PUBLICIDAD
OpiniónPortada

Pros y contras de la ‘tasa streaming’ para financiar RTVE

El Gobierno ha planteado imponer una tasa a Netflix y HBO para financiar RTVE que ha generado división.

El mantenimiento del sistema público de televisiones en nuestro país es, cada vez, un quebradero de cabeza más grande para los sucesivos gobiernos. Conseguir un gran medio de comunicación plural, libre, sin manipulación y, sobre todo, con unos resultados positivos, es algo no tan fácil como parece. El ejecutivo de Pedro Sánchez –por orden de Europa- planea que las plataformas streaming destinen, aproximadamente, un 1.5% de sus ingresos brutos para contribuir con RTVE. Sin embargo, ¿sería factible?

PUBLICIDAD

Por un lado, supondría un principio de igualdad, ya que tanto los dos grandes grupos actuales (Mediaset y Atresmedia) como el resto de hermanos pequeños (Movistar, Vodafone y Orange) contribuyen a su financiación, lo que supondría alinear a las grandes plataformas como Netflix, HBO o Amazon Prime para que todos contribuyan con el ente público. De esta forma, podrían acabarse las quejas de muchos de los operadores que venían criticando que las plataformas de series como Juego de Tronos o Paquita Salas no pagaran su tasa correspondiente, como si lo vienen haciendo el resto de grupos mencionados que pagan su parte correspondiente desde el año 2009. Se calcula, que con los ingresos de todos estos, en 2017 se financió el 90% de RTVE.

Pese a que los socialistas quisieron ampliar el presupuesto de RTVE hasta los 376 millones de euros anuales, al vetarse el veto a los PGE, el ente público sigue contando con casi 35 millones menos, unos 343, quedando limitados tras el tijeretazo de más de 200 millones que Rajoy presupuestó en 2012 y 2013 por la crisis económica. Que los Presupuestos Generales del Estado quedaran congelados, supone que el pago de esta tasa solo serviría para sufragar la cantidad actual, y no sería hasta la aprobación en el Congreso cuando RTVE podría ver elevada su cantidad final.

PUBLICIDAD

Esta nueva medida, que, recordemos, viene aconsejada por la Unión Europea, no es solo más que un remiendo a la debatida decisión de José Luis Rodríguez Zapatero de acabar con la publicidad, ya que, al no tener en cuenta todos los factores de riesgo, dejó a RTVE con una caja muy negativa, alejada de sus tiempos de bonanza económica.

«Mantener sana la televisión pública, significa pisar el acelerador de nuestra cultura y del referente audiovisual de todo un país».

Por otro lado, de implantarse la tasa, RTVE se parecería más a su compañera BBC de Reino Unido, que se sufragan con el pago de un canon por parte de todos los ciudadanos del país, sean o no consumidores del ente público.  Esto haría que, las empresas privadas se hicieran más conscientes, al igual que los británicos, de que mantener sana –y con una economía positiva- la televisión pública, significa pisar el acelerador de nuestra cultura y del referente audiovisual de todo un país.

PUBLICIDAD

Pese a esto, no son pocos los consumidores que, abierta o implícitamente, han declarado que se podrían llegar a dar de baja de su plataforma habitual y podrían seguir viendo sus series favoritas de manera “pirata”, para evitar el posible aumento que Netflix o HBO tendrían que hacer en sus tarifas para mantener la televisión pública española. Un aumento que no sería novedoso, al menos para los clientes de Netflix, que ya han visto encarecida su factura entre uno y dos euros más en el último mes.

Ahora es momento de terminar de decidir si se implanta la tasa o se desecha. De decantarse por la primera opción, Netflix abonaría unos 150.000 euros, mientras que HBO ingresaría 450.000€ al ente público, según las cifras del último año, lo que supondría entre ambas, la ínfima cifra del 0,17% de la totalidad de sus actuales presupuestos, por lo que no serviría plenamente para refrescar las cuentas de Torrespaña, aunque sí serían una ayuda más que justa y necesaria.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD