PUBLICIDAD
Realitys y programas

La aplaudida carta de Rozalén en ‘OT 2020’ que alecciona en un momento complicado

Rozalén ha visitado la Academia de ‘OT 2020’ y ha querido ayudar a los concursantes leyéndoles una carta motivacional.

La cantante Rozalén demostró en Operación Triunfo que el mensaje de sus canciones no llegan por casualidad. La albaceteña impartió una clase de composición en el programa producido por Gestmusic y dejó con la boca abierta a todos los concursantes.

PUBLICIDAD

La cantante se llevó una especie de carta que escribió. Un texto repleto de sentimientos que la dieran alas en los momentos de mayor bajón. Rozalen quiso compartirlo con todos y dejó claro que, en caso de necesitar esas palabras fuera, no dudaran en contactarla.

“Escribí una cosa que os quiero leer. Si alguna vez lo queréis, me decís que os lo pase. Es una carta a mí misma para recordarme que no debía volver a querer bajarme de un escenario”, comenzaba explicando a los concursantes de ‘OT 2020’.

PUBLICIDAD

Así es la carta leída por Rozalen

“No vuelvas a desear bajar de un escenario. Si deciden observarte en silencio, permaneced serios, examinar cada parte… Si prefieren que seas el hilo musical de sus conversaciones, que no te afecte lo más mínimo; no va contigo. Recuerda por qué estás ahí.

Cierra los ojos y piensa en las horas con tu guitarra en tu cuarto cuando era tu única vía de escape… Piensa en las noches eternas de verano con los tuyos: en torno a unas cervezas y unas canciones, en los inviernos escribiendo junto al fuego… Estás ahí por la libertad que te provoca, por el disfrute real, porque alcanzas la plenitud, porque eres más tú que nunca, porque te sienta tan bien cantar…

PUBLICIDAD

O, si no, para unos segundos, mira a tu alrededor y contempla a tus compañeros. Están aquí, los de siempre, les ocurre lo mismo que a ti. Sonríeles y haced lo de siempre, pero disfrutad. Solo así se consigue. Disfruta tú para que disfruten contigo. No intentes afinar a la perfección, no compitas, canta lo que te apetezca.

No eres ni serás nunca la mejor, pero no hace falta. Es imposible, no es importante. Sé honesta contigo misma, solo eso. Eres las manos de tu abuela contando historias y las coplas que cantaba alegre tu madre cogiendo oliva. Estudia, aprende para que tus posibilidades sean infinitas, pero atiende a tu intuición, a lo que realmente te emocione.

Que no te impongan un minutaje, un precio o una metáfora. Que las críticas sean constructivas. Escúchalas como buena alumna, esquiva las destructivas, suda las gratuitas. Céntrate en lo tuyo y, si fallas, si olvidas una letra, no pasa nada. Ríete un poquito de ti misma y sigue con naturalidad. No eres nada parecido a un dios…

Tienes la inmensa fortuna de dedicarte a lo que te hace feliz y, si ves que no puedes, que andas cansada, que se cierra tu garganta… para. Duerme, come rico, mójate las manos y la cara y deja que el agua corra y se lleve tu oscuridad. Es momento de recargar para seguir. Pero no vuelvas a desear bajar del escenario, ni que termine una canción”, concluyó con el aplaudo estupefacto de los triunfitos.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD