PUBLICIDAD
Actualidad

«Qué desesperación»: La pesadilla de Toñi Moreno con su hija durante el confinamiento

A través de su blog de ‘Mtmad’, la presentadora Toñi Moreno ha develado cómo está llevando la cuarentena con su hija Lola.

Ya son más de 56.000 las personas afectadas por el coronavirus en nuestro país, de los cuales, 4000 han fallecido. Para hacer frente a la rápida expansión de la pandemia, el viernes 13 de marzo el Gobierno decretó el estado de alarma, que se prorrogará hasta el próximo 12 de abril

PUBLICIDAD

Cada uno lleva el confinamiento como puede. Y unos lo llevan mejor que otros. Toñi Moreno no lo está pasando especialmente bien, ya que estar encerrada con un bebé de dos meses es complicado. La presentadora se ha sincerado con sus seguidores del canal de Mtmad sobre cómo se siente ante la crítica situación que estamos viviendo. Y también cuánto pesa después de iniciar una estricta dieta.

«Me peso siempre por la mañana… 70,07. No he adelgazado ni un gramo, ¡qué desesperación! Llevo con el reto unas tres semanas y lo peor de todo es que no haya adelgazado es que he engordado 500 gramos. No tengo una explicación científica para eso, lo he hecho todo lo que me han mandado», ha explicado, desesperada.

PUBLICIDAD

La presentadora de ‘Mujeres y hombres y viceversa‘ no entiende el motivo por el que no adelgaza, cuando, según ella, está haciendo todo bien. «Empecé con muchas ganas el reto, mis preparadores son maravillosos. Estoy cumpliendo, estoy haciendo hipopresivos. ¿Por qué no adelgazo?».

«Estoy encerrada en casa con mi hija y no es que me harte de comer pero mi copita de vino me la tomo todas las noches. Aunque bueno, tengo que reconocer que hay cosas que no estoy haciendo bien, el otro día me comí una pedazo de pata de cordero con patatas», acabó reconociendo.

PUBLICIDAD

Los consejos de la nutricista

Sin embargo, Toñi puede estar tranquila, pues su nutricionista ha salido en su defensa con un tranquilizador mensaje. «El vino es bueno para combatir el coronavirus porque tiene resveratrol». Aunque le ha advertido: «El alcohol no es bueno para adelgazar porque inflama».

Toñi lleva a rajatabla los ejercicios todos los días. Y eso que su hija no se lo pone nada fácil, ya que tiene que interrumpir una de sus clases por sus llantos. «Yo sé que todo el mundo está haciendo un esfuerzo muy grande por la cuarentena pero yo estoy sola en un piso, con Lola… Tengo que relajarme con el tema de la alimentación. Es muy difícil. Me quito el sombrero con las madres que tienen dos hijos. Tengo la casa que parece tienen que venir a fumigar», ha zanjado la presentadora.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD