PUBLICIDAD
Actualidad

El final de ‘La Caza. Monteperdido’: la iluminación que destapó toda la verdad

La ficción concluyó con un final que reveló todos los detalles del asesino de Ana, de cómo se fraguó el secuestro de las niñas y el paradero de Lucía.

 ¡CUIDADO SPOILERS!

PUBLICIDAD

‘La Caza. Monteperdido’ llegó a su final este lunes en TVE. Tras ocho episodios, los espectadores por fin han conseguido cerrar el caso junto a Sara (Megan Montaner) y conocer quién fue el que secuestró a las niñas, cómo lo hizo y dónde se encontraba Lucía.

Así, TVE pone fin a la ficción que consiguió el mejor estreno de una serie de la temporada y romper con la mala racha de TVE en el terreno de la ficción.

PUBLICIDAD

Tras el final del penúltimo episodio con Ana muriendo entre los brazos de su madre tras ser disparada justo antes de revelar quién había sido su secuestrados, y con Sara descubriendo que el que había disparado era Rafael, el último capítulo comenzaba con el interrogatorio de la inspectora al tío de Lucía.

Sara aprovechó las pistas encontradas en casa de Rafael, entre las que se encontraban unas fotos con Lucía dentro del zulo, para interrogarle y saber qué ocurrió. Rafael reconoció que se enamoró de ella cuando la vio por primera vez y que ambos sintieron un flechazo. Fue entonces cuando ideó el secuestro pero no contaba con que Ana también estaría allí y tuvo que secuestrar a las dos y contar con la ayuda de Simón.

PUBLICIDAD

Pero la gran incógnita es dónde escondía a Lucía. Sin embargo, Sara no lograba sonsacarle la respuesta al detenido pues según él Lucía no quería volver y le había prometido que jamás desvelaría su paradero.

¿Mató Rafael a Lucía?

Tras comprobar que Rafael era incapaz de revelar dónde se encontraba Lucía, Quim, su sobrino entraba en combate explotando y apuntándole con una escopeta y preguntándole dónde estaba su hermana. «He sido un hermano de mierda, pero lo voy a arreglar, voy a sacarle a este hijo de puta dónde está mi hermana«, amenzaba entre gritos el joven mientras Sara y su padre intentaban impedirlo.

Por su parte, Rafael instigó a su sobrino a que le disparara pero al ver que Quim era incapaz, desveló que estaba muerta para intentar que el joven terminara cumpliendo con su amenaza de dispararle. «Está muerta, joder, está muerta. La saqué de la finca y la llevé a las cuevas», decía Rafael.

Sara investigó para ver si era posible que le hubiera dado tiempo a llevarla a las cuevas y aunque todo hacía indicar que así habría sido, la inspectora no se dio por vencida a pesar de las trabas de su jefe que le apartó de la investigación y de Víctor que intentaba hacerla entrar en razón de que Lucía estaba muerta y ya no podían hacer nada por ella.

La verdad sale a la luz

Cuando todo hace indicar que se va a acabar y Sara se va del pueblo tras explotar una última vez interrogando a Rafael y no consiguiendo nada, la policía y Víctor se topan en medio de la carretera con la cierva blanca de la que tanto hablaba Ana y con la que las niñas se encontraron al comienzo de la serie.

Es entonces, cuando Sara tiene una revelación y empieza a atar cabos recordando las últimas palabras que le había dicho Rafael en las que afirmaba que estaba preparando los camiones para marcharse. Así que le pide a Víctor que diera la vuelta y le llevara a un sitio: la empresa de camiones de Rafael y el padre de Lucía. Allí, la inspectora comienza a revisar los camiones uno por uno y en el último logra dar con Lucía que estaba muerta de miedo y de frío.

Y ADEMÁS:
Share:
PUBLICIDAD