PUBLICIDAD
AudienciasPortada

La crítica de la semana: La casa que nunca duerme

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 8 al 14 de abril de 2019.

La casa más visitada de España lleva regalándole audiencias millonarias a Telecinco desde el mes de septiembre. Independientemente de los personajes que la habiten, el formato de los grandes hermanos no muestra síntomas de desgaste 19 años después de su estreno.

PUBLICIDAD

En los tiempos en que un 15% de share se celebra como si no hubiera un mañana, cuando alguien supera el 30% se puede decir con todas las letras que juega en otra liga. Esto es lo que ocurría esta semana con la final de ‘GH Dúo’, que llegaba al 33,9% de share y rozaba los 4 millones de espectadores. Nada hacía presagiar que después de la buena acogida de ‘GH VIP’ durante el otoño podía llegar un formato prácticamente calcado para terminar de reventar los audímetros. Los datos son incuestionables, el concurso ha liderado prácticamente todas las noches en las que se ha emitido, llegando incluso a vapulear con su semifinal a la despedida de ‘La Voz’ en Antena 3. Muchos dieron por muerto el formato tras los malos resultados de la última edición de anónimos, pero nada más lejos de la realidad, cuando Telecinco juega con sus personajes de cabecera la fórmula es prácticamente infalible.

María Jesús Ruiz, una miss España con más pasado que presente, se proclamaba como justa vencedora del concurso de convivencia el pasado jueves. Pueden gustar más o menos sus maneras y aspavientos melodramáticos, pero nadie puede quitarle el mérito de haber sido la protagonista absoluta del concurso. Especialmente en la recta final, cuando el resto de concursantes iban desfilando y ya no tenían batallitas para entretener a la audiencia, todas las tramas giraron en torno a la figura de la devota de la virgen de la cabeza. Su entrega total y absoluta a la causa fueron su pasaporte directo para lograr el maletín. La última gala también nos regaló un momento televisivo para la historia con la entrada de Isabel Pantoja a la casa. La folclórica perpetuó con ello su pacto con el diablo, pasando a formar parte del catálogo de especímenes del universo propio de Telecinco. Los que tenemos una vida social más bien pobre lo agradecemos encarecidamente, no se nos ocurre mejor fichaje para entretenernos durante los próximos meses, o años.

PUBLICIDAD

Y la final de ‘GH DÚO’ no sirvió solo para celebrar el triunfo de María Jesús Ruiz y ver a la Pantoja darse besos en la boca con su hijo, también fue el gancho para presentarnos al recambio de concursantes que ocuparan la casa durante los próximos días. El reality eterno no descansa y ahora es el turno de los colaboradores del programa más gamberro de las tardes españolas. ‘Sálvame Okupa’ se estrenaba el viernes con un estupendo 19,6% de share y lideraba la noche del sábado con un 15,4%. No se veían dosis tan altas de surrealismo en un reality desde el icónico ‘Hotel Glam’, y la verdad que se agradece. A diferencia de los estereotipos de la mayoría de concursos de telerrealidad, aquí no son ni altos, ni guapos y su media de edad ronda los 50 años, pero su excentricidad y su dependencia del foco es tal que en 72 horas han protagonizado momentos dignos de una función atropellada de ‘La jaula de las locas’. Yonquis de la tele que viven tan alejados del día a día de la calle que cualquier contacto con la cotidianeidad del resto de mortales desemboca en una tragicomedia. Entre todos los animales del circo destaca la energía desbordante de Lydia Lozano, transmite tal implicación con el show que da la sensación de que participaría gratis. Esperamos que ella gane y cierre la casa este prolífico curso, veremos con quién abre sus puertas en septiembre.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD