PUBLICIDAD
AudienciasPortada

La crítica de la semana: El arte de saber vender

ANÁLISIS | Semana del 19 al 25 de octubre de 2020

Muchas veces el valor de un regalo reside más en el envoltorio que en el propio contenido. Lo mismo sucede en televisión; saber vender el producto puede suponer, ya de por sí, un entretenimiento para la audiencia.

PUBLICIDAD

Iker Jiménez es el gran maestro del marketing televisivo. Su capacidad para dar credibilidad a lo imposible lo convierten en un vende motos titulado. Da igual si se trata de un gotelé en forma de Jesucristo resucitado o de una doctora China con teorías conspiranoides sobe el Covid, Iker consigue que el espectador se trague todo lo que le vende sin cuestionarse la veracidad del relato. Da igual la verdad o la mentira mientras la historia que te está contando sea entretenida.

El jueves el ‘Informe Covid’ de Telecinco se convertía en el programa de entretenimiento más visto del día al alcanzar un estupendo 18,3% de share. La nave del misterio de Iker Jiménez congregaba a casi tres millones de espectadores con las declaraciones de la viróloga Li-Meng Ya. Un testimonio de dudosa credibilidad que afirmaba la voluntariedad de un laboratorio chino de propagar el coronavirus.

PUBLICIDAD

En este momento en el que todos necesitamos culpables para asumir nuestra irresponsabilidad colectiva, que aparezca una doctora y ponga el foco en unos científicos chinos se convierte en un caramelo para la audiencia.  Todo ello contextualizado de maravilla por el programa para generar una sensación de misterio que dotaba de verosimilitud al relato: reiterar que era una mujer exiliada perseguida por los dirigentes de su país, rotular en pantalla que se encontraba en una ubicación secreta y afirmar que sus declaraciones eran una exclusiva mundial.

El testimonio del personaje estaba tan bien armado estéticamente que daba igual si el contenido era vacío. La expectación generada y la ejecución del programa le daban la sensación al espectador de estar asistiendo a la revelación de un secreto de alcance mundial. Durante una hora Iker Jiménez le dio a su audiencia el entretenimiento que esperaba. Algunos se creyeron a la doctora china,  otros no, pero todos estuvieron pegados al televisor pasando el tiempo con una fantasía científica.

PUBLICIDAD

Y es que en ocasiones el arte de saber vender el pescado se convierte por si solo en el contenido principal de un formato. Es lo que intuyo que puede pasar con ‘Mask Singer’ en Antena 3. Todo el mundo pendiente de quién se esconderá detrás del disfraz, pero una vez revelados los famosos ocultos, ¿qué pasará? Poco o nada importa mientras nos mantengamos atentos a la pantalla.

La estrategia que está siguiendo la cadena con la promoción del programa es para quitarse el sombrero. El viernes le dedicaban un especial de ‘Equipo de investigación’ para seguir alimentando el misterio, con Gloria Serra autoparodiándose como vendedora de humo. Gracias a la expectación generada ya está todo el mundo haciendo quinielas sobre las identidades de los protagonistas, y todavía no ha empezado el concurso. Nos prometen grandes nombres y después quizás aparezcan Arévalo y Malena Gracia, pero de momento ya estamos entretenidos con el intríngulis de la revelación del secreto. Y esta también es una forma de hacer televisión.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD