PUBLICIDAD
Viral

Verdeliss, agobiada por los problemas de su hija prematura: «llega a ser desbordante»

La exconcursante de ‘GH VIP 6’ se ha sincerado con sus seguidores sobre la gran dependencia que tiene su hija Miren de ella.

Miren, la última hija de Verdeliss llegaba el mundo el pasado mes de febrero. Lo hacía de forma prematura y la influencer desde ese momento, nos ha hecho participes a su más de millón de seguidores en Instagram sobre cómo está siendo el proceso de crecimiento de la niña y el gran apego que tiene a su madre. Prácticamente no pueden despegarse la una de la otra.

PUBLICIDAD

Hace unos meses, la exconcursante de ‘GH VIP’ era muy criticada por su forma de amamantar a sus hijos y mostrarlo en las redes sociales. Primero   con las mellizas Eider y Anne y ahora con Miren. Y hace unas semanas ella y su marido Aritz se convertían en los grandes protagonistas de Internet, por una supuesta crisis que estaban atravesando. Ellos se apresuraron a desmentirla.

Ahora, la influencer ha revelado en sus redes sociales que su pequeña no lleva bien estar en otros brazos que no sean los suyos. “Y si se queda conforme, he de estar en su campo de visión y por un tiempo muy limitado. Llega a ser desbordante, voy tarde a todos los sitios, no rindo al 100%”, revela la pamplonica.

PUBLICIDAD

De esta forma, la influencer no ha descartado la opción de que su hija aún se encuentre en periodo de extrageración (los segundos nueve meses de embarazo por los cuales el bebé sigue sintiendo la necesidad de estar pegado al cuerpo de su gestora).

Verdeliss ha reflexionado sobre este tema que tanto le preocupa y se ha sincerado con sus seguidores: “Tengo que estar boicoteando continuamente mis quehaceres o acabar muscularmente agarrotada de malas posturas para tenerle encima (entiéndase mientras como, duermo, limpio, trabajo, me ducho, hago tareas con sus hermanos o me siento en la taza del WC)”. Pero ha llegado a la conclusión de que tiene que sacar siempre el lado positivo de las cosas: “Cuando me entran ganas de llorar por esa dependencia tan extrema, pienso: “¡Qué narices! Será que lo estoy haciendo bien”

PUBLICIDAD
View this post on Instagram

¡Así es ella! Si la miras te responde con una sonrisa, tan feliz, tan risueña…como un osito amoroso. Pero ojo, no te creas, que tiene trampa 😅 Como me dice Aritz: -si no está contigo, saca la “bestia parda” jaja!. . El apego que tiene esta Miren…no tolera otros brazos que no sean los míos y si acaso se queda conforme, he de estar en su campo de visión y por un tiempo muuuy limitado. Llega a ser desbordante, voy tarde a todos los sitios, no rindo al 100%, tengo que estar continuamente boicoteando mis quehaceres, o acabar muscularmente agarrotada de malas posturas para tenerla encima (entiéndase mientras como, duermo, limpio, trabajo, me ducho, hago tareas con sus hermanos o me siento en la taza de WC, efectivamente 🤷🏼‍♀️) . . Pero cuando me entran las ganas de llorar por esa dependencia tan extrema, pienso: ¡qué narices, será que lo estoy haciendo bien! Que me haya elegido a mi para sentirse protegida y amada, que sea su refugio, será bueno …lo que no lo es tanto es este mundo que con un ritmo tan frenético nos pone la soga al cuello sin importarle instintos. . Ya llegará el día de mañana, cuando le dé vergüenza hasta que le plante un beso delante de sus amigos y sentiré nostalgia. Nostalgia de aquellos tiempos donde aquellos tratados que leí sobre la exterogestación se reprodujeron en Miren: va a ser verdad aquello de que durante los primeros 9 meses de vida no tienen percepción de que su cuerpo es ajeno al de su madre. Y morí de agotamiento, pero también DE AMOR ❤️. . #Verdeliss #ElExcesoDeAmorNuncaFueMalo #BebéMiren .

A post shared by verdeliss (@verdeliss) on

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD