PUBLICIDAD
El coco de Alejandra CastellóOpiniónPortada

Gala 13 de ‘Supervivientes’: ¿Nos engañó Avilés desde un salvoconducto en España?

‘El coco de Alejandra Castelló’: Crónica de la gala 13 de ‘Supervivientes 2020’.

Después de la gran y surrealista noche de Avilés tienen que pasar muchas cosas en la gala 13 de ‘Supervivientes 2020‘ para poder estar a la altura. Aún le doy vueltas a las declaraciones de José Antonio Avilés y no doy crédito a lo que vivimos y lo que descubrimos de este personaje. Creo que tenemos Falcón Avilés para rato.

PUBLICIDAD

Este jueves se ha recibido a los concursantes ya expulsados en plató. Y hay algo que no he entendido. Los concursantes vienen de tres en tres, por el tema del coronavirus. Los juntan y vuelven en un avión. Hoy ha vuelto Nyno (que casi no recordaba su existencia) y también ha vuelto a Yiya. Pero no entiendo algo. Yiya salió una semana después que Avilés, y ayer teníamos a Jose Antonio en Honduras y hoy a Yiya en España? No entiendo nada. ¿Por qué no ha vuelto él? ¿Realmente lo han dejado ahí? ¿Ayer la conexión era realmente desde Honduras o ya estaba en España? Empiezo a sospechar que Avilés estaba en un hotel de la Castellana.

¿Nos la han colado con Avilés cuando realmente está ya en España?

Me cuesta creer, aunque a lo mejor sí, pero no le encuentro el sentido, que con lo que les cuesta traer de vuelta a los concursantes, hayan traído a estos dos, y hayan dejado a Jose Antonio allí. ¿Para qué? ¿Si buscaban la conexión daba igual tenerla desde allí que desde España no? ¿Puede ser que ayer nos «colaran» los 8.000 kilómetros de distancia y en realidad estaba en la ciudad? ¿Puede que hablara en la misma casa que sus padres a los que aseguraba que en cuanto llegara a España pediría perdón? En realidad, no cambia nada de lo que pasó ayer que Avilés estuviera en un lugar o en otro, pero me parece curioso. Tal vez, solo es que conociendo el mundo Mediaset estoy alerta con todo, todo puede pasar en este grupo que me apasiona y realmente Jose Antonio estaba allí. Ojalá alguien me lo explique.

PUBLICIDAD

La gala de hoy que ya es otro mundo, tenemos una expulsión complicada. Complicada porque perdemos, sea quien sea, a un grandísimo concursante. Ivana Icardi o Jorge Pérez, dura elección. Jorge, como siempre digo, un bonito descubrimiento y la bondad personificada, cosa que a veces cuesta encontrar. Ivana, otro descubrimiento, desde luego. No la conocíamos, pero llegaba con muchas etiquetas. Ha resultado ser una grandísima superviviente, una gran líder y se ha abierto tanto como para tener una historia de amor con la persona menos esperada. Lo único que tal vez puedo reprocharle es que haya querido (o haya parecido) estirar la trama de su ruptura y el dolor del desamor. Por lo demás, un diez para los dos como concursantes. Preferiría perder a Elena antes, sinceramente.

El concursante al que la audiencia salve hoy, demostrará tener un grandísimo apoyo y posiblemente tendrá ya un pie en la final. El que creo que tiene ya un puesto asegurado, viendo como su legión le salva semana tras semana a pesar de todo, es Hugo. No estaría en mi final ideal, pero creo que después de haberse enfrentando a los más fuerte y haberse salvado continuamente, un hueco lo tiene asegurado.

PUBLICIDAD

Vamos con mi sección de aplausos a Rocío Flores. Es que la aplaudo, un día más. Sin remedio. Me gusta muchísimo. Hoy no ha dudado en defender a Ivana delante de Elena. Asegurando que Elena es «la alegría de la huerta» (véase la ironía). Y que, si no fuera por Ivana, que da caña, alegría y risas esta isla estará muerta. Sorprendentemente Hugo le ha dado la razón. Rocío no puede hablar más segura, más contundente y más coherente. Sé que muchos no quieren que gane, yo sé que como superviviente no ha sido la mejor, pero como concursante nos ha dado grandes momentazos y grandes tramas. Y yo pido para ella, como mínimo, un puesto en la final. Sin duda el dinero que ha pagado Telecinco por su participación está más que amortizado.

Y es que tocando ese tema, perdonadme, pero tiene toda la razón. ¿Qué haríamos con una isla llena de Jorges y Elenas? Ya os lo digo yo, nada. Si estuvieran solos es una isla, a lo mejor no iban ni las cámaras. Jorge me parece una maravillosa persona, pero es verdad que ambos son más bien aburridos, las cosas como son. Me ha sorprendido, y para muy bien, la actitud de Hugo posicionándose. He vuelto a ver al Hugo del principio; tajante pero educado y de ideas muy claras.

Los reproches no han cesado. Y sigo admirando a Rocío que no tiene reparo en pedir a sus compañeros que se mojen y se posicionen (a favor o en contra), pero que lo hagan. Sabiendo que la jugada podría no salirle bien. Elena ha acusado durante toda la noche a Rocío de mentirosa y de estar pensando todo el día en la final. Pues o yo veo otro concurso, o a la persona que veo menos preocupada por la final es a Rocío Flores. Creo que Elena ha disparado sin saber, sin sentido y sin razón. A veces se parece mucho a su hija, y no es un piropo.

Me gustaba mucho más la Elena a la que conocí defendiendo a su hija en los platos: tan coherente, sincera, segura… Para mi Elena ha perdido puntos en este reality. Y el que vuelve a ganar algunos esta semana, es Hugo. Algo más relajado, veo al concursante que me gustaba y me sorprendió gratamente desde el principio.

Con la expulsión de Ivana ya no podremos ver una final de mujeres

La audiencia ha decidido que debe quedarse en el concurso, Jorge. Y que por lo tanto, debe abandonarlo, Ivana. Qué pena, qué difícil y qué triste. Una de las expulsiones más bonitas que recuerdo. Todos los compañeros apenados y unas palabras preciosas de Jorge hacia la expulsada (no suele pasar, y vuelve a demostrar la bondad que le caracteriza). Ivana se va con una sonrisa, con lágrimas en las caras de todos sus compañeros y con un abrazo entrañable con Hugo, su ya ex pareja. Un abrazo de verdad, que me demuestra una vez más que todo ha sido real. Lo bueno y lo malo. Una sonrisa de tanto cariño entre los dos al despedirse que me hace desear y esperar que fuera puedan arreglar las cosas, al menos, que puedan conservar una gran amistad. Pues no se queda la alegría de la huerta, pero si una gran persona, y posiblemente, como ya he comentado antes, uno de los finalistas de esta edición.

Qué pena Ivana. Me repito, pero es que es así. Lo tenía muy difícil, era totalmente desconocida en España. Y ha llegado muy lejos. Y casi cinco veces líder. Maldito gramo de la última prueba, si no hubiera sido por ese gramo, tal vez no la estaríamos despidiendo. Se merecía posiblemente un puesto en la final. Su expulsión me ha hecho reflexionar, y tal vez me hubiera gustado ver una final de mujeres en esta edición que han sido enormes este año. Rocío, Ana María e Ivana. Ya no podrá ser. Pero hubiera sido genial. Un placer, Ivana.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD