PUBLICIDAD
EntrevistasPortada

Olivia Molina: “En ‘La Valla’ hay muchos ingredientes que sí hemos vivido”

Entrevistamos a Olivia Molina, protagonista de ‘La Valla’, antes del estreno en abierto de la serie en Antena 3 este jueves, 10 de septiembre.

Antena 3 ha llegado a septiembre con las pilas puestas. Dos de sus grandes apuestas de la temporada aterrizan esta segunda semana de septiembre: ‘La Valla’, la serie distópica que se estrenó el pasado mes de enero en exclusiva en AtresPlayer Premium y ‘La Voz’, la segunda edición del talent de adultos presentada por Eva González.

PUBLICIDAD

Entre ensayo y ensayo del estreno de la versión teatral de ‘Perfectos Desconocidos’ en el teatro Olympia de Valencia, Olivia Molina atiende a El Televisero en una entrevista exprés donde nos presenta las claves de su nuevo proyecto de ficción ‘La Valla’, que protagoniza junto a Unax Ugalde, y nos confirma si estará en el esperado reencuentro de ‘Física o química’.

¿En qué consiste ‘La Valla’?

PUBLICIDAD

Olivia Molina: Estrenamos después de un recorrido diferente de estreno. Primero se estrenó en AtresPlayer Premium, con lo cual ya hemos tenido un poquito de feedback de cómo funciona la serie, aunque luego siempre está la expectación de cómo se va a recibir en abierto.

‘La Valla’ es una distopía, una serie anclada en una España de 2045 en un mundo diferente, dividido por eventos muy traumáticos como una Tercera Guerra Mundial, un colapso medioambiental que llevaba a que las poblaciones se gestionen y vivan de maneras diferentes. Por ejemplo, en contacto con la escasez de recursos básicos como el agua, la luz, los alimentos… Aparición de enfermedades nuevas, de virus, que crean una sensación de miedo generalizado. 

PUBLICIDAD

Con estos ingredientes se instaura un régimen dictatorial que gobierna estas sociedades. En concreto Madrid, la ciudad se divide en dos: en el sector uno están los privilegiados y en el sector dos están los trabajadores, la gente de a pie. Es una historia de una familia que transita entre ambos lados y que trata de restablecer lo que ellos consideran que es justo, una convivencia justa e igualitaria. 

¿Crees que los acontecimientos de la serie pueden llegar a impactar menos después de este loco 2020 que estamos viviendo? ¿O justamente lo contrario? 

O. M.: La verdad que yo creo que estamos inmersos, realmente estamos empezando a vivir esta nueva realidad ahora. Hasta ahora ha sido un shock brutal y un miedo, una incertidumbre y un caos bastante inusual… Y ahora mismo estamos empezando a retomar la vida. Empiezan los colegios, empezamos muchos a trabajar, se abre el sector cultural… Muchos otros sí que han estado trabajando desde casa y no han parado, pero muchos otros sectores en nuestro país son presenciales, como el nuestro, y estamos empezando ahora a retomar la vida.

Es importante recordar que pueden pasar grandes cosas incontrolables y en cierto modo es nuestra actitud la que muestra la diferencia. Una actitud de seguir adelante, de ser resilientes y aprender de lo pasado para poder cambiar ciertas conductas.

¿Crees que de haberse emitido esta serie durante los meses que estuvimos encerrados, hubiese podido provocar miedo a la sociedad? ¿Cómo crees que hubiera reaccionado la audiencia?

O. M.: Pues puede ser, la verdad es que no sé porque decidieron posponer el estreno, supongo que algo de esto habría y otros temas que se me escapan como actriz pero que tienen que ver con decisiones de cadena… Pero supongo que son decisiones muy premeditadas y en este caso acertadas, porque creo que es una temática fuerte y ahora sí que tenemos esa pequeña distancia para poder reflexionar sobre lo que nos está pasando. Hasta ahora creo que estábamos demasiado inmersos y con muchas preocupaciones muy grandes a nuestro alrededor. Ahora no es que no estén, solamente que ya estamos viviendo las consecuencias de esta pandemia. 

Yo creo que es un buen momento de estreno, también la temática es importante. El hecho de reflexionar sobre hasta dónde estamos dispuestos a ceder en nombre de un bien común, cuántas libertades, derechos… cuál es el límite. Nosotros porque estamos en un arco democrático pero claro, si no fuera así, cuál sería el límite. 

Una reflexión que me parece súper interesante como espectadora e intérprete es esta sensación de que hay “ciudadanos de primera y de segunda”. Personas que tienen privilegios, que se creen “superiores” frente a otros, como puede ser la xenofobia, el racismo… O que pueden decir a quién está bien amar o no… Ese tipo de sentimiento de superioridad me parece muy interesante, también se cuenta en la serie.

«Es casi una distopía “retro”, es decir, había muchos ingredientes que sí que hemos vivido, sobre todo en España» 

Estamos acostumbrados a ver series de época, en el pasado… ¿Te ha sido complicado trabajar en una época imaginaria, en ese futuro distópico?

O. M.: Fíjate, era súper interesante esto porque sí que está la libertad creativa de estar creando unos personajes que no existen, que están en un mundo que ni siquiera existe, que los guionistas han decidido. Es un mundo que da mucha libertad interpretativa porque nosotros nos imaginamos cómo caminaban los personajes en ese ambiente nuevo… Pero sí que es verdad que es casi una distopía “retro”, es decir, había muchos ingredientes que sí que hemos vivido, sobre todo en España. 

Hay generaciones que han perdido la guerra (en la serie) y en la posguerra han vivido un retroceso de la tecnología, una vuelta a la cartilla de racionamiento, los toques de queda, la posibilidad de elegir el oficio que tú quieras, desapariciones en las familias dependiendo del trabajo que ejercías… Todo eso era un trabajo muy de investigación, de ver cómo había sido vivir eso en primera persona, mezclado con el ingrediente de la distopía. Ha sido un trabajo curioso mezclar esos mundos tan distintos y a la vez hacerlos reales.

¿Cómo ha sido trabajar por primera vez con tu madre, Ángela Molina, en una serie y el reencuentro con Unax Ugalde tras ‘Bajo Sospecha’?

O. M.: Con mi madre ya hemos trabajado en teatro, en cine, eventos… Al final, llevas una vida entera dedicada a esta profesión, hemos tenido muchas oportunidades de encontrarnos. Pero es verdad que en este momento nos hemos encontrado desde un sitio muy bonito, más maduro, también era una historia muy potente, que nos apetecía mucho contar a las dos. Con personajes fuertes, con un bagaje distinto al que estoy acostumbrada a contar. 

Lo he disfrutado muchísimo, ya no solo por el tiempo que he pasado con ella en este largo proceso de 7 meses de rodaje, que hacía mucho que no nos veíamos tanto, sino luego también poder disfrutar de ella como intérprete y poder aprender de ella, de toda su trayectoria que tiene, que merece un respeto brutal. Al final es una vida entera dedicada a esto, con lo bueno y lo malo.

Con Unax ya habíamos tenido la suerte de trabajar en ‘Bajo Sospecha’ con Bambú Producciones, disfruté mucho. En esta serie ha sido un trabajo mano a mano, hemos estado juntos el 95% de las escenas y de los días. También queríamos crear una relación madura en el sentido de que no son dos adolescentes que se encuentran y se enamoran, son dos adultos con vidas ya hechas a los que la situación los ha colocado el tener que atravesar juntos la pericia de encontrar a su hija. Se encuentran casi a su pesar, es casi “bueno, ojalá no tuviéramos que vérnoslas en esto pero esto es lo que hay, en cierto modo somos familia y tenemos que tirar juntos”. Ha sido muy interesante crearlo junto a él, es un actor muy generoso, meticuloso y hemos hecho un buen equipo yo creo.

¿Cómo ha sido el proceso de trabajar a dos personajes distintos pero parecidos? Ya que interpretas a dos gemelas…

O. M.: Me hubiera gustado explotarlo un poco más porque, no sé si esto es un spoiler o no pero bueno la serie ya está estrenada en AtresPlayer, una de las hermanas muere al principio. Sí que es verdad que Julia, que es el personaje que realmente interpreto, nace con esta condición y es que una parte de ella, alguien que es su alma gemela que es su hermana idéntica, desaparece al principio.

Era más trabajar esa ausencia, la ausencia de alguien que te completa, de alguien con la que casi te identificas que muere y tú te tienes que hacer pasar por ella para sobrevivir. Era más ese complejo mundo que había que crear, más que crear a dos personajes muy diferentes porque realmente uno de los personajes salía muy poquito. Es crear a una mujer a la que le falta su otro yo y encima decir que eres ella, con todo el dolor que conlleva. Era un reto… ¡Ahí es ná! (risas)

Ahora te vamos a ver en ‘La Valla’ pero también te hemos visto en ‘Física o química’, ‘Luna’, ‘Bajo Sospecha’, ‘Amar es para siempre’… Llevas más de una década participando en ficciones de Atresmedia, ¿agradecida con el grupo, no?

O. M.: Es verdad, ahora que lo dices sí. El otro día en la rueda de prensa del FesTVal de Vitoria, que fue en los estudios de Antena 3, también me lo dijeron: “llevas casi todo tu mundo adulto trabajando con ellos”. Estoy súper agradecida, siempre me he sentido parte de sus selecciones, me he sentido muy cuidada y con proyectos bonitos. Las grandes cosas que he hecho, los proyectos importantes de mi vida, los he hecho con ellos así que estaré siempre súper agradecida y vamos que voy creciendo ahí al final.

Ya que estamos hablando de proyectos pasados, la pregunta es obligada: ¿vas a estar en el reencuentro de ‘Física o química’?

O. M.: No, no voy a estar (risas). No estaré pero sí lo veré y lo disfrutaré.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD