PUBLICIDAD
El blog de Alejandra CastellóOpiniónRealitys y programas

Volantazo en ‘La Isla de las Tentaciones’ con un romance que rompe los esquemas y su primera noche de sexo

La Isla De Las Tentaciones Gala 6

Crónica de la gala 6 de ‘La Isla de Las Tentaciones 3’ que vivió la hoguera de confrontación entre Lola y Diego con imprevisible final, y el acercamiento de Lucía e Isaac.

Qué gustazo una vez más de La Isla de las Tentaciones, y al término de su gala 6 nos dejan con la boca abierta con el cebo más inesperado de todo lo que podía pasar en la isla. ¿Será un montaje de imágenes del programa muy bien buscadas o realmente está pasando lo que nos ha parecido ver que está pasando? Definitivamente este reality no deja de sorprendernos.

PUBLICIDAD

Pero empecemos por el principio. Nos quedamos con un “trío” en la cama de Lucía. Carlos, durmió con ellas, Lola se puso en medio, y mientras Lucía medio dormía, ellos tuvieron tocamientos. ¿Cómo ha sido la mañana siguiente de ese momento incómodo, sobre todo para alguna? Pues por parte de Lucía, decepción con su amiga, que ha dejado que pase eso en la misma cama, estando ella presente y además con el único chico que ella ha tenido un mínimo de tonteo y de feeling.

Mientras tanto, Carlos se lo ha explicado a un par de personas y Lola lo ha negado todo. Dejando a Carlos de mentiroso y mintiendo también a sus compañeras. Después de negarlo por activa y por pasiva, no ha tenido más remedio, para callar los rumores y los cotilleos, que contar la verdad. Y nos ha dejado ver una Lola un tanto lianta… partiendo de la base de que ya no la entendemos, dejas a Simone llorando, porque quieres luchar por Diego, tu novio, porque aseguras que lo amas, lloras, desesperas, y esa misma noche acabas tocándote debajo de las sábanas con un tentador con el que ni siquiera habíamos visto ni un miserable tonteo. Ella misma admite que no sabe lo que le está pasando, que no entiende sus actos, que no controla… que está perdida… quien nos iba a decir en aquella primera gala, que Lola, y no Marina, iba a ser la gran protagonista de esta edición.

PUBLICIDAD

Hemos podido ver dos hogueras completas, aunque no hemos tenido tanta suerte con la hoguera de confrontación, que nos la han dejado bien arriba y con una tensión e intriga maravillosas.

De la hoguera de los chicos, destaco a un Jesús que me causa un rechazo absoluto. Ve unas imágenes de Lucía de fiesta, donde la pobre lo único que hace, como hemos podido hacer todos con un mal de amores, intenta divertirse como nunca e intenta hacer ver que todo está bien, baila, se da algun pico… pero luego le da el bajón. Y llora, desesperada. Lo piensa. Y le habla. Tiembla. Y el señorito, no tiene otra reacción que la de decir que ella no está tan mal y que está haciendo lo mismo que él. ¿Lo mismo? ¿Pero estamos locos? Dice que él se ha liado con chicas y que ella también con chicos. Cuando se ve claramente que ella solo está jugando, como una adolescente, con cuatro picos e intentado sobrevivir al dolor que le ha causado. ¿Y se atreve a decir que lo mismo? No se puede ser más cara dura, de verdad.

PUBLICIDAD

Hugo no ha tenido imágenes, y se preocupa. Aunque quiere confiar. Qué bonito es. Aunque también digo que, a estas alturas, en una tercera edición, ya sabes perfectamente que no hay imágenes significa que no hay nada. Menudo es el programa, si hay algo, por mínimo que sea, no dudes que lo pondrán.

Raúl, se ha derrumbado. Ha visto un feeling entre Tony y Claudia que le parece peligroso. Lo que no sabe es que Claudia lo tiene siempre en la cabeza a él. Pero está tan enamorado, tiene tanto miedo y creo que ve tanta infidelidad a su alrededor que se emociona pensando en lo peor. Le he oído decir una frase que me parece preciosa: “Yo siempre le digo a ella que se va a comer el mundo, y que yo quiero estar ahí para verlo“. Qué bonito. Ojalá, tanto ellos como la pareja de Hugo y Lara salgan de la isla juntos y fortalecidos.

Y por último Diego. Sigue viendo imágenes de Lola, una Lola arrepentida, pensando en él y cerrando todo lo empezado con Simone. Él, emocionado también, y cuando creemos que todo va a explotar porque le van a poner las imágenes con Carlos… él dice sorprendentemente, que no quiere ver más imágenes de Lola destrozada y que quiere una hoguera de confrontación para arreglar las cosas. Y efectivamente, no ve nada más. Dios mío… que este señor va a la hoguera a arreglar las cosas sin saber que lo peor no lo ha visto.

La hoguera de las chicas, una Lucía destrozada, temblando y pidiendo ir con su madre, y decidiendo no ver más imágenes, porque ya solo le hacen daño y ya se ve lo que hay: Manuel y Fiama pegados todo el día con las hormonas alteradas.

Claudia un poco derrotada al ver a Raúl inseguro y pensando que la relación se puede acabar y una Lara con un cambio maravilloso. Menudo giro le ha dado a su relación y a su paso por el reality. Ella no se puede quejar de Hugo, pero me daba mucho rechazo como cuando veía imágenes y no pasaba nada, era muy cruel con él, dejándolo de crío, de energúmeno… cuando todos los demás veíamos todo lo contrario. Pero parece que alguien está aprendiendo en el reality y que esa es Lara. Asegura que ahora ve las imágenes de Hugo y todo está bien, porque ella también juega y baila con sus tentadores y no pasa nada. Así que todo está bien. Bravo, Lara.

Del final incierto de Lola y Diego en su hoguera de confrontación al tonteo entre Lucía e Isaac

Y Lola, bueno Lola ha visto las imágenes de Diego, besándose con Carla y cree que su relación está acabada. Lo que no sabe es que todo está a punto de explotar, ya que su novio ha pedido una hoguera de confrontación que no dejara indiferente a nadie. Cuando Sandra se la propone, Lola duda de si ir o no ir. O lo que es lo mismo afrontar o no afrontar la situación. Finalmente, Lola aparece en la hoguera. Menos mal.

Y qué situación más incómoda. Ella llega pensando que él lo ha visto todo y que ni le va a tocar. Y él, que no ha visto nada de lo importante, va con la idea de arreglarlo todo, pensando que ella, lo último que ha hecho es llorar por él, y no tocarse con Carlos debajo de las sábanas. El primer reencuentro es precioso. Diego se levanta, la abraza y le dice que la quiere. La besa. Ella lo acepta, pero no entiende nada. Él le dice que ya lo ha visto todo y que no pasa nada (no cariño, no lo has visto todo). Minutos después Lola se da cuenta que Diego no ha visto lo peor. “He hechos cosas mucho peores”… La cara de Diego se desencaja. Y aquí nos quedamos. Más en alto imposible.

¿Qué pasará ahora entre Lola y Diego? ¿Diego seguirá perdonando? ¿Sabiendo esto, decidirá que la relación se termine definitivamente al sentirse más que traicionado y decepcionado? La verdad es que no puedo imaginar por donde saldrán estos dos y cómo acabará esta relación.

Pero por si esto fuera poca emoción para la siguiente gala, atención a la bomba que nos tienen preparada. El avance de la próxima entrega nos adelantó la primera noche de sexo de una pareja, ¿y el tonteo entre Lucía e Isaac? Si, Isaac, el de Marina. Sí, no entiendo nada. Pero si Marina e Isaac están increíbles. ¿¿¿Un tonteo… y con Lucía??? Vemos imágenes en la piscina, tonteando, jugando, Lucía hablando de estar cachonda e Isaac confesando que está cansada de “ella”. ¿De quién, de Marina? ¿Pero qué ha pasado? ¿Cómo pueden cambiar tanto las cosas en cuatro días? ¿Y cómo estará Marina si eso es cierto? Me cuesta tanto pensar en Lucía haciendo algo así… lo que está claro es que no voy a poner la mano en el fuego, porque si algo nos ha enseñado este reality es que todo, absolutamente todo, puede pasar.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD