PUBLICIDAD
El blog de Alejandra CastellóOpiniónPortada

Final ‘Supervivientes’ Gala 15: Hugo Sierra denuncia el “complot” del programa y Jorge Javier se burla

‘El coco de Alejandra Castelló’: Crónica de la gala 15 de ‘Supervivientes 2020’, primera parte de la final.

Primera final de ‘Supervivientes 2020‘. Si, primera. Porque habrá otra. Voy a confesar que yo era de las que, entre tanto lío (finales inesperados, vueltas a España precipitadas con mucha repercusión, etc..) pensaba que hoy era el día de la gran final. Pero no. Alargaremos un poco más, y tenemos lo que solemos conocer como una semifinal.

PUBLICIDAD

No tenemos ni público (eso ya es habitual y nos hemos acostumbrado) ni concursantes. Por la ley del coronavirus, los concursantes están obligados a pasar 15 días en cuarentena, por eso no les podemos tener en plató y conectan desde un hotel de Madrid. Realmente recordaremos esta edición por ser una edición lowcost que funcionó realmente bien y por todas las situaciones surrealistas que vivimos en ella porque estábamos en medio de una pandemia mundial.

Mediaset ha hecho un gran trabajo. Han conseguido un hotel, con mucho verde, donde han podido montar lo más parecido a la Palapa que realmente daba el pego a través del televisor. Les hemos visto con guantes, con mascarillas e incluso como les han hecho los test del coronavirus, que han salido todos negativos. Quedan apenas unos días, y ya comidos y con camas vemos a un grupo unido… a todos menos a Hugo Sierra.

PUBLICIDAD

Hugo ha pedido una habitación para él solo (ya que todos dormían juntos) y asegura que solo se ve con los demás a las horas de coger la comida. Sinceramente, quiero pensar que es una necesidad real de Hugo, de agobio, de claustrofobia y ansiedad real que necesita estar solo. Porque no creo que espere que, aislándose, se le vea “marginado” y sólo para que la audiencia se posiciones con él como hicieron con Adara o con Miriam Saavedra. Me decanto por la primera opción porque creo que Hugo, para lo bueno y para lo malo, es de verdad.

También nos hemos encontrado una Ana María algo traumatizada y como no podía ser de otra manera dramática e intensa, porque a su llegada al aeropuerto algún reportero le preguntó que qué le parecía que su hija se sentara en un plató. Sabiendo que ella no quería que ningún familiar lo hiciera. Puedo llegar a entender su preocupación, pero ella le pone una teatralidad y un “folklorismo” que tira para atrás. Pero repito, hay una pequeña parte que lógicamente puedo entender. La preocupación de porque si tu diste una indicación clara, un familiar, tu hija, se ha sentado en un plató. Y más si es lo primero que te dicen cuando llegas a un aeropuerto después de tres meses. Jorge Javier la ha tranquilizado desde el minuto uno, asegurando que no hay ningún conflicto ni ninguna guerra abierta, y que tan solo se le llamo porque es la hija de una finalista. Y poco más. Y la verdad es que sí, porque la entrevista ha pasado por Telecinco sin pena ni gloria.

PUBLICIDAD

El duro invento para los reencuentros post coronavirus

La puerta de los abrazos. Una magnífica manera que ha encontrado la organización para darnos una gala bien emotiva. Una puerta con un cristal transparente (una vez más medidas del coronavirus) donde los concursantes han podido reencontrarse con sus familiares. Y claro, a estas alturas, y según quien, la cosa es realmente fuerte. Jorge ha sido el primero, y a través de ese cristal ha visto a sus hijos de 8 y 6 añitos. Las frases de los niños ocurrentes, la emoción de él y por último el impactante momento de tener que abrazarlos con unas bolsas de plástico muy surrealistas. Ver esa parte de Jorge, tan humana, tan bonita, noble y ahora tan padrazo, creo que sólo han hecho que hacerle ganar puntos más que necesarios en esta recta final de concurso (pero este momento ha ocurrido después de cerrar el tele-voto, por lo tanto, no ha afectado, ni para bien ni para mal).

La peor expulsión. La que se queda a las puertas. Y es para Barranco. Qué pena, porque cualquiera de los dos, cualquiera, era maravilloso. Como personas y como supervivientes. Muy iguales. Dos descubrimientos, de verdad. Se merecían llegar juntos un poco más. Pero Albert Barranco se queda a las puertas. Y Jorge, lucha ahora si por el premio final. Menuda sorpresa de concursante. El más desconocido sin duda, y aquí lo tenemos entre los cuatro finalistas. Enorme apoyo el que tiene fuera, porque ha ido eliminando semana tras semana, a rivales realmente fuertes. Un aplauso también a su mujer que está haciendo un papel estupendo desde los platós defendiendo a su marido. Pero que enorme pena por Barranco, de verdad.

Maravilloso el reencuentro de Rocío Flores con su chico Manuel a través de la puerta de los abrazos. La chica se ha quedado totalmente en shock al ver a su novio ahí, un novio que nunca ha salido públicamente en los medios. No podía reaccionar y se le iban los ojos. Rocío se ha emocionado al agradecerle que haga esto, ya que para él no es nada fácil. A mi cada parte de Rocío que descubro, me gusta más. Como pareja, como hija, como Superviviente (aunque mucha gente no lo crea), como amiga. Coherente, amueblada, sincera, educada… para mí se merece un hueco en la final. La definitiva. Me ha gustado muchísimo una frase que le he oído decir susurrándole a su chico: “Yo ya he ganado”. Y estoy de acuerdo. Por muchas cosas.

Gloria Camila ha sido otra de los familiares visitantes. Y también me ha emocionado su reencuentro, con Ana María, su madrastra, y con su sobrina Rocío. Ana Maria ha sacado su parte más cómica, que hay que reconocer que a veces es estupenda y Rocío, ahora sí, se ha derrumbado. Me ha parecido precioso que Rocío le haya dado las gracias a su tía por aconsejarle el ir a Supervivientes porque sería la experiencia de su vida. Cabeza con cabeza… apoyadas ambas en ese cristal sin poderse abrazar. Impactante y emocionante.

Y aún nos quedaba ver la videollamada de Ana Maria con su pequeñajo (un mini Ortega Cano totalmente). Hay que reconocer que ni siquiera con el niño se suelta del todo, la veo forzada y teatral, buscando momentos televisivos. Ni una lagrima (y eso que lloraba cuando veía churros con chocolate). Pero oye, que una maravilla de reencuentros.

Y Elena y Adara. Dos bellezones que se ríen y lloran exactamente igual. Adara y su hermano, que no se llevaban especialmente bien ya no recuerdo ni porque, se han abrazado delante de su madre para demostrarles que por ella, van a llevarse bien y hacer un punto y aparte en su relación de familia.

Adara le ha confesado a su madre su estado civil: soltera. Jorge le ha hecho una pregunta a Elena interesante: ¿Quieres que tu hija vuelva con Hugo ahora? La respuesta de Elena ha sido que no. Pero que Adara, como siempre, haría lo que le diera la gana. Durante un par de minutos he alucinado con la cara de póker de Adara, que no negaba en ningún momento que esto fuera a pasar. He pensado… cuidado que el montaje asoma y esta relación ya tiene planeada la vuelta desde el principio… y por eso la ruptura con Ivana y la ruptura con Gianmarco. No daba crédito. Pero en el abrazo final, Adara le ha dicho: “Tranquila, que eso no va a pasar”. Y parece que ha despejado dudas. Ha tardado, pero lo ha hecho. Así que tendremos que creer en eso… pero vamos, yo ya a estas alturas y después de todo, no descarto nada.

Hugo Sierra, contra la organización por no ganar la última prueba de líder

La última prueba de líder se la ha llevado nada más y nada menos que Ana María. Nunca había sido líder en todo el concurso, y la vez más importante, ha sido para ella. Y entre llantos intensos dice que ha sido gracias a Rocío Jurado.  Y claro, ¿quién se ha enfadado, como no, para no perder la tradición de esta edición? Por supuesto. Nuestro querido Hugo. Que es la persona con más mal perder que he visto en mi vida. Esta vez asegura que ha perdido la prueba porque él no ha visto a sus familiares antes de hacer la prueba como los demás.

Es verdad que ha sido el único que no ha tenido la visita antes… pero vamos, que era una prueba de equilibro; si habláramos de que todos se han comido un pollo antes, o unos churros… pero ha sido una visita que no le ha influido para nada. Ha rozado el collar de líder, ha sido una cuestión de segundos y de suerte. Pero su mal perder le ha hecho perder los papeles una vez más y acusar de cosas ridículas a la organización. Pues nada que ahora según él, y parece ser que también según su hermano hay un complot para que el pierda. Sigo pensando que Hugo es un gran concursante, gran superviviente y buena persona… que me ha sorprendido su fortaleza y su posicionamiento en muchos momentos… pero esta parte de él eclipsa todo lo demás. Es una pena.

Y contra todo pronóstico nos vamos con Barranco expulsado, Jorge y Hugo nominados. Con Rocío y Ana María finalistas plenas. Menuda sorpresa y menudo giro. El jueves que viene puede pasar cualquier cosa, será emocionante.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD