PUBLICIDAD
OpiniónPortada

‘Juego de Tronos’ (8×01): Así arranca la octava y última temporada

Comienza la temporada más esperada de Juego de Tronos. Guerra, muerte, amor y temor en la serie más premiada y más cara de la historia de la televisión. El final ya está escrito y se conocerá el próximo 19 de mayo. [CONTIENE SPOILERS]

El primer capítulo de la octava y última temporada de ‘Juego de Tronos’ se estrenó durante la madrugada del 15 de abril, para satisfacer el “mono” de sus seguidores, a los que la dosis de ayer les habrá sabido, seguro, a poco, y despertar la curiosidad de todo el planeta. Las cifras del serial no son para menos: 13 millones de euros por capítulo, 47 premios Emmy, cientos de millones recaudados en derechos de emisión y merchandising…

PUBLICIDAD

El estreno en España en la plataforma HBO no ha estado exento de sobresaltos. Los problemas técnicos dejaron a sus ansiosos telespectadores con las ganas durante muchas horas por una caída de sus servidores. La plataforma de Movistar, más sólida que el streaming de la productora americana, ofreció el capítulo puntual, a las 3:00 de la madrugada.

La gran pregunta: ¿acabará bien?

Los fans de ‘Juego de Tronos’ intuyen –más bien saben- que el final está cerca, y es inevitable hacerse la gran pregunta: ¿cómo acabará la serie? ¿Acabará “bien”? Si entendemos que “bien” es que se cumpla el deseo de Davos Seaworth y de Tyrion Lannister y que el mundo sea gobernado por una reina justa (Daenerys Targayen) y un hombre honorable (Jon Nieve). Parece difícil, vistos todos los peligros que les acechan.

PUBLICIDAD

Jon Nieve está fuertemente cuestionado por los suyos. El bend the knee al que le sometió la Madre de Dragones no es visto con buenos ojos por los nobles de Invernalia, que le hicieron Rey en el Norte. Pero Jon es Jon, y ha antepuesto el norte, a su pueblo, a su cargo. Aunque muchos, y en especial su hermana Sansa sabe bien que hay, además, otro motivo.

Una Sansa mal avenida con Danaerys, como dos cuñadas más que no se tragan, aunque reina solo haya una, y tenga dos hambrientos dragones a su cargo que hoy “solo” se han comido 18 cabras y 11 ovejas. Muestra de un capítulo con curiosas referencias a los problemas logísticos sobre la falta de suministros y comida que conlleva toda guerra, y más si coincide con el invierno más terrible que se recuerda.

PUBLICIDAD

Los buenos parecen estar tomando fuerza en el arranque de esta octava temporada. Un capítulo de intensas miradas, miradas que esconden más de lo que muestran, que recuerdan las alegrías –pocas- y los horrores –muchos- que han vivido y se enfrentan, con cierta inocencia aún, al terrible mal que está por venir.

Un mal que viene del norte, en forma de caminantes blancos o de un terrible niño-zombie colgado en la pared. Que como siempre en ‘Juego de Tronos’ se intuye más que se ve. Y otro horror que viene del sur, con una Cersei Lannister que parece más vulnerable que nunca, preocupada por el hijo que lleva en su entrañas, ¿preocupada? Tan fría y calculadora como siempre, yéndose a la cama con Euron Greyjoy, para acallar los seguros rumores sobre el nuevo incesto que en realidad se ha producido.

La telenovela más cara de la historia, critican algunos con sorna. Pero es que las familias dan para mucho, dan mucho tormento, pero también grandes alegrías y abrazos, como los que se pasa Jon dando todo el capítulo a diestro y siniestro.

Al que aún no ha abrazado es al bueno de Jamie Lannister, que se mete en la boca del lobo Stark para demostrar que los Lannister también tienen su corazoncito y quieren un futuro para sus hijos, a pesar de que todos ellos sean fruto del incesto y los anteriores hayan muerto en horribles circunstancias. Un futuro en el que los zombies comandados por el Rey de la Noche no acaben por devorarlos y/o convertirlos a todos en caminantes blancos.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD