PUBLICIDAD
Actualidad

«Váyase a Cuba»: Joaquín Prat tiene que detener de raíz ‘Cuatro al día’ por la afrenta de este colaborador

Joaquín Prat tuvo que poner paz a lo que se vivió en directo en ‘Cuatro al día’ entre el colaborador Alán Barroso y el presidente de la Fundación Franco, Juan Chicharro.

La participación de Juan Chicharro, presidente de la fundación Francisco Franco, provocó un gran enfrentamiento en ‘Cuatro al día‘ que tuvo que obligar a Joaquín Prat a intervenir por la fuerza y cortar abruptamente el debate. La pelea se produjo con uno de los colaboradores Alán Barroso.

PUBLICIDAD

El inicio de la entrevista ya estaba cargado de tensión. «¿Ustedes hacen enaltecimiento del franquismo?», preguntaba el presentador. Chicharro respondía que «la capitanía de Franco sacó a España de la ignorancia, de la miseria y del ostracismo», que «no son una plataforma política» y que «cuentan la verdad tal y como ellos la ven».

Cristina Fallarás, también presente en el plató del programa de Cuatro, insistió en que hay que llamar a las cosas por su nombre y hablar de «dictadura» sin cortapisas. «Fue un régimen autocrático, fuerte. Si quiere usted llamarlo dictadura, vale, pero yo no lo llamo así», le replicaba el responsable del organismo.

PUBLICIDAD

No obstante, el momento más bronco se produjo cuando entró en escena Barroso. «Qué auténtico bochorno escucharlo y qué orgulloso estoy de que nosotros hayamos empezado a ver una España nueva que se ha olvidado de ustedes, aquellas personas que recuerdan o se regocijan en aquello que ocurrió en nuestro país y que fue lo peor que España jamás ha vivido. En otros países europeos sería impensable estar teniendo esta conversación en una televisión pública». Además, mostró la necesidad en que la fundación «esté de una vez desterrada».

«Vamos a ver, usted es muy joven y no tiene ni idea. Usted ha leído dos tebeos y se los ha creído. No ha pasado hambre, no sabe lo que es la desgracia. No me venga con milongas, porque solamente con mirarle ya se ve que no tiene ninguna credibilidad», le contestaba Juan. «¿Por qué? ¿Por que soy un joven hablando de la historia de su país? ¿Por qué? ¿A mí que me está diciendo?», le paraba los pies Alán muy cabreado.

PUBLICIDAD

«Siempre tenemos que acabar así, con lo desagradable que es», trataba de mediar Joaquín Prat, pero se le hacía imposible templar gaitas y que los nervios se apaciguaran. «Usted, señor mío, que se las da de demócrata, no puede negar mi derecho, mi libertad de pensamiento», seguía apostillando el presidente de la Fundación Franco.

«¿Su derecho de enaltecer a un dictador?», se preguntaba escandalizado el colaborador. «Oiga, mire. ¡Váyase a Cuba o a Corea del Norte!», decía fuera de sí Chicharro. Una última intervención que era cortada de inmediato por Prat.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD