PUBLICIDAD
OpiniónPortada

Lo que esconde el fichaje de Ana Obregón para las Campanadas de TVE

La elección de Ana Obregón supone dar voz a miles de familias que han sufrido la pérdida de un ser querido en un fatídico año que nos ha cambiado la vida. Desgranamos el significado de su emotivo fichaje.

2020 no será recordado como un gran año. Miles de familias en nuestro país han vivido en primera persona lo que es contagiarse del virus que nos ha cambiado nuestras costumbres, nuestras vivencias, todo. Y lo que es peor, un altísimo número de seres queridos nos han dejado a causa de una pandemia que se instauró en España allá por el mes de marzo y que nueve meses después sigue latente. Todos somos conscientes de lo que estamos viviendo, y de una manera o de otra, la Covid-19 nos ha tocado de cerca.

PUBLICIDAD

Televisivamente, la pandemia del coronavirus ha trastocado planes de llegada de nuevos formatos, han modificado las medidas de seguridad en muchos equipos de trabajo, y ha dicho adiós al público en algún que otro programa. En muchas redacciones hemos afrontado bajas de compañeros, se ha visto como otros debían cambiar su mesa por el teletrabajo desde casa, y en el peor de los casos, se ha tenido que hacer cuarentena preventiva para evitar males mayores.

Desgraciadamente la Covid-19 no es la única enfermedad protagonista en 2020. Cientos de personas siguen sufriendo dolencias y patologías graves que necesitan asistencia médica en una sanidad saturada por la pandemia. La persona que escribe estas líneas lo ha vivido en su familia este mismo año, con la pérdida de la figura de mi abuela por el maldito cáncer; una enfermedad con la que a través de esta introducción llego a la figura de una persona que merece un reconocimiento especial por lo que representa: Ana Obregón, una madre coraje que no se separó de su hijo Aless Lequio hasta el día de su fallecimiento tras meses de tratamientos.

PUBLICIDAD

Ana Obregón representa el dolor y la emotividad en su año más duro

Me emociona despedir este año tan difícil para España y para mi”, decía Obregón en su perfil de Instagram tras anunciarse la noticia. Una frase con un significado explosivo que miles de familias en nuestro país sentirán estás fechas navideñas, sin los seres queridos que tanto por una pandemia inesperada como por las diversas enfermedades que nos acompañan en el día a día, nos han dicho adiós, pero no hasta siempre.

Tanto Ana Obregón como Alessandro Lequio tuvieron que despedir a su hijo en los peores momentos de la pandemia, en la soledad de unos tanatorios con la prohibición de no más de 15 personas. Pero mucha gente a través de las redes sociales y la televisión, empatizaron con ellos mostrando mensajes de cariño y ánimo. Por esa razón, por lo vivido, Obregón representa la emotividad de un año complicado.

PUBLICIDAD

“Este año las campanadas resonarán en la eternidad”, y tanto que sí Ana. El 31 de Diciembre ha sido de siempre una noche familiar, de fiesta, pero en esta ocasión para millones de personas será totalmente diferente. Todos hemos vivido algún caso cercano, y la empatía, el recuerdo y el dolor harán mella en muchos de nosotros. Una noche que servirá de cierre perfecto para olvidar, como si fuera un punto de inflexión, todos esos momentos duros que nos ha traído 2020. Ojalá 2021 venga dispuesto a no defraudar ¡Te estamos esperando con ganas!.

El reconocimiento a una profesional dispuesta a todo

Ana Obregón es y ha sido una de la profesionales con más recorrido en la historia de TVE, con infinidad de proyectos televisivos como ‘¡Qué apostamos!’, ‘Caliente’ o ‘Sábado Sensacional‘, y míticas series como la recordada ‘Ana y Los 7′, ‘Hostal Royal Manzanares’ o ‘A las Once en casa’, entre muchos otros formatos. Incluso participó como concursante es dos de las grandes apuestas de la cadena pública como ‘¡Mira quien baila!’ y ‘Masterchef Celebrity’, este último en la época en la que Aless recibía los tratamientos contra el cáncer que sufría.

En definitiva, una meteórica carrera que en su año más duro y emotivo, ha servido para que RTVE le regale su noche más mágica y especial para despedir a su ángel como se merece, desde el Balcón de la Puerta del Sol que tan bien conoce y desde el que se tomó las uvas en 1994 junto a Joaquín Prat y hasta 2004 de la mano de su gran amigo Ramón García.

En esta ocasión, Ana Obregón contará con la compañía de Anne Igartiburu para despedir 2020. No hay mejor elección para dejar atrás este annus horribilis para todos, representando perfectamente el sentimiento generalizado de los españoles que vean el próximo 31 de Diciembre las Campanadas en la cadena pública: Emoción por los que nos han dejado, valentía por lo vivido, y esperanza por lo que nos queda por superar.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD