PUBLICIDAD
OpiniónPortada

Crítica ‘La Otra Mirada’ 2: Un regreso brillante que demuestra la necesidad de otras miradas en televisión

Una ficción de época, ambientada en un colegio de señoritas en la Sevilla de los años 20 llegó el año pasado a nuestras pantallas. Esta serie producida por Boomerang TV supo ganarse a la crítica y demostró lo necesaria que es para nuestra sociedad actual.

Noviembre, 1921. Así comienza la segunda temporada de la serie feminista de TVE; siendo retrato de uno de los graves problemas que afectaban a la sociedad de entonces, el racismo. Así a través de Dariam Coco y su personaje, Inés darán visibilidad a esa realidad; y sin duda tras el primer capítulo de ‘La otra mirada’ promete que las clases serán mas magistrales que nunca.

PUBLICIDAD

Un nuevo curso se abre y con ello vemos a una renovadísima Manuela interpretada por Macarena García, que sin duda brilla con su sonrisa aportando ese aire fresco a la nueva tanda de episodios. Con más lágrimas en los ojos vemos a Teresa quien vuelve a la carga y luchará por ella misma, por superar lo vivido estos meses y por volver a ser ella misma.

Si algo nos enamoró de la ficción de Boomerang TV fue su ambientación, la música y ese retrato de la España de los años 20. Algo que sin duda se asienta y eleva más el diamante que tenemos en la pantalla. Cada plano regala al espectador esa sensación de estar ante algo bueno, algo de verdadera calidad.

PUBLICIDAD

Después de los temas que tocó la primera temporada de ‘La Otra Mirada‘, esta segunda vuelve más a la carga aportando aire fresco con una nueva alumna a la que la costará mucho sentirse una más. Pero que sin duda eso será la novedad y de donde respirará la ficción esta nueva tanda.

Con una Patricia López Arnaiz, interpretando a Teresa, rota por su etapa en la cárcel, veremos como es su reinserción, como arrastra un pasado creado durante esos meses y que poco a poco se ira mostrando a los espectadores y sin duda sufrirán con ella. Con una interpretación excelente, la actriz nos transmite otra vez esa credibilidad y esa seguridad en ella misma, aunque a veces la cueste.

PUBLICIDAD

En la primera temporada la ficción se presentó de una forma rápida, consiguió enganchar a ese porcentaje de su audiencia, muy fiel capítulo a capítulo y todo ello con una trama muy dura y moralizadora que encaja en los años 20 y perfectamente en nuestros tiempos. Por ello la serie supo demostrar que era necesaria con sus capítulos moralizadores y didácticos.

Tras una renovación necesaria para nuestra televisión pública, demostrando que el dato no lo es todo, valiendo más la calidad y el contenido, ‘La Otra Mirada’ vuelve con su misma esencia, más potenciada y más poderosa. Con unos personajes ya maduros que la audiencia conoce y con unas nuevas tramas que sin duda aporta más riqueza a esa fórmula que conquistó a la crítica y su publico selecto.

Y ADEMÁS:
Share:
PUBLICIDAD