PUBLICIDAD
El blog de Alejandra CastellóOpiniónRealitys y programas

Dos parejas rotas, dos declaraciones de amor y lo jamás visto en la hoguera final de ‘La Isla de las Tentaciones 3’

Final La Isla de las Tentaciones

Crónica de la gala 11 de ‘La Isla de Las Tentaciones 3’ que celebró las hogueras finales de Diego y Lola, Raúl y Claudia, Marina y Jesús y Hugo y Lara. Y ocurrió algo insólito en las tres ediciones: ninguno de ellos se marchó junto a un tentador

Gala final de ‘La Isla de las Tentaciones 3‘. Última noche antes de saber qué ha sido de las parejas seis meses después en el reencuentro. Una tercera edición, que, aunque ya os avanzo que acaba sin sorpresas, ha vuelto a ser un gustazo verla. Y una vez más todo el equipo que forma este reality tiene mi aplauso más sincero por conseguir que nos quedemos pegados a la televisión una temporada más.

PUBLICIDAD

Últimas citas con los solteros y sorpresa: los tentadores no lograron el éxito con ninguno de los concursantes y se fueron de vacío. Las chicas, bajo lo previsto: Lola con Carlos (aunque no lo hemos visto); Claudia con Toni; Marina con Isaac; y Lara decide, muy honestamente, no tener última cita ya que no tendría sentido.

El plantón épico de Lara a Jesús en su cita final

Por parte de los chicos: Diego con Carla; Hugo decide no tener cita y esperar a la hoguera final para reencontrarse con Lara; Raúl más de lo mismo y la sorpresa y el “gustazo” vino con Jesús. Jesús, este hombre veleta, que se ha pasado toda la edición pensando que nos hacía creer que tenía algo con Stefy, y que a dos días de acabar ha confesado que no le gustaba porque “era un muermo” y que solo le gusta físicamente y de repente ha tenido una “conexión” con Lara, la chica estilo surfista que era la tentadora de Raúl, con la que se enrolló durante la penúltima noche de fiesta, dejando totalmente de lado a Stefany. Cuando Jesús ha tenido que decidir la última cita, ha apostado por Lara, sin acordarse una vez más de Stefany, como si no hubiera existido nunca en su paso por el programa. Por suerte, y como no podía ser de otra manera, las tentadoras podían decidir si aceptaban o no esa cita. Y por suerte, Lara ha puesto toda la coherencia y sensatez que le faltaba a él. No ha aceptado la cita, no le apetecía, le parece todo forzado, surrealista, que ahora pase de la chica con la que estaba, y asegure que quiere conocerla a ella diciendo que hay “conexión” cuando solo han tenido dos conversaciones. Bravo por Lara, ese plantón épico es justo lo que necesitábamos y queríamos para Jesús a las puertas del final.

PUBLICIDAD

Diego y Lola se marchan solos y con “custodia compartida” del perro

Y llegamos las hogueras finales. Ahora sí que sí, esto ha llegado a su fin. Empezamos con una de las parejas más polémicas de la edición: Diego y Lola. Sin sorpresas porque sabíamos que para ambos la relación estaba terminada. Siempre me he posicionado en contra de Lola por lo liante que ha sido y porque no me parecía trigo limpio, pero he de reconocer que en esta hoguera final me ha gustado. Ha sido sincera y por primera vez la he visto con las ideas claras. Tiene 24 años, y quiere hacer muchas cosas, antes de meterse en una relación cerrada. Ha querido y quiere mucho a Diego, y solo tiene palabras bonitas para él, pero no quiere cerrarse. Quiere volar y ha dado muchos bandazos hasta darse cuenta, pero es lo que quiere. Por su parte, Diego, ha estado de diez una vez más. Una grata sorpresa este chico que creo que el programa le ha servido para darse cuenta de muchas cosas y mejorar en muchas otras. En ningún momento se ha enfadado, aunque si ha reconocido sentirse decepcionado y avergonzado. Pero la ha escuchado y la ha entendido. Incluso ha tenido palabras bonitas para ella, asegurando que menos lo que ha pasado aquí, Lola es una chica que vale oro, y que le desea lo mejor.

Finalmente, él, se marcha solo, pero con la esperanza de haber aprendido y saber mejorar cosas, para cuando en un futuro esté con una chica, saber tener una relación mucho mejor. Lola también se marcha sola, aunque muchos podían pensar que iba a escoger a Carlos. Pero realmente creo que es lo más lógico si lo que quiere es vivir, y dejarse llevar. No volver a cerrarse en otra relación. Antes de marcharse, Lola le ha suplicado algo que todos sabíamos que iba a salir en algún momento: el perro. Le ha pedido poder verlo, y Diego, en un acto de mejorar su carácter, le ha dicho que, efectivamente, cree que es lo mejor para todos, sobre todo para el perro, y que por supuesto dejará que lo vea. Un abrazo lleno de lágrimas por parte de ella susurrando al oído “perdóname” ha sido el colofón final. Una muy buena hoguera, de verdad. Quien nos habría dicho que acabaría así la relación cuando los vimos llegar con una Lola más que enamorada (o eso parecía) y el que creíamos que podía caer era Diego, ¿verdad? Esta es parte del éxito de este reality, que ocurre lo más imprevisible, incluso para ellos mismos.

PUBLICIDAD

Raúl y Claudia salen juntos y de la mano “hasta que sean viejitos”

Segunda hoguera final, Raúl y Claudia. Yo tenía miedo de que Claudia se hiciera un “Susana” de la primera edición. Que en el último momento se diera cuenta de que no quería estar con él porque no estaba enamorada, y yo solo podía pensar en cómo le partirían el corazón a Raúl. Pero no ha sido así, mientras Raúl esperaba, ya hemos visto llegar a una Marina con una sonrisa de oreja a oreja que ha culminado en beso y fuerte abrazo. Han hablado de muchas cosas que ella quería dejar claras, proyectos que tiene claro que quiere hacer y quiere saber si él va a estar ahí o no. Raúl, que creo que sale más enamorado que nunca, le ha asegurado que si, que si a todo, y “hasta que sean viejitos”. Lógicamente tenían que hablar de Toni. Claudia le ha confesado que Toni le gusta, físicamente y de todas las maneras, y que no ha hecho nada porque está él, pero si no hubiera existido, otro gallo cantaría. Pero parece ser que Claudia ha tenido claro en todo momento que estaba enamorada. así que esta hoguera final solo podía acabar de una manera: juntos y de la mano.

Jesús y Marina abandonan solos con un cruce de reproches

Tercera hoguera, tal vez una de las más esperadas de la edición ya que ha sido otra de las parejas protagonistas por excelencia sin duda. Jesús y Marina. Marina ha llegado despampanante con un vestido y lo primero que ha hecho es quejarse de no tener ni “un simple abrazo”. Me gusta Marina, pero creo que también es lógico que Jesús después de todo, al verse por primera vez, no quiera o no le salga darle ni dos besos ni un abrazo ni nada en absoluto. Y a partir de ahí reproches y más reproches por parte de ambos. Ella pide perdón por haberle fallado, pero tiene claro que no se arrepiente y que está muy orgullosa de cómo es y de lo que ha hecho (me apasiona la seguridad de Marina) y él intentando que ella se sintiera mal constantemente al ver las imágenes… Risas nerviosas y reproches. Pero ha llegado el momento de decidir como querían irse. Y por un momento, se han derrumbado ambos. Porque son cinco años y era imposible que hubiera tanta frialdad y tanto odio. Porque aunque ella lo tenga claro, y el esté enfadado, una vez se vuelve a unir las miradas debes de recordar todo: buenos momentos, canciones, risas etc. Marina le ha mirado a los ojos y no ha podido ser más acertada: “gracias por todo, te he querido mucho, eres un chico maravilloso, pero un chico que no tiene nada que ver conmigo“. Creo que esa frase es la clave. Jesús se va solo, y menos mal. Y Marina, sorprendentemente, también, sola. Sin Isaac. Aunque está convencida de que se buscaran fuera porque lo que han sentido es de verdad y tienen una conexión espectacular.

La imagen de Hugo y Lara, el colofón que todos estabamos esperando

Y acabamos con la cuarta hoguera, una que no podía acabar de otra manera dado su recorrido: Hugo y Lara. Hugo no podía estar más nervioso y en cuanto ha tenido a su amada delante se la ha comido a besos y abrazos. Y aunque durante la hoguera Lara ha intentado hacerse la dura al ver algunos vídeos, como no había nada que ver, se le escapaba la sonrisa nerviosa de lo orgullosa, contenta y tranquila que estaba al ver a Hugo. Han visto juntos las imágenes de Hugo llorando y pensándola, y se le caía la baba. Además de alegrarse de que haya sufrido un poquito, cosa que ya le estaba bien también. Hugo no ha podido parar de cogerla, besarla y decirle cuanto la quiere. Qué bonito que al menos alguien se haya dado cuenta de lo enamorado que está en este programa. Y como no podía ser de otra manera, se van entre risas, abrazos, besos y con planes de boda, hijos, caravanas y cabras. ¡Qué viva el amor, por favor!

Pero cuando todo parecía bonito llega el cebo del reencuentro y nos deja un poco en shock. Lucía asegurando que en el vuelo de vuelta se besó con Manuel, porque él suplicaba volver. Y parece ser que Fiama no sabía nada (o sí). Jesús y Marina echándose en cara que el otro ha querido volver, y con Isaac como invitado que no sabemos si significara que si o que no. Hugo y Lara sentados juntos, pero hablando de malos momentos y el drama máximo… Raúl y Claudia, sentados por separado. Escuchamos como Raúl asegura que lleva llorando cinco meses… y de repente… está Tony por ahí. Y parece ser que ha pasado algo. Que estrés, qué tensión y qué ganas. Por suerte, solo nos quedan unas horas para salir de dudas. Aunque os hago una confesión final… algo me dice por varios stories de varios concursantes, que ya me sé cómo acaba el final de estos cuentos. Ahí lo dejo.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD