PUBLICIDAD
Actualidad

Sara Carbonero conmueve con una carta sobre su enfermedad: «entre médicos e incertidumbres»

Sara Carbonero se ha sincerado en sus redes sociales hablando de cómo está siendo el proceso de recuperación del cáncer.

Sara Carbonero e Iker Casillas están atravesando uno de los veranos más complicados y diferentes que recuerdan. Eso sí, con el apoyo de amigos, familia y compañeros de profesión. Mientras el veterano portero sigue en alerta y convaleciente tras el infarto de miocardio que le obligó a abandonar la temporada en el Oporto, la periodista continúa entre médicos y pruebas. Y sobre todo mucha incertidumbre, como asegura Sara a través de Instagram, con su confesión más dura y conmovedora.

PUBLICIDAD

Así las cosas, la vida de la pareja daba un vuelco de 180 grados hace unos meses cuando Iker sufrió esa dolencia. Y, especialmente, cuando pocos días después el destino les asestaba otro varapalo al detectarle a Sara unos tumores malignos en los ovarios. Por los que tuvo que someterse a una intervención rápida para extirparlos. A partir de ahí, el proceso de recuperación está siendo costoso y muy lento. De hecho, la pareja ha tenido que cambiar su hábito de vida por el tratamiento que ella está siguiendo.

Por ello, Sara Carbonero ha decidido desahogarse y compartir en sus redes en qué punto se encuentra. «Este verano está siendo un poco diferente. Las semanas transcurren entre médicos, pruebas, incertidumbres, maletas, mucha improvisación de última hora. Ratos de alivio pero sobre todo están llenas de momentos muy intensos que estoy saboreando como nunca», comienza la carta que ha escrito en su cuenta.

PUBLICIDAD

Si bien, se trata de una profunda reflexión que la periodista y presentadora ha querido plasmar en su cuenta para interactuar con sus casi dos millones y medio de seguidores. Y lo cierto es que sus palabras han conmocionado. «De repente las cosas más cotidianas y banales del mundo han dejado de serlo para convertirse en instantes únicos y mágicos. Siento a mi gente más cerca que nunca. Porque la vida es así, un cambio constante, un regalo precioso pero envenenado«, prosigue.

View this post on Instagram

Este verano está siendo un poco diferente. Las semanas transcurren entre médicos, pruebas, incertidumbres, maletas, mucha improvisación de última hora, ratos de alivio pero sobre todo están llenas de momentos muy intensos que estoy saboreando como nunca. De repente las cosas más cotidianas y banales del mundo han dejado de serlo para convertirse en instantes únicos y mágicos, muchos problemas se han ido de golpe. Siento a mi gente más cerca que nunca y me estoy riendo, creo que como jamás antes lo había hecho. Porque la vida es así, un cambio constante, un regalo precioso pero envenenado. Una rosa con espinas, como la que me ha traído esta mañana del parque Martín a la cama. Cuando le he preguntado si se había hecho daño al cogerla me ha respondido que sí, que de hecho se había pinchado pero que merecía la pena por darme la sorpresa. Luego le hemos quitado las espinas y la hemos metido en un jarrón con agua . – Ahora te gusta más ? – Le he preguntado – No mamá, ahora no parece una rosa de verdad . Y tenía toda la razón , porque la rosa no deja de ser bonita por tener espinas, ni las espinas dejan de hacer daño porque tengan rosas. Siempre hay algo de dolor en lo bello y mucho de belleza en la adversidad . Y en esas estamos, consiguiendo que los ratos buenos superen con creces los menos buenos. Porque como diría el gran Andrés Montes, la vida puede ser maravillosa . #hoyestoyintensa #devezencuando #verano2019 #slowlife

A post shared by Sara Carbonero (@saracarbonero) on

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD