PUBLICIDAD
ActualidadPortada

Muere Chicho Ibáñez Serrador a los 83 años

El director y creador del ‘Un, dos, tres’ ha fallecido tras una larga enfermedad.

El genio de la televisión Narciso Ibáñez Serrador, más conocido como Chicho ha muerto este viernes a los 83 años de edad en Madrid según ha avanzado su familia a través del Twitter de Prointel, productora creada por Chicho en 1970. El creador televisivo y cineasta había sido ingresado de urgencia este viernes por una infección de orina.

PUBLICIDAD

Chicho Ibáñez Serrador recibió este pasado mes de enero el Goya de Honor a su trayectoria y a todo su trabajo, «por abrir el camino a toda una generación de cineastas españoles y por su excepcional contribución al cine de género». El propio Chicho recibió el Premio aunque no pudo acudir a la gala que se celebró en Sevilla.

Nacido en Montevideo (Uruguay), en 1935, Chicho era hijo del actor y director teatral Narciso Ibañez Menta y de la actriz Pepita Serrador. Siendo muy joven se inició en el mundo del espectáculo en los años cincuenta, trabajando en España como actor en la compañía de teatro de su madre. Después volvió a Argentina donde inició una fructífera colaboración con su padre, Narciso Ibáñez Menta, en teatro radio y televisión.  Y regresó a España en 1963 para incorporarse a Televisión Española, a la que estuvo ligado durante casi toda su trayectoria profesional. 

PUBLICIDAD

Todo un mito de la TV y creador del ‘Un, dos, tres’

Director, realizador, director teatral, productor, guionista, actor… Chicho nunca tuvo miedo a probar cosas nuevas, por lo que fue pionero en muchísimas cosas. Por ejemplo, los cineastas actuales le consideran el maestro del cine fantástico español gracias a dos títulos míticos: La residencia (1969) y Quién puede matar a un niño (1976).

También modernizó la televisión gracias a series y programas míticos como ‘Historias para no dormir’, ‘Historia de la frivolidad’ o el concurso más famoso de la historia de España: ‘Un, dos, tres… responda otra vez’. E incluso dirigió el primer programa de sexología de la televisión: ‘Hablemos de sexo’ (1990).

PUBLICIDAD

A pesar de haber dedicado la mayor parte de su vida profesional a la televisión, ha hecho dos incursiones en el cine: La residencia (1969) y ¿Quién puede matar a un niño? (1976), que responden a su gusto por el género fantástico y el terror. Gusto que desarrolló ampliamente en sus míticas Historias para no dormir.

Y ADEMÁS:
Share:
PUBLICIDAD