabajo. Entonces poco más le puedo pedir. Ya a nivel general pues me gustaría que con ómicron acabara ya la covid y pudiéramos todos rehacer ya nuestras vidas normales. Y nada más que deseo salud y trabajo para todo el mundo y mucho, mucho amor.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD