PUBLICIDAD
El blog de Alejandra CastellóOpinión

Claves para entender lo que pasa con José Antonio Avilés y su desaparición en televisión

El blog de Alejandra Castelló. La última gran mentira de José Antonio Avilés, al descubierto.

Hace unos días me planteaba escribir una crónica sobre si José Antonio Avilés debía o no seguir en televisión. Si era ético, si era lógico. Me planteaba si era una persona enferma o un caradura, después de los últimos acontecimientos, lo tengo más claro que nunca.

PUBLICIDAD

Cuando Avilés entró en ‘Supervivientes 2020‘ apenas lo conocíamos, tres meses después se ha vuelto la estrella (estrellada) del programa. Hemos conocido a un chico joven con una vida totalmente inventada, con más mentiras que verdades, con tramas surrealistas a su alrededor, estafas, deudas y un ego que no entra por la puerta de Mediaset. Ni siquiera era periodista, cosa de la que presumía a los cuatro vientos. Ni sabía hablar inglés, aunque había estudiado, según él, en el extranjero. Una vida de mentiras que calló en pedazos y lo convirtieron en el nuevo Pequeño Nicolás de Telecinco. Me ha llegado hasta a dar miedo la capacidad tan increíble de inventarse, de engañar y volver a liar de un chico tan joven. Y es incapaz de parar. Ya que incluso en las entrevistas finales con Jorge, donde ya todo estaba encima de la mesa, en la misma noche se llegaba a contradecir y volvía a mentir sin pudor.

Algunos pueden pensar que cuando todo esto se destapó, Avilés se quedó hundido. Para nada. Él está encantado, y de eso no tengo ninguna duda. Ha conseguido lo que siempre buscaba; ser personaje, ser perseguido por las cámaras, los ‘paparazzis’, que se hable de él. Creo que el susto le duró dos horas, poco más. Luego me lo imagino sonriendo en su habitación y frotándose las manos.

PUBLICIDAD

Uno de los grandes problemas de José Antonio Avilés, por no decir el que más, es su familia. Lo lógico en unos padres que ven que su hijo tiene semejante vida de mentiras y estafas, es que lo cojan de la mano (tiene 23 años, aunque tampoco sabemos si eso es verdad) y que lo saquen de este mundo lo antes posible y lo lleven a que lo trate un especialista. Que le pongan los pies en la tierra, que le ayuden… no que le empujen y lo justifiquen. Eso es lo que ha hecho su familia. Cuando todo salió a la luz yo me imaginaba una madre hundida, estupefacta, casi traumatizada por ver la persona que era en realidad su hijo… para mi gran sorpresa, a los dos días estaba negociando juntos la entrada a un nuevo reality como pareja. Madre e hijo. Ahí entendí muchas cosas. Todo vale. Demasiado gusto por la tele, demasiadas ganas de fama.

Pero Avilés tenía que volver a España y la gran pregunta era: ¿Volverá Jose Antonio a trabajar en un programa de televisión? Todos entendíamos que un paseo por los platós (al menos seguro por el de su programa, ‘Viva la vida’) se iba a hacer, ya que era una entrevista muy jugosa y Telecinco no lo iba a dejar escapar. Sus entrevistas siempre me han causada mucho rechazo. Nunca asume del todo su responsabilidad, siempre es culpa de terceros, del bullying del colegio, de ser homosexual, de una necesidad de escapar. Si todo el mundo que pasara por estos malos momentos en etapas de su vida se pusiera a estafar al personal…

PUBLICIDAD

“Avilés tiene una capacidad increíble para liar, dar la vuelta, no contestar. Y eso es a lo que ha jugado en todas sus apariciones”.

Pero después de sus entrevistas… ¿Se iba a sentar Avilés como si nada en un plató a seguir trabajando como colaborador? Pues parece que sí. Asombroso, surrealista, pero sí. Así parece que lo decidió la dirección del programa ‘Viva la vida’. ¿Pero qué credibilidad tiene Avilés trabajando? Para mí ninguna. Ya no me puedo creer ninguna de las informaciones que me dé, absolutamente nada. Porque ya me he creído muchas cosas y ninguna fue verdad. Y aunque me contara la exclusiva más absurda, la pondría en duda. ¿Le vale la pena al programa tener a alguien así? Pero atención spoiler, esto no acaba aquí.

Pese a la indignación de muchos, este señor seguía teniendo su puesto de trabajo. Al fin y al cabo, es una decisión de la dirección, que nos puede parecer más o menos ética o más o menos acertada, pero es respetable. Así que Avilés tenía la oportunidad de su vida. Es decir, la cadena, el programa, después de descubrir que les has mentido a ellos y a toda España, que no eres periodista, que te inventas hasta el número de DNI, que tu vida es una farsa, que has estafado a gente, que has llegado a poner el nombre de Diana Quer como justificación para algunos trámites, que has matado a tu abuela tres veces para no pagar… aún con todo esto, el programa te da una oportunidad y sigues conservando tu puesto. Yo no he visto nada igual. Últimamente lo hemos visto llorando asegurando que la situación le superaba, ¿que no puede ver la televisión, que tiembla viendo lo que dicen de él… qué pena? No. Pues atención porque su ego, le ha podido, y la ha vuelto a fastidiar.

En uno de los últimos programas de ‘Viva la vida‘, Emma García (que ha tenido más paciencia que un santo con este señor) le preguntaba si se planteaba o si estaba negociando ir a ‘Sábado Deluxe’. La respuesta de Avilés era tajante y clara: Absolutamente no, él no iría a un programa así. No irá bajo ningún concepto.

View this post on Instagram

Que VIVA LA VIDA…

A post shared by Aviles (@jose_antonio_aviles) on

Pues esa misma noche de sábado (y como si de una película de ciencia ficción se tratara) la directora del Deluxe hace pública una conversación con Avilés que cambiará el rumbo de todo. En esta conversación, Avilés le dice que tiene muchas ganas de ir, que lo quiere contar todo en el Deluxe, pero que no se lo diga a nadie. Que negocien condiciones, y que incluso puede traer a su madre para que haya más juego. La voz, sin lugar a dudas, era la de una persona totalmente encantada y con unas ganas de ir a ese plató increíbles.

La cara que se nos quedó a todos, os la podéis imaginar. Al día siguiente, acudió de nuevo a su programa con una justificación: “Yo le decía eso a la directora, hacía ver que negociaba, pero al final no hubiera ido”. ¿Estamos locos? Es que no hay por donde pillarlo. Ni siquiera las justificaciones tienen ya el mínimo sentido. De verdad que pienso que es digno de estudio. Y no soy una experta para saber si es un enfermo o no, pero sinceramente creo que lo de caradura no se lo quita nadie.

Minutos después de esta nueva pillada, Avilés aseguraba que dejaba la televisión y se iba para curarse. ¿Nos lo creemos? Absolutamente no. Seguimos un poco más.

Antes de acabar, aún podemos rizar el rizo un poco más. Varios personajes de la cadena, aseguran que esto es un montaje/mentira más de José Antonio. Y llegados a estas alturas, yo ya me lo creo todo. Al parecer, Avilés se va hacer un trasplante de pelo estos días, con lo que entre las heridas y la hinchazón no podría aparecer en televisión. Por lo que habría creado esta salida (supongo que no solo el, si no con la ayuda de su programa que estaría advertido) para poder hacerse la intervención, pasar el tiempo en casa y luego ya tendría programada y pensada su vuelta vendiéndonos, supongo, que es un hombre nuevo curado y sin mentiras.

Entonces, ¿veremos dentro de unos meses a Avilés de nuevo por los platós, asegurando que está curado y con una mata de pelo nueva? ¿Creerán que esto nos va a colar a los espectadores? ¿Realmente es tan retorcido este hombre como parece y puede llegar a este nivel? Yo estoy segura que Avilés no ha hecho nada más que empezar y lo volveremos a ver breve. Quiero arriesgarme y creo que volverá con un par de intervenciones en su plató para explica su “falsa recuperación” y luego estará en un nuevo reality. Sólo o con su madre.

José Antonio Avilés es uno de los personajes más surrealistas que yo he visto en televisión (y mira que hemos tenido a Maite Galdeano cantando las papelas del camión). La capacidad de engaño de este chico no deja de sorprenderme. ¿Cuál será el próximo capítulo?

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD