PUBLICIDAD
OpiniónPortada

‘Merlí: Sapere Aude’: cómo hacer un spin-off atractivo, explosivo y sin olvidar el original

Movistar + resucita la serie de TV3 con Pol Rubio como gran protagonista de un spin-off que está a la altura de su predecesor.

*Atención: esta crítica está realizada en base al primer episodio de ‘Merlí: Sapere Aude’.

PUBLICIDAD

Cuando Movistar + anunció que iba a continuar la historia de la exitosa ‘Merlí’ con un spin-off centrado en Pol Rubio, los fans de la serie de TV3 vivieron con emoción la noticia. No obstante, había un cierto miedo a cómo se iba a continuar la historia y si se iba a echar de menos a Merlí; ahora con el estreno podemos confirmar que Merlí: Sapere Aude‘ no solo está a la altura de su predecesora sino que incluso podría llegar a superarla.

En ‘Merlí: Sapere Aude’ vemos una historia mucho más madura, mucho más arriesgada en lo sexual y por que no decirlo, mucho más atrayente a un público juvenil que no se siente representado en la televisión de hoy en día. Este es el camino de Movistar +.

PUBLICIDAD

La serie ya deja claro desde su comienzo que estamos en otra etapa de la vida de Pol y que aquí no hay miedo a enseñar escenas subidas de tono. En su primera escena, vemos un plano cercano al trasero del protagonista, mientras este se está duchando y parece que está disfrutando del sexo consigo mismo. Una escena que parece que será recurrente a lo largo de toda la temporada por lo que hemos podido ir viendo. Muchos dirán que son desnudos gratuitos, pero da igual, lo que verdaderamente son es escenas muy necesarias en un momento de descubrimiento de la sexualidad.

Y es que ya en el título se deja claro lo que vamos a ver en la serie: Sapere Aude, «Atrévete a saber«. Y eso es lo que necesita Pol para encontrarse a sí mismo: atreverse a saber quién es y para ello tiene que dejarse llevar por la parte más irracional del ser humano. Ya se lo dice el maestro Merlí en una escena que sin duda es una magistral muestra de que estamos ante una serie TOP: «Aprendes mientras te enamoras y follas«.

PUBLICIDAD

Si por algo se debe celebrar la llegada de ‘Merlí Sapere Aude’ a nuestra televisión es porque por primera vez nos encontramos con una ficción que apuesta sin miedo por un protagonista bisexual y que no tiene reparos en vivir su atracción hacia ambos géneros de forma explícita y natural. ¡Ya era hora!

La gran oportunidad de Carlos Cuevas

‘Merlí: Sapere Aude’ es Pol Rubio. Y es que si había un spin-off tenía que ser con el personaje de Carlos Cuevas que tanto cautivó a los «peripatéticos». Esta es sin duda la gran oportunidad de Carlos Cuevas, que una vez más demuestra que estamos ante uno de los mejores actores de su generación. El catalán necesitaba olvidar el gran fracaso de ’45 revoluciones’, la serie que supuso su debut como protagonista en una ficción nacional; y lo hace con una serie que podría proporcionarle grandes alegrías tanto con el público como con la crítica.

Y es que Carlos Cuevas consigue algo muy difícil: estar a la altura de su «mentor». Pol quiere convertirse en un Merlí y va camino de ello matriculándose en Filosofía en la Universidad de Barcelona. La serie va a girar en torno a él y su ambiente universitario. Sin embargo, la gran diferencia con la serie original es que esta historia es mucho más coral y veremos la evolución de más personajes como el de su nuevo grupo de amigos: Biel (Pere Vallribera), Oti (Claudia Vega) y fundamentalmente; Minerva (Azul Fernández) y Rai (Pablo Capuz), quien se nos presenta como el nuevo amor platónico de Pol.

María Pujalte, ¿la nueva Merlí Bergeron?

La gran incógnita y a la vez el mayor miedo de afrontar una continuación de ‘Merlí’ sin su alter ego, era si la nueva serie iba a ser capaz de hacernos olvidar de él, del trabajo ejemplar que realizó Francesc Orella metiéndonos a todos en su bolsillo a pesar de ser un personaje un tanto machista. Y aunque es difícil que nos olvidemos, podemos decir que ‘Merlí Sapere Aude’ si consigue que no le echemos de menos. Y eso fundamentalmente tiene un nombre: María Pujalte.

La actriz ya ha demostrado en numerosas ocasiones lo grandiosa que es. Lo hizo con su Laura Lebrel de ‘Los misterios de Laura’ y ahora lo hace con su María Bolaños. Ella es la nueva «maestra» de Pol y al igual que era Merlí, es un tanto peculiar. Tiene una actitud mordaz y provocadora que no gustará a muchos, pero también esconde una parte emotiva y desgarradora detrás que está por explotar: es madre de una hija con síndrome de down, a la que interpreta la fascinante Gloria Ramos (‘Campeones’). Sin duda, la participación de ambas es posiblemente uno de los motivos que hará que esta serie triunfe.

¿Y qué pasa con Bruno?

En ‘Merlí: Sapere Aude’ nos encontramos ante un nuevo universo en el que no entran muchos de los personajes que cogieron fuerza en la serie original como puede ser el caso de Tània (Elisabet Casanovas); pero si veremos a otros que sin duda no podían faltar: Alfonso (Boris Ruiz), el padre de Pol; Carmina Calduch (Ana María Barbany), la madre de Merlí; pero sobre todo Bruno (David Solans).

Y es que no podía haber una historia de Pol sin Bruno. Los fans de BRUNOL nos merecíamos una continuación y aquí la tenemos. Por cómo acabó ‘Merlí’, ya conocemos el final de la pareja; pero es necesario saber cómo se llegó a ese final. Ya lo dice Bruno al final de este primer episodio: «Todos los caminos llevan a Bruno Bergerón».

Así, en ‘Merlí: Sapere Aude» veremos cómo Pol se encuentra a sí mismo y para eso debe relacionarse con nueva gente más allá de Bruno. Es por eso por lo que quizás el personaje de David Solans no deja de ser un secundario en toda la historia; pero no es un personaje más, sino que es EL PERSONAJE por el que Pol conseguirá ser POL RUBIO.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD