PUBLICIDAD
El blog de Alejandra CastellóOpiniónPortadaRealitys y programas

Gala 3 de ‘La Isla de las Tentaciones 3’: Una doble infidelidad que hace sucumbir a otra pareja

La Isla de las Tentaciones gala 3

Crónica de la gala 3 de ‘La Isla de Las Tentaciones 3’ que vivió una doble indifelidad por parte de uno de los concursantes menos esperados

Poco me imaginaba cuando ha empezado la gala 3 de ‘La Isla de las Tentaciones 3‘, que iba a acabar como ha acabado. Me he quedado impactada, alucinada, con la boca abierta. Poco me lo esperaba, y muero por ver las consecuencias que tendrá lo que ha pasado. Pero empecemos por el principio.

PUBLICIDAD

Nos quedamos con la reacción de Diego. La reacción al ver algo que poco esperaba, como su novia Lola, de tres años, tontea con un italiano, Simone, a los dos días de entrar en el reality. Y llora y da a entender muy claramente, que, si no lo deja con Diego, es porque no quiere perder al perro que tienen en común. Con la frialdad que le caracteriza, Diego, como todos nosotros, ha alucinado y lo ha dejado muy claro: el perro está a su nombre y si pasa algo se queda con él. Y no reconoce a esta “chavala”. Se siente engañado y cabreado, pero al mismo tiempo, contento de haberse dado cuenta de lo que tenía al lado.

Nos quedaba por ver, en su totalidad, la hoguera de las chicas. De repente, todas me ha caído mal. Las que ya han fallado, intentando buscar excusas para justificar lo que hacen con actitudes, inexistentes, de ellos. Y las que nos ven nada, porque no han hecho nada, indignándose por tonterías. Porque hasta ahora, y recalco, hasta ahora, ellos se habían portado estupendamente, respetando y manteniendo distancias.

PUBLICIDAD

Marina, que recordemos que ya ha caído en la tentación, de manera descarada, con Isaac, ha sido la primera en ver las imágenes de Jesús. Y parece que no es tan paradito ni tan tontito como ella creía. No ha hecho nada, más que tener un par de comentarios obscenos, machistas y desagradables. Pero poco más. Pero ya le ha servido a Marina para justificar que ella ha hecho poco y que ahora va a hacer muchísimo más. Es alucinante como se ve la paja en el ojo ajeno, pero es incapaz de ver lo que está haciendo ella, que descaradamente es muchísimo peor.

Otra igual ha sido Lola, que ya había confesado que esperaba ver a Diego conectando y tonteando con alguien, para ella sentirse mejor con lo que está haciendo con Simone. ¿Y qué ha visto de Diego? Absolutamente nada, pero como Marina, ha intentado a hacerse la ofendida máxima, para justificar sus acciones.

PUBLICIDAD

Lara, que decepción. Me ha causada un rechazo increíble. Después de ver el buen comportamiento de Hugo, y como se emocionaba pensando en ella, en cuanto la quería, en plantearse boda e hijos… Después de que todos suspiráramos con él, a Lara le ponen unas imágenes donde no pasa absolutamente nada y ella reacciona de una manera surrealista. Lo peor que ve de Hugo, y os aseguro que no exagero, es que el primer día él se sentaba en el sofá entre las chicas o que en una fiesta bailaba bachata. Nada más. Su reacción es desproporcionada y hasta sus caras me producían, como he dicho, un rechazo absoluto. “Me da asco”; “Ahora no quiero estar con Hugo”. ¿Pero esta chica… estamos bien? Ahora creo que Hugo merece a alguien mejor.

Quiero dejar claro, que entiendo que, en este caso, o en otros, las chicas, como Lara, pueden estar muy quemadas y desconfiadas porque los chicos les han fallado y mucho, en repetidas ocasiones. Y ahora saltan a la primera. Pero su actitud no es lógica y al espectador, sin haber vivido el pasado, eso le enfada.

Mientras Lucía, la manita relajá, histérica, nerviosa, y muy graciosa, durante toda la hoguera. Temblando y llorando por los novios de las demás, y asegurando sin parar “que el suyo es peor”. Luego las imágenes no han sido para nada, fiesta y poco más, pero ella, como siempre con los nervios a flor de piel. Poco puede imaginar la que se le viene encima, pobrecita mia.

Volvemos a las villas respectivas y nos presentar a los nuevos tentadores VIP. Rubén y Fiama, ambos de la primera edición, que entran muy resabiados y sabiendo muy mucho como actuar. Rubén ya se una cita con Lara nada más llegar y Fiama no se queda atrás.

Y después de unas buenas hogueras, llegan las buenas fiestas. En la villa de las chicas, ellas disfrazadas de princesas preparadas para pasarlo bien, pero no sabía que la noche se iba a torcer.

En la villa de los chicos, todo se ha desatado. Ha llegado Fiama, dándolo todo, y más de uno, como Diego, está dolido por lo que ha visto de su novia y se va a dejar llevar. El calentamiento empieza con el famoso y típico juego de “Verdad o atrevimiento”. Un beso en el cuello a Diego, un lametón en el brazo que da Manuel, otro beso en los labios de Diego a una rubia tentadora… y claro, la alarma de las tentaciones en la villa de las chicas a punto de fundirse, sin dejar de sonar cada dos minutos. Y ellas histéricas. Una más que otras. Pero podéis imaginar a Lucía, temblando, y Lola llorando, porque sabe que algo está haciendo Diego por venganza por lo que ha visto en los vídeos.

Podía imaginarme que Jesús, después de ver que Marina estaba en otra, aprovechara y se lanzara con alguien. Incluso entendí o podía esperarme también lo de Diego, el juego, los besos… Con lo que ha visto, era previsible. Lo que no me podía esperar era lo que íbamos a ver.

Una doble infidelidad para rematar una impactante gala

Manuel, al llegar de la hoguera confesó que estaba super enamorado de Lucía, su chica, que es un pedazo de mujer y qué pena haberle fallado en el pasado y haber tenido que entrar aquí a ponerse a prueba. Que la quiere, y ojalá haberse dado cuenta antes y no haber entrado al reality. Qué bonito, ¿verdad? Por eso es más impactante lo que hace apenas unas horas después.

Manuel, empieza a hablar con Fiama, y la mezcla del alcohol y la calentura, hace que, en un momento, se la lleva detrás de unas columnas y la empieza a besar a lo grande. Sin dudas, sin titubeos, sin pensar. Pero no acaba aquí la cosa. Cuando acaba de pasárselo bien con Fiama, vuelve a salir a la otra estancia de la casa, se encuentra con Estefany, una tentadora con la que tiene muy buen feeling, y también se acaban besando tranquilamente.

¿Estamos locos? Mi boca no podía estar más abierta. Solo podía pensar… pobre Lucía, pobre Lucía. Se va a morir cuando vea esto. ¡¡¡¡Con dos, con dos!!!! Y con cero remordimientos. Dios mío… nos quedamos aquí. Jesús pegándole la bronca, muy bien pegada, por haber hecho lo que ha hecho, pero Manuel todavía estaba en otra y ni habla, solo lo abraza y se va tan tranquilo a dormir.

Nos quedamos aquí, por todo lo alto y sin dar crédito a este final. ¿Cómo se levantará Manuel al día siguiente sabiendo lo que ha hecho con lo mucho que dice que la quiere y lo preocupado que estaba por no fallarle? ¿Y cómo reaccionará Lucía cuando vea estas imágenes? ¿Se quedará destrozada? ¿Saldrá corriendo a lo Melyssa o Christofer? Supongo que ahora mismo toda España está igual, suplicando que vuelva a ser jueves cuanto antes.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD