PUBLICIDAD
AudienciasPortada

La crítica de la semana: El gran show de la televisión

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 28 de octubre al 2 de noviembre de 2019

‘GH VIP’ se reivindica una semana más como el espectáculo televisivo más redondo de la parrilla actual.

PUBLICIDAD

No somos conscientes de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Y esto es lo que puede ocurrir con el entretenimiento televisado gratuito si nos dedicamos a contratar plataformas de pago por pura comodidad. Llegar a casa después de un día agotador, encender el televisor y disfrutar de un gran espectáculo tiene actualmente coste 0 en España. Y lo valoramos poco.

El espectador tiene la oportunidad de acceder a este placer gratuito cada noche que se emite ‘GH VIP’, el programa hace las delicias de la audiencia que se congrega masivamente frente a la pequeña pantalla domingos, martes y jueves. Esta semana la gala dedicada a Halloween arrasaba con un 32,1% de share y más de tres millones de espectadores. Cifras de escándalo para una noche vigilia de festivo que siguen dando valor a la televisión convencional; y es que cuando esta apuesta por el directo y el ingenio no hay Netflix que la pare.

PUBLICIDAD

La gala del pasado jueves fue la mezcla perfecta de todos los ingredientes que conforman el espectáculo televisivo. Un pasaje del terror digno de un parque de atracciones dentro de un plató de televisión, rivalidades capaces de posicionar al más equidistante e historias de amor que pueden emocionar al machirulo más recalcitrante. Todos estos géneros mezclados y dosificados durante cuatro horas con el público enganchado hasta los títulos de crédito.

Esta edición vuelve a ser redonda, gracias principalmente a unas mentes pensantes que saben cómo jugar con sus protagonistas. Pero todo hay que decirlo, una vez expulsados los muebles, el elenco de concursantes también se está ganando el sueldo. La impulsividad de Alba, la naturalidad de Adara, el surrealismo de Joao, el desquicio más entrañable personificado en Mila… un casting, que aún sin quererlo en muchas ocasiones, siempre juega a favor de obra.

PUBLICIDAD

Un mes y medio de concurso y la trama está en todo lo alto, la audiencia lejos de parecer cansada sigue asistiendo en masa a sus tres dosis semanales de reality. No hay rival en cada una de las noches en que se emite ‘GH VIP’, en tiempos en que la televisión pública lucha para superar el 10% de share un programa de televisión, que se emite hace casi 20 años en España, consigue sobrepasar el 30%.

Nada parece más simple a primera vista que ‘Gran Hermano’: catorce individuos encerrados en una casa durante 90 días. Nada nuevo en todos estos años en cuanto a la mecánica del concurso, lo único que ha cambiado son las formas de manejarlo y estrujarlo. Con el tiempo el reality ha prostituido su esencia naif en beneficio del espectáculo, con la misma materia prima pero con mucho más aderezo por parte de sus guionistas. El espectador también ha madurado de la mano del programa y prioriza en su criterio de selección de concursantes aquellos que dan vida a la casa, muy por delante de si son buenas personas o votan a VOX.

Y así, mientras otros programas se quedan obsoletos y acusan el desfase con la audiencia potencial, ‘GH VIP’ consigue mantener a sus viejos espectadores y seducir a las nuevas generaciones con una integración plena a través de las redes sociales. Y es que por mucho que pase el tiempo, en la vida y en televisión, los temas siguen siendo los mismos.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD