PUBLICIDAD
AudienciasPortada

La crítica de la semana: Las tibias noches de Antena 3

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 23 al 29 de septiembre de 2019

Antena 3 es la cadena generalista que menor aumento de audiencia ha tenido en septiembre respecto al mes de agosto. Parte de este desangelado arranque se debe al poco brillo que han alcanzado sus apuestas nocturnas.

PUBLICIDAD

Mientras el resto de competidores han crecido significativamente respecto la temporada estival, el aumento de share de Antena 3 es solo de un 0,2% respecto al mes anterior. Si tenemos en cuenta que los datos cosechados en verano son especialmente bajos para todas las cadenas, si con el arranque de temporada tu aumento es tan irrisorio debes cuestionarte la oferta presentada y/o la estrategia de programación.

‘La Voz Kids’ es un gran formato, independientemente de la cadena en que se emita. Sí, resulta tedioso tanto tiempo de presentación de niños cantores entre actuaciones, pero la mecánica de selección de concursantes sigue siendo la más emocionante de todos los talent show. El jurado ya lo conocemos, cumplen con su función, y aunque Vanesa Martin no cambie su actitud eterna de recelo con la vida, no desentona en las dinámicas que se crean con el resto de coaches.

PUBLICIDAD

Un buen formato no siempre es garantía de éxito, hay otros factores que condicionan el respaldo de la audiencia. ‘La Voz Kids’ tiene todos elementos internos para funcionar pero se ha encontrado con un competidor con un engranaje casi perfecto. El programa se ha visto claramente afectado por coincidir en día de estreno con ‘Got Talent’ y por pelear cada martes con ‘GH VIP’. Probablemente el error inicial está en programar el concurso de cantantes infantiles dos días a la semana. A pesar de todo, los datos cosechados por ‘La Voz Kids’ no son especialmente malos, el lunes firmaba un 15% de share y el martes subía hasta el 15,6%. Por eso mismo, si Antena 3 tiene un producto que más o menos le funciona, no debería quemar los cartuchos tan pronto doblando su emisión semanal.

Bastante peor le fue al estreno de ‘Toy Boy’ el miércoles que tuvo que conformarse con un escaso 13,6% de share. La serie que venía a calentar las noches de otoño ha resultado ser un despropósito de tamaño mayúsculo, de esos que de tan malos enganchan a un servidor con escasez de buen gusto. Ni una trama creíble, ni sexo explícito, ni buenas interpretaciones… no tiene nada a excepción de una buena dirección.

PUBLICIDAD

Si hace unas semanas hablaba de ‘Malaka’ como referente de ficción nacional, por su verosimilitud en el retrato de las calles de Málaga, en el caso de ‘Toy Boy’, con la impostura del relato, los personajes toman forma de muñecos de cera. Y eso que ambas ficciones comparten provincia, la acción de la serie de strippers transcurre en Marbella. El problema no está en plantear realidades alternativas o universos inventados, de eso precisamente viven muchas veces la ficción, el drama está plastificaras de superficialidad hasta hacerlas carentes de vida.

Lejos de la imagen proyectada en la serie, el mundo del stripper masculino es de todo menos glamuroso. Pero esto podría ser perdonable, a todos nos gusta que nos embellezcan la realidad. Lo que chirría considerablemente  en ‘Toy Boy’ es el nivel interpretativo de dos tercios del elenco. Su puesta en escena sería mucho más consumible si fuera un videoclip de 50 minutos, en el que ningún personaje abriese la boca y solo viésemos cuerpos contoneándose al ritmo de la música. Pero ni eso, en el primer capítulo no vimos ni un mísero trasero.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD