PUBLICIDAD
AudienciasOpiniónPortada

La crítica de la semana: La gran conquista de Antena 3

ANÁLISIS | Semana del 31 de agosto al 6 de setiembre de 2020

El verano más soporífero de la historia finaliza con la victoria de Antena 3 en una de las franjas más deseadas del día. Las primeras consecuencias del cambio de cadena de ‘Pasapalabra’ es están empezando a notar en este final de vacaciones.

PUBLICIDAD

El programa presentado por Roberto Leal lleva ya unos días por encima del 20% de share, llegando a superar la versión tomate de ‘Sálvame’ diario. Poco a poco el concurso ha ido ganando terreno hasta asentarse como líder de su franja. Lo que en un principio parecía otra jugada maestra de Paolo Vasile, al ampliar el magazín hasta las nueve de la noche sin resentirse en sus datos de audiencia, ahora parece la mejor oportunidad de Antena 3 para volver a pelear en la batalla entre cadenas.

El éxito de ‘Pasapalabra’ no solo supone una victoria en su franja de emisión, esto también impulsa la expectación por el espacio que viene a continuación. En este caso el informativo nocturno de Antena 3 se ha visto claramente beneficiado por los datos del concurso, situándose en las últimas semanas por encima del noticiero de Telecinco.

PUBLICIDAD

No es una hazaña menor que el canal de Atresmedia haya arrebatado el liderazgo a su principal competidor en uno de los tramos más cotizados del día. La ventaja de Telecinco por encima de Antena 3 sigue siendo indiscutible, pero la falta de ambición por parte de Mediaset durante este verano está pasando factura. Y la cosa ya viene de antes.

Dejar escapar ‘Pasapalabra’ por pura tacañería fue uno de los grandes errores de Vasile. Y no pensar en un recambio que satisficiera a su público denota una falta de previsión importante. El concurso presentado por Christian Gálvez era en la parrilla de Telecinco lo que una canción de Raphael en la celebración de una boda, un hit para tener contentos a los invitados más sénior y dejar respirar al público del empache de reggaetón. Un programa familiar líder de audiencia que ofrecía la posibilidad a la cadena de acercarse a un público más desconectado del universo Pantoja.

PUBLICIDAD

‘Sálvame’ sigue siendo el formato más rentable de la última década pero no se puede pretender que de su jugo se alimente eternamente toda la cadena.  O mejor dicho, todo Mediaset. Con cuatro horas diarias era suficiente, el programa mantenía su frescura y esa sensación de imprevisibilidad constante. Ahora la versión limón y naranja parecen solo un cebo de lo que se verá en ‘Sálvame tomate.’ Todo se guarda para al final y cuando este llega está todo tan pautado que el programa pierde su efecto sorpresa. Los temas se van repitiendo durante toda la tarde y uno tiene la sensación que con ver un ratito ya es suficiente.

Telecinco debe empezar a pensar en un concurso o  un revulsivo que lo vuelva a posicionar entre público familiar a esa horas del día. Y dejar respirar a Jorge Javier y a los suyos durante una hora dándole un poco de mimo a ‘Sálvame’ tras años tirando de él para salvar cualquier papeleta. El verano termina con buen sabor de boca para Antena 3. La batalla vespertina se salda con victoria a su favor y todavía falta la vuelta de Pablo Motos y sus hormigas.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD