PUBLICIDAD
ActualidadViral

La amargura de Toñi Moreno, hundida en la cuarentena: «Las noches son infernales»

La presentadora Toñi Moreno no aguanta más el confinamiento en plena recuperación de su embarazo.

Llevamos casi un mes de confinamiento y los días encerrados bajo cuatro paredes empiezan a hacerse muy cuesta arriba para todos. Una de las que cada vez lo está llevando peor es Toñi Moreno, que está casi tocando fondo tal y como ella misma ha relatado en su canal de Mtmad.

PUBLICIDAD

Y es que el confinamiento ha llegado en un mal momento para la presentadora de ‘MyHyV‘ tras haber dado a luz a su hija Lola hace dos meses y medio. Y es que la falta de sueño por las noches es lo que peor está llevando.

«Las noches son infernales», asegura. «Lola se despierta cada tres horas y me duele tanto la ciática que prefiero tenerla a mi lado. Sé que quizá lo estoy haciendo mal…», expresa en el vídeo siendo consciente de que los expertos aconsejan que los niños duerman separados de los padres desde pequeños.

PUBLICIDAD

Ahora que lo está pasando tan mal ha querido mandar un mensaje a todas las madres. «Valoro mucho a esas madres, nunca me había parado a pensar en lo difícil que es todo esto. Cocinas, comes, cambias a la niña, no duermes por la noche.. En fin…”, afirma sobre las madres que deben hacer frente al cuidado de sus hijos solas.

Y precisamente si hay alguien de quien se está acordando Toñi mucho estos días es de su compañera Samantha Villar y por ello en este último vídeo ha apostado por hacerle una videollamada y hablar con ella. «Me imaginaba más fuerte», le reconoce emocionada a su compañera.

PUBLICIDAD

Pero más allá de las noches complicadas y sin dormir, hay otra cosa que también le preocupa mucho a Toñi: no consigue bajar de peso. «Estoy cogiendo peso, estoy en setenta y pico kilos. Me había puesto el límite en setenta. Tengo que dejar de comer por años si quiero bajar de peso. Me levanto por la mañana y me levanto con una ansiedad… Y además con esta cara con estas ojeras porque he dormido una media de 4 horas diarias. Yo creo que la falta de descanso también engorda”, le dice Toñi a Samantha.

Y eso que Toñi cuenta con la ayuda de Álex, su entrenador. «Me he puesto una hora y media diaria con Álex pero ya está, se acabó. Y como estoy en un piso de 80 metros… El no moverme afecta. Me levanto, estoy con la niña todo el día, la estoy malacostumbrando al tenerla todo el día en brazos y la dejo en la cuna y se queja”, afirma la andaluza.

Además también tiene cierto miedo a cuando todo esto se acabe. «Cuando termine esto vamos a necesitar ayuda. Salí a la calle el otro día y me dio un poco de vértigo», confiesa.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD