PUBLICIDAD
El blog de Alejandra CastellóOpiniónRealitys y programas

Del “golfa” al cinismo con Dubái: Los ataques de ansiedad de Tom y Samira que dinamitan ‘La Casa Fuerte’

tom la casa fuerte

Crónica de la gala 5 de ‘La Casa Fuerte 2’: Del inesperado ataque de ansiedad de Tom Brusse en directo al cebamiento con Samira por sus viajes a Dubái.

Llegada la gala 5 de La Casa Fuerte hay algo en este reality, y no sé decir exactamente que es, puede que los concursantes, que lo hacen constante y exageradamente superficial y hace que no acabemos de profundizar en ninguna de sus tramas. Echo de menos las historias típicas de Gran Hermano, donde había confesiones, tramas de verdad, y de vez en cuando, alguna tontería. En ‘La casa fuerte’ es tontería tras tontería… nada va en serio, y eso hace que no sea un reality de categoría o de engancharse de verdad. El robo de la cafetera o como ordeñar las vacas, son aquí los grandes problemas. Así que me falta, me falta mucho. Puede que sea por los concursantes o por la dinámica de este reality… pero lo que está claro es que falla algo. Y no deja de ser un reality de segunda que no siempre tengo ganas de ver.

PUBLICIDAD

Marta y Cristini vuelven a acusar a Samira de sospechosos trabajos y viajes a Dubái

Marta y Albert han ganado la primera prueba, y todo gracias a Albert, porque Marta no ha cogido ni un solo billete de los que tenía que coger. Y han decidido llevarse al asalto, de manera previsible, a Samira y Pavón. Entre algún insulto y algún ataque de soberbia. No se han decantado por el dinero, ya que son los que tienen menos dinero en la caja fuerte, y los que tenían más eran Isa Pi y Asraf, si no por venganza y odio que es lo que sienten estas dos recíprocamente. Tal vez yo estoy algo negativa, pero la bronca de Marta y Samira, que es de lo más interesante sin duda de lo que está pasando, que si Dubái para arriba o Dubái para abajo, me está pareciendo flojo. No por la intensidad, que le ponen mucha, sino porque me resulta poco interesante. Supongo que sí, que esa es la expresión, no sé porque, pero todo acaba siendo poco interesante.

Marta pide perdón por las formas, pero asegura que se puso así en la discusión porque le tocaron a la familia. Parece ser, para que nos vayamos enterando, que Samira le propuso algo a Marta en su momento fuera de la casa (seguro en Dubái, porque todo pasa allí, parece) y ella creyó que era para una cosa y en realidad era para otra. Vamos, que una se pensaba que era un viaje de amigas (o algo así) y será un viaje relacionado con chicas acompañantes, prostitución o algo parecido. Le dan vueltas y vueltas al tema, pero parece que va por ahí. Marta asegura que, si dice un par de cosas de Samira, ella se quedará fatal, pero que no lo va a hacer (ahora resulta que es buena persona y todo). Samira lo niega todo, está harta de insinuaciones con maldad, y asegura que ella se va a Dubái, como se va a Miami, como se va a Alicante.

PUBLICIDAD

Cristini, la que faltaba en esta fiesta, se pone del lado de Marta, y asegura que hay mucho que contar, y que hay conversaciones donde se ve lo que realmente hay detrás de esos viajes. Samira, lo arregla rápido, dando su código pin de su teléfono para que lo abran y se compruebe esas conversaciones, que recalca, ya está harta. La verdad, no tengo ni idea a quien creerme, tampoco es que me importe, esto no es la trama Pantoja. Podría creerme a Marta, y puedo creerme a Samira… no me extrañaría que lo de Dubái fuera verdad, ¿pero y qué? Me refiero, Samira puede hacer lo que quiera con su vida y me parece bastante feo sacarle temas así en un programa, aunque sea insinuando, para intentar machacarla. Aunque Samira no sea santo de mi devoción, quiero recalcar.

Ataque de ansiedad de Tom Brusse para defender a Marta de un grave insulto

Durante la publicidad, ataque de ansiedad y muchas lágrimas de Tom Brusse. Si, de Tom. ¿Qué pinta Tom aquí? Os lo explico. Pavón defiende a Samira, que es su pareja de concurso. Defiende a Samira por su lucha con Marta. Pues parece ser, que, durante la publicidad, Marta ha empezado a insultar a Pavón, y Pavón ha saltado (equivocadamente, lógico) llamándole “golfa“. Y ha empezado el drama máximo de Marta ofendida y destrozada pero también de Tom, que se ha levantado como si no hubiera mañana a defenderla, y parece ser que incluso le ha dado un ataque de ansiedad. Él ha explicado el porqué; al salir de la isla, tanto él como Sandra, recibían muchos mensajes insultándolos con palabras como golfos por lo que habían hecho en La isla de las tentaciones, y parece ser que el hecho de que se lo hayan llamado a Marta, le ha hecho saltar. E insisto, con ataque de ansiedad incluido porque le duele que le llamen así.

PUBLICIDAD

Aunque me parece que Pavón ha estado más que desacertado, no puedo dejar de asombrarme por este nuevo Tom que ahora va de sensible y defensor de una mujer, pero no le importó hacer daño a otra persona sin muchos miramientos hace apenas unos meses. No hemos visto el momento entero, parece que nos dejan lo más fuerte para el domingo que viene. Unas imágenes, aseguran, muy desagradables, donde algunos como Isa Pi y Asraf han tenido que levantarse para “ayudar” a Tom.

El duelo lo han ganado Samira y Pavón, no me lo esperaba, pero para qué engañaros, me ha encantado ver la reacción, en shock, de Marta Peñate, que ya se vea restregándolo a Samira y se ha quedado con las ganas.

Quiero acabar con una reflexión de Violeta Mangriñán, desde el plató, que no me puede parecer más acertada; Nos ponemos, y se ponen en la casa las manos en la cabeza porque Pavón ha llamado “golfa” (insisto, más que desafortunado) a Marta, y todos salen a defenderle y a criticarlo sin piedad y se asombran de “lo fuerte” de lo que le ha dicho. ¿Y no nos ponemos, ni se ponen, las manos a la cabeza porque llevan dos semanas insinuando y debatiendo sobre si Samira es o no prostituta? ¿No es igual de grave? ¿No es cínico ponernos las manos a la cabeza por una cosa y no por la otra? Ninguna es santo de mi devoción, ni empatizo con ellas especialmente, tampoco con Pavón, pero me parece muy hipócrita saltar por una cosa y no por la otra, cuando me parece igual o más grave.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD