PUBLICIDAD
AudienciasOpiniónPortada

La crítica de la semana: El extraño viaje de Nuria Roca

Nuria Roca

ANÁLISIS | Semana del 8 al 14 de febrero de 2021

La estabilidad en televisión es un miraje, y de ello sabe un rato la presentadora Nuria Roca. Después de presentar grandes formatos como ‘Waku Waku’, ‘La isla de los famosos’ o ‘Factor X’ nada hacía presagiar que la valenciana abandonaría la primera línea de combate. Pero así fue, y durante un tiempo poco o nada supimos de Nuria.

PUBLICIDAD

Aunque su viaje por el mundo de la tele no terminó aquí.  La presentadora volvía a tomar los mandos de un programa de televisión en 2021 después de sustituir con éxito a Pablo Motos en ‘El Hormiguero’, y de viajar de la mano de Esty Quesada en ‘Road Trip’. Pero nada ni nadie tiene asegurado el cielo en televisión, ni siquiera una de las sonrisas más hipnotizantes de la pequeña pantalla.

Antes de ‘El Hormiguero‘, lo último que habíamos visto de Nuria Roca como presentadora titular fue un programa de citas en Cuatro, que no duró ni un mes, y un magazine matutino en TV3 que se vio devorado por el procés en 2017. No corrían buenos tiempos para la valenciana, tras años conquistando espectadores al frente de programas de éxito, se veía despedida de malas maneras por parte de la televisión pública catalana. La politización del momento terminó con un fichaje que sumaba algo de carisma a TV3, pero también acabó con años viendo a Nuria al frente de formatos televisivos.

PUBLICIDAD

En 2018, Pablo Motos, que si algo tiene es vista para el talento, fichó a la presentadora como colaboradora puntual de su parque infantil. Nuria aportaba algo de feminidad e inteligencia a un campo de nabos, pero siempre desde la subordinación que se le presupone a un colaborador. Hasta que el Covid mandó a Motos a su casa, y sabiamente pensaron que ella era la mejor sustituta. Roca cumplió con nota, manteniendo las audiencias del programa y quitándole algo de caspa al formato.

Durante su sustitución brillo por su naturalidad. Humildad, por encima de todo, sin dejar de gobernar un gran show con toda la maestría que da la experiencia de años rondando por todas las cadenas. A estos talentos se le suma que Nuria tiene una belleza tremendamente televisiva. Sí, hablar del físico es muy superficial, pero la imagen en televisión es tan importante… Y es innegable que la cara de Nuria Roca es un imán para el espectador.

PUBLICIDAD

Pero más allá de su  al frente de las hormigas, también podemos ver actualmente a la valenciana de ruta por España al lado de “la Pringada” y Carmina Barrios. La segunda temporada de ‘Road Trip’, algo más guionizada que la primera,  nos permite ver a la presentadora en una faceta más personal. Otra vez vuelve a demostar sus habilidades comunicativas, pero en este caso involucrando parte de su intimidad.

Esta segunda ruta pierde algo de frescura respecto al primer viaje que emprendieron Nuria y Esty Quesada por los EEUU.  Era mucho más apetecible esa primera aventura en la que veíamos el contraste constante entre dos mujeres diametralmente opuestas. La normativa y la estrafalaria, dos mundos que chocaban pero que lograban entenderse haciendo cómplice a la audiencia de su relación. De aplomo de Roca a la siempre irreverente Pringada, dos formas de comunicar a la que uno caía rendido cuando se quitaban el corsé del guión.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD