PUBLICIDAD
AudienciasPortada

La crítica de la semana: El espectáculo debe continuar (con todas las precauciones)

ANÁLISIS | Semana del 9 al 15 de marzo de 2020

Más allá de su labor informativa, la televisión debe erigirse como válvula de escape para una sociedad al borde del ataque de nervios.

PUBLICIDAD

Salir a la calle para ir al supermercado, cruzar miradas con desconocidos y saber lo que están pensando. Es triste y reconfortante a la vez,  todos tenemos la maldita pandemia y sus consecuencias en la cabeza. Estos días nos invade la misma sensación extraña, un sentimiento global que por muy colectivo que sea no deja de padecerse en la mente de cada uno. Combinamos el ansia de estar informados con la supervivencia a las horas de aburrimiento, vivimos entre el bombardeo informativo y la falta de estímulos sociales. Es aquí, en este punto entre la información necesaria y la evasión, el lugar donde la televisión debe cumplir su función.

Siguiendo todas las directrices marcadas por las instituciones, el show debe continuar en la pequeña pantalla. El público necesita encontrar en el medio un refugio ante tanta noticia mil veces contada, un entretenimiento puro y duro que lo saque de su única rutina diaria. Obviamente, lo primero que busca el espectador es información, por ello la comparecencia de Pedro Sánchez superó los 18 millones de espectadores. Pero hay muchas más horas en el día por rellenar. No dejemos que el coronavirus secuestre toda la parrilla, intentemos diversificar la oferta para hacer esta travesía más llevadera para la audiencia.

PUBLICIDAD

El consumo televisivo está aumentando significativamente estos días, y tiene todo el sentido del mundo. Por mucho que nos parezca en Twitter que la gente solo está viendo la tercera temporada de ‘Élite’, se están batiendo todos los records de temporada en los canales generalistas, llegando a superar los 316 minutos de consumo televisivo por persona y día.

Suben considerablemente los infamativos pero también lo hacen los programas de entretenimiento. El mejor ejemplo de ello lo encontramos el viernes por la noche, cuando ‘Tu cara me suena’, un programa grabado ajeno al virus, logra aumentar su audiencia en 300.000 espectadores respecto a la semana anterior, y eso que baja su cuota de pantalla casi un punto. Lo mismo ocurrió el jueves con ‘Supervivientes’ superando los 3,6 millones de espectadores en su edición express. Y presumiblemente esta noche ‘OT’, con su gala más casera, puede aumentar el número de feligreses.

PUBLICIDAD

De la misma forma que la vida se complica considerablemente en tiempos del coronavirus, también lo hace la producción de espacios televisivos. Pero hay un público confinado que espera evadirse frente al televisor, en la medida que sea posible, no los privemos de esa opción. No convirtamos ‘MYHYV’ en un programa científico ni hace falta que los magacines matinales duren 5 horas informando del mismo tema, mantengamos las secciones habituales o intentemos añadir contenidos para niños y/o adolescentes. Pero sobretodo encarguémonos de los mayores, que seguramente son los que más solos están y necesitan más que nunca una compañera de sofá. Y para eso está la tele, para hacernos la vida contemplativa un poco más agradable.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD