PUBLICIDAD
Especial

Ana Obregón y los 7 programas y series por los que la queremos

‘Mírame’, los secretos de la tele: De ‘¿Qué apostamos?’ a su propio reality en ‘Algo pasa con Ana’.

Sólo hay una mujer en España que lo puede hacer todo, esa mujer es Ana Obregón. Es una de las socialités que no deja indiferente a nadie y que ha regalado a la televisión una historia llena de momentazos. Su personalidad traspasa la pequeña pantalla: disparatada, única, divertida.

PUBLICIDAD

Actriz, presentadora e incluso protagonista de su propio reality. No hay niño o mayor que no haya visto algún programa o serie de la trayectoria de Ana. Son muchos, pero en ‘Mírame‘ recordamos los siete programas y series por los que queremos a Ana.

¿Qué apostamos? (1993-1998)

Los viernes noche antes de que se hicieran sitio programas como ¿Dónde estás corazón?  o La última cena, hubo un programa en TVE que reunía cada noche a niños y adultos frente a la televisión. ¿Qué apostamos? fue la consolidación de las carreras de Ramón García y Ana Obregón, además de convertirlos en una de las parejas televisivas con más química.

PUBLICIDAD

En cada programa nos mostraban cuatro retos que los concursantes debían intentar superar. Todos eran pruebas muy variadas que tenían diferentes niveles de complejidad. Antes de ello, al plató acudían famosos del panorama nacional e internacional que debían apostar una cantidad de dinero a favor o en contra de si los concursantes iban a conseguir completar cada reto. Fué mítico el momento en el que pudimos ver a Cher llegar a los estudios del programa.

Ana Obregón consiguió ganarse el favor del público gracias a su naturalidad y torpeza con multiples caídas que producían las carcajadas del público. Sus duchas en el programa se hicieron famosas porque al final de cada noche si se conseguía el reto el famoso que había apostado se salvaba de la ducha, pero si no…alguien debía pagar por ello e introducirse en la ducha con la ropa puesta. Allí estaba nuestra Ana, poniendo excusas a la voz en off del programa para librarse de acabar empapada.

PUBLICIDAD

Tras años de éxito, se sustituyó a Ana por la que sería una de sus enemigas más íntimas -Antonia Dell’Atte- en 1998. Esto supuso una bajada de espectadores que propició la finalización del programa. Durante el año 2008, la Forta trató de recuperarlo sin éxito con la presentación de Carlos Lozano y Rocío Madrid.

Hostal Royal Manzanares (1996-1997)

Hostal Royal Manzanares llegó en 1996 a las pantallas de TVE gracias al éxito en televisión de las obras de teatro de Lina Morgan. Hoy día no hay series como esta, se realizaba como cualquier obra de teatro: con público en directo, todo escenarios fijos y sin parar ante los fallos de los actores o ataques de risa lo que hacía que la serie fuese mucho más natural y las risas contagiosas.

Tenía un enorme elenco de actores, pero la estrella indiscutible era Lina Morgan que interpretaba a Reme. Esta era una mujer que dejaba el pueblo, debido a las deudas que tenía con muchos de sus paisanos, y llegaba a Madrid con su padre para alojarse en el hostal de su tía Asunción. Ana no dejó indiferente a nadie. Tuvo su propio papel protagonista en la serie interpretando a la simpática Sonsy, una prostituta de buen corazón que dejó sus servicios para casarse.

A las once en casa (1998-1999)

A las once en casa fue una comedia familiar que trajo tramas atípicas para la ficción de la época en las que primaba el humor. Llegó para hacerse hueco después de grandes éxitos patrios como Médico de familia o Farmacia de Guardia y la formula funcionó. La serie estuvo en antena durante dos temporadas y entre sus protagonistas contaba con un jóven Antonio Resines, Carmen Maura que daba sus primeros pasos como actriz de televisión y Ana en pleno auge de su carrera.

La ficción contaba las vivencias de una familia disfuncional encabezada por Ángel (Resines), un hombre que se acababa de separar y trataba de rehacer su vida con su segunda mujer, Paula (Ana). En todo esto siempre estaba por medio su ex, Olga (Maura), que siempre hacía acto de presencia en los momentos menos oportunos.

Esta ficción unió a Ana y Lidia San José que después se reecontrarían en Ala…Dina y Paquita Salas. Además de madre e hija en la ficción, la complicidad superó las pantallas y San José ha contado años después que cuando tenía problemas con alguna frase, Ana le preguntaba “¿cómo querrías decirla?” y al entrar en plató decía “le he cambiado a Lidia esta frase y mejor que la diga así, que me gusta más”.

El patito feo (2000)

El patito feo fue el programa espectáculo con el que Ana Obregón inauguró el comienzo de los 2000 en Antena 3 junto a Adam Martín como copresentador. En el programa, unos 15 participantes viven un cambio de imagen, que buscaban ellos mismos o alguno de sus familiares para pasar de patitos feos a cisnes.

Como buen programa de comienzo del milenio, entre cambio y cambio, Ana bailaba, cantaba, hacía sketches o viajaba para hacer entrevistas. El formato no fué un éxito de audiencias, pero sí dejó entrever el olfato televisivo de la Obregón. En 2015 llegaría Cámbiame a Telecinco un programa muy parecido al presentado por Ana que daría muchas alegrías a la cadena de Fuencarral.

Ana y los 7 (2002-2005)

La idea original de la serie fue de la propia Ana que también fue la protagonista principal. La serie narraba la historia de una bailarina de club de striptease que de un día para otro se convierte en niñera de siete niños ricos que viven en una mansión junto a su padre viudo Fernando (Roberto Álvarez) que tras muchos giros de guión, y Alexia la mala malísima interpretada por Silvia Marsó que intentaba quedarse con el amor y el dinero de Fernando, se acaba enamorando de Ana.

El proyecto se mantuvo en antena durante cinco temporadas y tres años en parrilla. Su éxito de audiencia fue tal que logró duplicar las audiencias de un fenómeno sociológico como Gran Hermano de Telecinco. El último capítulo se despidió reventando audímetros con un 35% de share y perdurando como una de las series de más éxito de la televisión española.

En 2020, la serie aún sigue batiendo récord. El enlace nupcial entre los protagonistas de la serie, Ana y Fernando, es el cuarto vídeo más visto del archivo audiovisual de TVE. Sólo por detrás de vídeos como: el asalto al congreso del 23F, El Quijote o la muerte de Ayrton Senna. Con razón la llamaban Ana y los 7 millones de espectadores.

Algo pasa con Ana (2016)

En 2016, Ana se reinventó con su propio reality para DKISS. Algo pasa con Ana siguió el día a día de una de las celebritis más populares de la farándula cañi. En el programa la actriz nos abría las puertas de su casa acompañada por su círculo más cercano, su hijo Álex, su mejor amigo Ra, su perro Luna o su expareja Alessandro Lecquio.

El reality desveló detalles de la vida de Ana que nunca se habían visto como muchos rincones de su casa, pudimos ver a Ana en un sex-shop, haciendo su típico posado de verano las piscinas del parque Warner o cocinando con poco éxito la paella que hizo a Spielberg. Además se produjo uno de los momentos más esperados por los fans de la Obregón, el reencuentro con todos los niños de Ana y los 7. Sin duda Ana demostró que no se le escapa ningún género.

BONUS: De Masterchef al Equipo A

Para repasar toda la trayectoria televisiva de Ana deberíamos dedicarle más de un artículo. Se hizo las américas participando en un episodio del Equipo A e hizo una paella al mismísimo Spielberg, se atrevió a estrenar su versión española de Sexo en Nueva York con Ellas y el sexo débil, nos enseñó sus dotes de baile como concursante de ¡Mira quién baila! y cocinó como pudo en los fogones de Masterchef Celebrity. Sin duda, queremos que Ana siga apareciendo en nuestros televisores.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD