PUBLICIDAD
Actualidad

Jorge Javier confiesa su adicción más insospechada con Jiménez Losantos: “Me da apuro reconocerlo”

Jorge Javier Vázquez reconoce haberse enganchado a las tertulias de Federico Jiménez Losantos y admite que le da pudor contarlo.

Pese a estar por completo en las antípodas ideológicamente hablando, parece que Jorge Javier Vázquez ha estrechado algunas simpatías con el periodista y locutor Federico Jiménez Losantos. En más de una ocasión, el radiofónico ha sido mencionado por colaboradores como Kiko Hernández en el programa ‘Sálvame‘ y siempre con elogios.

PUBLICIDAD

Esta vez, Jorge Javier, a través de su blog en la revista ‘Lecturas‘, ha reconocido algo que le cuesta pudor admitir públicamente tal y como ha confesado. Y es que pasa sus horas muertas escuchando a Losantos. No el programa de radio, sino algunas intervenciones en distintas situaciones.

Afirma que le entretiene escucharle e incluso va más allá. Asegura que siente que hay algo que les une y que les hace idénticos: que los dos no escuchan al contrario y que se creen poseedores de la verdad absoluta.

PUBLICIDAD

“He de confesar –y me cuesta hacerlo– que últimamente me he enganchado a algo que me da hasta un poco de apuro reconocerlo en público. Allá voy. Me paso horas muertas escuchando a Federico Jiménez Losantos. No el programa de Federico en esRadio, no. A Federico”, insiste.

“Me sobran absolutamente todos sus colaboradores. No los necesita. Jiménez Losantos es capaz de llenarte cuatro horas diarias de radio –o siete, o doce– sin despeinarse. Escuchar a Federico me entretiene porque es como ponerte al día de las cosas que pasan en el país que vivimos los dos, pero que yo no reconozco”, continúa.

PUBLICIDAD

Además, opina del papel del locutor en los medios. “Losantos es una explosiva mezcla de Nostradamus, el polígrafo de Conchita y esa anciana zumbada que por las noches reparte espinas de pescado a los gatos. Me ha puesto muy bien y muy mal y lo entiendo porque somos iguales: no escuchamos”, dice.

“Y nos cabreamos cuando alguien piensa distinto porque creemos que poseemos la verdad absoluta. Y por eso yo no me podría nunca enfadar con él porque, cuando habla de mí, es como si hablara de otra persona”, concluye su alegato más inesperado.

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD