PUBLICIDAD
ActualidadPortadaSeries

‘El Ministerio del Tiempo’ 4×05: Nunca cambies la historia

carolina

El capítulo de ciencia ficción nos recuerda una de las principales premisas de los viajes en el tiempo: no cambies el pasado (aviso, contiene spoilers).

En numerosas series y películas de viajes en el tiempo hemos podido ver los peligros que entraña cambiar el pasado: desde provocar un bucle espacio temporal hasta impedir tu propio nacimiento. Esta idea también se ha explorado en varios capítulos de ‘El Ministerio del Tiempo‘, como en el aplaudido capítulo de cierre de su tercera temporada en el que el Ministerio se transformó en una agencia de viajes en el tiempo.

PUBLICIDAD

En el capítulo de esta semana, la serie abandona su estructura episódica histórica de misión-época y se centra en las propias tramas de sus personajes. Pacino rompe la regla fundamental de los viajes en el tiempo con tal de salvar a Lola Mendieta, ¿lo conseguirá sin que haya consecuencias?

Pacino McFly

Un simple café con laxante desemboca todo un efecto mariposa que acaba con la vida de prácticamente todo el Ministerio, menos de una incombustible Angustias (nunca mejor dicho). Pacino intenta, hasta en tres ocasiones, cambiar el pasado con resultados muy dispares.

PUBLICIDAD

Primero, consigue que Lola no vaya a la misión en la que es raptada y, a cambio, sus dos compañeros Julián y Alonso mueren. En el segundo intento, estos dos personajes rejuvenecen por culpa del Anacronópete y vuelven al aspecto de su infancia, dando lugar a uno de los mejores momentos de toda la serie (y con un Nacho Fresneda de joven interpretado por su propio hijo Jan Fresneda). Una sorpresa mayúscula de unos guionistas que nos siguen demostrando que todavía pueden sacarle jugo a todas las mecánicas y narrativas que ofrecen los viajes en el tiempo.

Por último, Pacino va directamente a impedir que Díaz Bueno construya el Anacronópete secuestrándole a la salida del centro sanitario donde estaba encerrado. Pero el personaje de Francesc Orella tiene un as en la manga para poder destruir el Ministerio en cualquier momento: una de sus empresas había sido la encargada de la mudanza del Ministerio y consiguió colar una máquina de café con una bomba que podría hacer estallar cuando fuese necesario y que, finalmente, acaba haciendo ante los ojos de Pacino y Carolina.

PUBLICIDAD

La buena de Carolina que conocimos en anteriores capítulos va siguiendo a Pacino a lo largo de todos sus saltos temporales por orden de Irene, que nota extraño a Pacino desde el secuestro de Lola. El personaje de Manuela Vellés transmite mucha empatía en el espectador, un personaje fracasado, que no para de meter la pata, pero que está intentando encontrar su hueco en una nueva época y en trabajo de lo más extraordinario. Su encuentro con la otra Carolina, con homenaje a Psicosis de Hitchcock incluido, ayudó a ganarse el cariño de los ministéricos con una escena de lo más entrañable.

Al final del capítulo Carolina se convierte en el reflejo del espectador, al decirle claramente a Pacino que debe de dejar de intentar cambiar el tiempo, aunque le duela y lo esté haciendo por amor.

El Anacronópete

El zaragozano Enrique Gaspar y Rimbau creó en 1881 la primera máquina del tiempo de la literatura universal: el Anacronópete. Una aparato volador que es capaz de retroceder 480 años en el tiempo en un día de viaje y en la que es necesario beber un poco de fluido García para no ganar o perder años, en función de la época a la que se viaje. Y es que parece que en el terreno de la ficción los españoles siempre hemos sido los pioneros en lo de querer manejar el tiempo a nuestro antojo, ya sea a través de puertas o máquinas voladoras.

Tal fue la sorpresa que produjo la aparición de este extraño invento en los minutos finales del anterior capítulo, que apenas 24 horas después el libro ya figuraba como lo segundo más vendido de ciencia ficción en Amazon (¡por encima de Harry Potter!).

El Ministerio del Guiño

Pese a la dificultad de escribir el hashtag de esta semana, los ministéricos han vuelto a compartir sus impresiones tuiteando con #MdTAnacronópete, un capítulo que ha sembrado más debate al haber abandonado su vertiente histórica y por apostar más por la ciencia ficción:

En el próximo capítulo veremos al jefe del Ministerio del Tiempo, Salvador viajando a través del tiempo en una extraña misión que oculta a varios de sus compañeros, ¿de qué se tratará?

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD