PUBLICIDAD
Actualidad

Aurah Ruiz, hundida por el estado de su hijo: «me estoy muriendo»

La ex concursante de ‘GH VIP’ cae derrotada por el estado de salud en el que se encuentra su hijo y por las demoledoras críticas que está recibiendo en redes.

La situación personal de Aurah Ruiz, reciente ex concursante de ‘GH VIP 6’, es dramática. Se encuentra hundida por el estado de salud de su hijo Nyan y ha lanzado unos mensajes inquietantes a través de sus redes sociales. Durante su paso por Guadalix de la Sierra, Aurah se abrió al público y relató lo complicada que es un vida: su hijo tiene unas discapacidades y, por si no fuera suficiente, se halla sin el amparo de su expareja; el futbolista Jesé Rodríguez.

PUBLICIDAD

Además, hace unas semanas, Aurah regresaba a la televisión para sentarse en ‘Sábado Deluxe’, donde volvió a demostrar que su vida sigue siendo igual de convulsa tras su paso por el reality. La canaria contó que el padre de su hijo, con quien mantiene serios litigios judiciales, quiso desentenderse de los cuidados imprescindibles que necesita el pequeño Nyan. «Me gasto más de 4.000 euros en sus cuidados y él se los quiso quitar. El padre de mi hijo ha querido quitarle los sensores que lo mantienen con vida«, explicaba desolada. Un dato, el del dinero, que siempre ha sacado a la luz en ‘GH VIP’.

Sin embargo, su relato también en las redes sociales, que emplea como subterfugio para desahogarse, no está exento de críticas. Muchos empatizan con Aurah, pero otros tantos cargan duramente contra ella por su estilo de vida. Le acusan de estar continuamente con el móvil y desatendiendo las necesidades de su hijo, y Aurah ha terminado derrumbándose. No soporta que la cuestionen como madre. «Me estoy muriendo, no puedo dormir. Dicen que siempre estoy con el móvil», contaba a lágrima viva.

PUBLICIDAD

Asimismo, Aurah Ruiz se volvía a abrir en canal en Instagram para que sus seguidores y, sobre todo, quienes la están tachando de «mala madre» se convenzan de lo terribles que son las circunstancias que lleva afrontando desde hace tiempo. «Después de dos noches y dos días con mi hijo… Me estoy muriendo. ¿Qué quieres? ¿Que esté medicada con depresión? Para estar muriéndome en otro sitio, prefiero estar haciéndolo aquí«, concluía al borde de un ataque de ansiedad.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD