PUBLICIDAD
Actualidad

Alberto Chicote, se enfrenta a su reto más violento: «¡Te voy a pegar un botellazo!»

‘Pesadilla en la cocina’ regresó este jueves a la parrilla de la Sexta y lo hizo con su entrega más violenta hasta la fecha.

El pasado jueves 3 de octubre, el programa capitaneado por Alberto Chicote estrenó su séptima temporada en La Sexta. El chef tenía el gran reto de reflotar el Mosto Tejero, una venta de Jerez de la Frontera, en Cádiz, en la que las peleas y las faltas de respeto entre sus empleados se producen día a día. Todo ello ante la pasividad de Juanete, un dueño más preocupado por divertirse con sus amigos tomando vinos que de su negocio.

PUBLICIDAD

Durante el programa, los miembros del programa no pararon de dirigirse descalificaciones e insultos. Los enfrentamientos entre María, la cocinera jefe, y Antonio, el primer camarero, eran constantes.

La situación se volvió tan violenta que a punto estuvieron de llegar a las manos, algo que evitó ‘in extremis’ Alberto Chicote. El origen de la disputa estuvo en unos insultos  que Antonio le dedicó a otro de los camareros, Marco, durante uno de los servicios.

PUBLICIDAD

Al borde del enfrentamiento físico.

Me ha llamado payaso y gilipollas delante de la gente”, decía, muy enfadado Marco, que no estaba dispuesto a tolerar esas faltas de respeto. “No estoy dispuesto a esto, que se muera mi madre que no, ese tío me va a buscar a mí una ruina”, continuaba Marco mientras abandonaba el local, bastante afectado.

Las aguas parece que volvían a su cauce, pero nada más lejos de la realidad. Al acabar el servicio, la chispa se encendió con más fuerza. “¡Te voy a pegar un botellazo! ¡Tonto, me cago en todos tus muertos!”, amenazó Marco, al que tuvo que sujetar el chef para evitar una pelea física entre los empleados. Fue uno de los momentos más desagradables a los que se ha tenido que enfrentar Chicote, tal y como él mismo reconoció.

PUBLICIDAD

Me parece lamentable, si me descuido os dais de hostias aquí entre todos. Nunca he terminado un servicio con el estómago más encogido que hoy”, comentaba el chef más enfadado que nunca.

Aunque no se mostró en pantalla la reconciliación entre los camareros, al final del programa les vimos brindar, por lo que se supone que fueron capaces de arreglar sus diferencias y que las disputas eran cosa del pasado.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD