PUBLICIDAD
Actualidad

El enfado de Sonsoles Ónega en ‘Ya es mediodía’ en la conexión de un reportero con los Reyes

Sonsoles Ónega se ha molestado durante la conexión en ‘Ya es mediodía’ que captaba la llegada de los Reyes a Soria.

Momento de tensión en ‘Ya es mediodía‘ cuando se producía la conexión con Soria con motivo de la llegada de los Reyes Felipe y Leticia. El programa de Sonsoles Ónega conectaba en directo con Marc Calderó, el reportero que se había trasladado a la ciudad castellano leonesa para realizar la cobertura.

PUBLICIDAD

Hay que destacar que la monarquía está en el punto de mira en estos días. Si los Reyes ya levantan expectación allá por donde van, ahora, con las «inquietantes» informaciones que está saliendo a la luz sobre el emérito Juan Carlos, el foco mediático es mayor incluso. Pero en el momento de esa llegada, tenía lugar el enfado de Sonsoles.

Tal y como narraba el reportero, había cientos de personas agolpadas y, por supuesto, periodistas y fotógrafos de diversos medios, incluso internacionales, para captar el instante de la llegada y alzarse con la oportunidad de formular alguna pregunta relacionada con el chaparrón mediático en torno a su padre Juan Carlos.

PUBLICIDAD

No obstante, como suele ocurrir con cada aparición, los escoltas de los Reyes no han dejado acercarse y les han protegido de cualquier pregunta. La actuación de esos escoltas a veces ha estado en entredicho e incluso provocó, lo recordarán, el enfado de Joaquín Prat en directo en ‘Cuatro al Día’.

Ahora, ha sido Sonsoles. No precisamente por la seguridad, sino por un compañero de prensa que se interponía en el objetivo de la cámara del programa de Telecinco y dificultaba grabar el ‘paseíllo’ de Felipe y Letizia. Por ello, advertía a Marc. «No vemos nada con ese hombre tapando el objetivo. Después de años de profesión en la calle, no entiendo estas cosas, en fin», decía.

PUBLICIDAD

Entre tanto, el reportero destinado a hacer la cobertura trataba de pedir que se apartara y narrar como podía cómo estaba siendo esa llegada. Pero pronto «el hombre de la camisa» volvía a interponerse. «Y dale con el hombre de la camisa, trae que le voy a decir dos cosas«, advertía al final con algo de humor.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD