PUBLICIDAD
Actualidad

El «rechazo» de Isa Pantoja a las disculpas de Kiko Rivera en ‘Viva la vida’

El DJ visitaba el espacio de Telecinco y llamaba por teléfono en directo a su hermana pero sin suerte.

En los últimos meses mucho se ha hablado sobre la guerra abierta entre Kiko Rivera y su hermana Isa Pantoja. Hace unos días, la benjamina cumplía 24 años y su hermano le lanzaba un zasca aprovechando su felicitación. Este domingo, en cambio el DJ cambiaba de actitud aprovechando su visita a ‘Viva la vida’.

PUBLICIDAD

Kiko Rivera sorprendía a Emma García y a su propia mujer, Irene Rosales, al llamar en directo por teléfono a su hermana para acercar posturas y acabara la guerra. Sin embargo, no ha habido suerte pues Isa Pantoja no contestaba y de hecho en una segunda llamada salía como móvil apagado.

«Mamá, esto va por ti, te quiero», decía Kiko mirando a cámara antes de llamar por teléfono a su hermana. «Ahora no lo coge», añadía. Mientras, su mujer, presente en plató, destacaba que «vería muy normal que no coja el teléfono porque ella espera esta llamada pero no delante de las cámaras«.

PUBLICIDAD

Pese a ello, Kiko Rivera insistió en que quiere reconciliarse con Isa y que seguiría llamándola fuera de cámaras. «Como no lo coge, quiero decirle a mi hermana Isabel que cuando salga de esta entrevista voy a seguir llamándote para hablar contigo, porque te quiero con todo mi corazón. Espero que este sea el paso para nuestra reconciliación», incidía Kiko Rivera.

Y es que para el hijo de Isabel Pantoja es muy importante recuperar a su hermana. «Lo necesito. Mi mujer sabe que yo lo estoy pasando realmente mal. Mi madre se merece ser feliz y por mi parte ya basta«, zanjaba Kiko esperando que por fin se acaben las disputas familiares.

PUBLICIDAD

Kiko e Irene se darán el sí quiero por la iglesia

Durante su visita al programa de Telecinco, Kiko Rivera ha aprovechado para hacer en directo algo que ya hizo su mujer cuando se estrenó como colaboradora de ‘Viva la vida’: pedirle su mano. Así, la pareja volverá a casarse, esta vez por la iglesia, tras tres años de matrimonio. «Cariño, ¿Te quieres casar por la iglesia conmigo?», le decía poniéndose de rodillas. «¡Sí, quiero!», respondía Irene sin pensárselo.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD