PUBLICIDAD
Realitys y programas

“Me iba llorando”: Alonso Caparrós destapa todas las perrerías de Terelu Campos en el trabajo

Alonso Caparrós ha estallado en ‘Sálvame’ y ha destapado la imagen de Terelu Campos como compañera de trabajo.

“Me he sentido muchas ocasiones humillado por Terelu Campos y llegó a amenazarme”. Bajo ese contundente titular, Alonso Caparrós se ha mostrado a pecho descubierto en la tarde de este jueves en ‘Sálvame’ y ha desmitificado la imagen de Terelu como compañera de trabajo. Hay que destacar que hace muchos años trabajaron juntos.

PUBLICIDAD

En una profunda conversación con Jorge Javier Vázquez fuera del plato se ha sincerado ya ha contado cómo era la relación detrás de las cámaras y como compañera de trabajo. Asegura que le trataba con superioridad, con desprecio y desdén, que le chantajeba, que le insultaba en algunas ocasiones.

En ese sentido, le llamaba “tonto”, tal y como ha confesado, a la mínima de cambio cuando se cometía algún error. Una situación que a veces se convertía en insostenible para Caparrós y por la que se iba en innumerables veces llorando a casa. “Me iba llorando a casa”, desvela.

PUBLICIDAD

“El rol de poder lo seguía manteniendo fuera del programa. En un plató los gritos hasta cierto punto vale pero claro, el trato era el grito y una frasecita final, me hacía sentir pequeño”, ha continuado. Además, Alonso cree que Terelu ha abusado del cobijo de su madre: “Muchísimo, debería haberse desvinculado antes de su madre y haber probado suerte en otro sitio”.

Lo peor es que un día Terelu pronunció una frase que esconde una amenaza u que fue por una estupidez, según Alonso. No obstante, el colaborador de ‘Sálvame’ ha preferido no dar más detalles y profundizar en ella. Jorge Javier lo ha intentado y le ha dicho si esa frase era similar a “cuando pueda te doy la puntilla”.

PUBLICIDAD

Así, Alonso ha guardado silencio y se ha mantenido ambiguo. Y es que considera que esa situación también se produjo en el pasado. Le amenazaron tanto Terelu como Carmen sobre su continuidad en el trabajo. Una conversación polémica, que abre un cisma, que ha concluido así: “Me he prometido no odiar jamás ni ser vengativo. En mí no hay ni revancha ni ánimo de venganza”.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD